SaxRules.com Antonio Sola

Que Jaén y su provincia es una cantera de grandes músicos es algo que sabemos todos.

Pues hoy vamos a entrevistar a un joven saxofonista de Arjona (Jaén) con una trayectoria musical llena de experiencias muy interesantes que seguro que te inspirarán.

Hoy SaxRules.com Antonio Sola Corpas.

SaxRules: ¿Cómo llegó el saxofón a tu vida?

Antonio: En mi memoria sigue grabado el primer día que comencé mis clases de música. Durante cualquier tarde de mi infancia, solía salir como todo niño en busca de mis amigos para jugar al futbol, hasta que un día me llevé la grata sorpresa de que no iban a jugar, porque tenían que ir a la música. Yo ya conocía esa expresión, debido a que tenía primos que realizaban estudios en el conservatorio, pero nunca me había llamado la atención. El hecho de sentirme solo esa tarde hizo que hablara con mi padre para inscribirme en la academia de música y no por interés en la materia.  Lo único que quería era estar con mis amigos. Fue a partir de entonces y de forma inesperada, cuando empecé a mostrar gran interés por la música y por cantar en la modesta academia de Francisca Cobo Cañones, mujer que ha formado a la mayoría de músicos de mi localidad.

Durante mi primer año de iniciación empecé a tocar la guitarra, aunque había un instrumento dorado el cual llamaba mi atención, debido a que mi prima realizaba 2º de enseñanzas profesionales en el Conservatorio. Escucharla tocar obras como la Sonatine Sportive, Pequeña Czarda o Fantasia Improntu, hizo que eligiese el saxofón como instrumento, al haber sido admitido en el Conservatorio de Música de Córdoba. En este centro realice el grado elemental con José Enrique Plaza, Antonio Mata y Julián Aguilera.

SaxRules: Háblanos de tus años de formación musical en el CPM de Jaén

Antonio: Tengo gratos recuerdos de mi paso por el CPM de Jaén. Este centro ha formado a grandísimos músicos que actualmente se encuentran tocando en las mejores jóvenes orquestas de Europa. Pero si se trata de destacar una especialidad en concreto, puedo decir que el saxofón ha sido uno de los instrumentos más activos y dinámicos del centro, formando a magníficos/as saxofonistas que actualmente ejercen docencia en conservatorios, realizan estudios de grado superior, o postgrados en el extranjero. Todo este fruto es gracias al elenco de profesores que formaba y actualmente forman el aula, docentes como Víctor Manuel Martín, Sergio Albacete, Marcos López, Francisco Javier Alberca y Pelayo Sánchez, los cuales conocí durante mi etapa de alumno en dicho centro.

Comencé mis estudios en el centro con Víctor Manuel Martín, persona a la que tengo gran afecto y cariño. Cursando con él la mayoría de mis estudios, cabe decir que Víctor ha sido como un hermano grande para mí, ayudándome en cualquier aspecto musical, humano, o real, y siendo a la vez duro conmigo (una vez me suspendió un curso por tocar en una audición con chándal y zapatillas de futbol). Él me introdujo al instrumento que más mimo dentro de la familia: el saxofón barítono. No obstante, durante mi último curso en Jaén, Víctor se trasladó al Conservatorio Superior de Granada, y terminé mis estudios de grado medio con un gran amigo y profesor como Francisco Javier Alberca. Con Javi estuve trabajando más libremente y cómodo, ya que el año anterior había terminado mis estudios de bachiller y decidí plenamente dedicarme a la música.

Cabe destacar el gran compañerismo que teníamos en el aula de saxofón, entre profesores y alumnos, realizando conjuntamente actividades como ensemble, cuartetos, y algunos conciertos por la geografía Andaluza.

SaxRules – De Jaén saltaste a Salamanca, concretamente al CSM de Castilla y León en Salamanca donde obtuviste el premio final de carrera. ¿Qué te llevó allí y cómo fueron esos años de cambio

Antonio: Como cualquier estudiante de 6º de grado medio, mi objetivo primordial era acceder al grado superior. Estuve barajando diferentes posibilidades de estudiar en comunidades como Andalucía, Islas Baleares o Castilla y León.  Guiado por los consejos de mis profesores, y por mi afán de aventura al ir a un sitio totalmente desconocido, decidí irme a estudiar al Conservatorio Superior de Música de Castilla y León (Salamanca), bajo la tutela de Andrés Gomis.

Salamanca es una ciudad mágica, con majestuosos edificios de diferentes estilos, y con una diversidad cultural muy enriquecedora, al estar ligada a una de las universidades más antiguas y aclamadas de España. Puede ser fuente de inspiración para numerosos artistas, la cual pude aprovechar, y marcarla como uno de los lugares más importantes en mi etapa de formación

Una de mis primeras impresiones al llegar a Salamanca fue, la de comenzar a trabajar repertorio vanguardista. Llegué a Salamanca sin ningún conocimiento de obras de nuestros tiempos, y de compositores actuales. Recuerdo aún mis primeros meses, donde empecé a trabajar obras como “Rhea” de Francisco Guerrero, el cuarteto de saxofones de Iannis Xenakis, Oxyton de Christophe Havel, o escuchar en directo el estreno de José María Sánchez Verdú “Elogio del Tránsito”, para saxofón bajo y contrabajo, interpretado por Andrés Gomis junto a la orquesta sinfónica de RTVE.

Otra beneficiosa actividad que realizaba el aula de saxofón (2.13Sax) era la planificación de giras. No hay mejor estimulo para el músico que el de viajar y tocar, aún más si se trata de hacerlo con tus compañeros, todo esto hacía reforzar el compañerismo y el trabajo en grupo. Todos los años solíamos organizar giras con una propuesta cultural, donde el teatro y la escena formaban parte de este proyecto, interactuando con la audiencia en algunas ocasiones. Gracias a este trabajo, pudimos mostrar nuestro arte en gran parte de la geografía española y Portugal.

Solo tengo adjetivos fructíferos y positivos de mis estudios en Salamanca, gracias a Andrés y a mis compañeros. Para Andrés la herramienta principal del fruto es el trabajo. Es un sabio del discurso, y una persona que se desvive por cada alumno. Gracias a su estilo de autoexigencia e inquietud, he podido conseguir numerosas metas en mi carrera.

SaxRules: Cómo surgió la idea de estudiar en Amsterdam. Haz balance de tu experiencia allí. 

Antonio: La idea de salir de mi país para estudiar en el extranjero siempre me llamó la atención, por el hecho de seguir creciendo como músico y persona. Cabe decir también, que eran los años “boom” de la colonización de estudiantes españoles en los grandes Conservatorios de Europa, y siguiendo el modelo de mis compañeros del aula de Salamanca, decidí por apostar fuera del país.

Mi idea de estudiar con Arno surge después de realizar una clase con él, durante un curso que ofreció en Málaga. Yo no lo conocía de nada aún, nunca tuve la suerte de dar clase con él, o de escucharlo en directo, y me pareció bestial la manera con la que hacía sonar el saxofón (sonaba como en los discos). Por lo tanto, me animé a hacer las pruebas en Amsterdam para el Master Performance, teniendo que barajar diferentes opciones en el caso de no ser admitido. Ciudades como Burdeos y Viena estaban en mi objetivo, pero finalmente fui admitido en el Conservatorio de Amsterdam, y no realicé más pruebas.

Una de mis principales barreras en Amsterdam ha sido el idioma. He necesitado mucho tiempo para adaptarme al Ingles. Al principio era muy difícil la comunicación con mis compañeros y con Arno, no podía expresarme ni opinar en las group lessons. Era como el mudo de la clase, pero hoy puedo decir que este inconveniente se ha convertido con el paso del tiempo en una ventaja.

Soy de los que piensan que el inconveniente tarde o temprano se convierte en ventaja, solo es la forma de relacionarlo, porque para mí en Amsterdam todo han sido ventajas como: tener dos clases semanales con Arno, escuchar semanalmente a una orquesta como la Concertgebouw, tocar en impresionantes salas, adaptarme a un clima frio, adaptarme a otro tipo de cultura, conocer a numerosas personas que me han ayudado durante mi estancia y tener a unos magníficos compañeros.

Estudiar con Arno fue un acierto en toda medida. Fue un periodo reflexivo y conceptual para mí, en el que intentaba buscar un estilo musical propio. Con él, he tenido la suerte de trabajar gran parte del repertorio clásico para saxofón, pero es imposible sustraer toda la información y sabiduría de este señor en tan solo unos años, se necesitarían dos vidas. A parte de Arno, al aula se le sumaban los consejos de Guillermo Lago y Walter van Hauwe (especialista en música antigua)

Tengo gratos recuerdos de los conciertos que realizábamos con el ensemble, y de los festivales que el aula suele organizar, aproximadamente todos los años en el mes de noviembre. Especialmente recuerdo el Sax14 en Muziekgebouw, un festival que no tenía nada que envidiarle a ningún congreso mundial del saxofón, por nombres como Paquito de Rivera, James Carter, Branford Marsalis, Candy Dulfer, Claude Delangle, Vincent David, Otis Murphy, Lars Mlekush, Arno Bornkamp… Sumándole una multitud de eventos y conciertos durante una semana. Tengo que destacar también el Sax16, donde organizamos la performance «La bocca, il piedi, il suono» de Salvatore Sciarrino, con una gran participación de saxofonistas procedentes de España.

He de decir que fueron tres años muy productivos e imprescindibles en mi carrera como saxofonista, los cuales se pasaron volando debido a la gran cantidad de actividades que me rodeaban.

SaxRules. Tras finalizar los estudios en Holanda te mudaste a Suiza para hacer un master de solista en Ginebra. ¿Qué te llevó a dar el salto allí? Háblanos de tu experiencia allí.

Antonio: Hay paralelas historias de mi llegada a Suiza, debido a que quise empezar carrera como cantante y comenzar mi proyecto artístico como saxofonista.

La lírica siempre ha sido una de mis pasiones. Durante mis estudios en Amsterdam, tuve la suerte de conocer a ciertas personas que me guiaron en este complejo mundo. Después de terminar mis estudios con Arno, y aconsejado por diferentes agentes y cantantes que me animaban a dedicarme a la opera, decidí poner rumbo a Verona (Italia).  En Verona solo estuve un corto periodo de tiempo, y decidí regresar ese año a casa, donde tuve poca actividad artística.

Guiado por mi afán y entusiasmo, me apetecía buscar algún lugar para estudiar canto y realizar mi proyecto artístico como saxofonista. No me apetecía volver a estudiar en un aula grande de saxofón, ni buscar una ciudad repleta de saxofonistas, prefería estudiar en un lugar para poder relacionarme mas con músicos de otros instrumentos, dar clase con profesores de otra especialidad, crear mi propio proyecto artístico, y seguir creciendo como músico. Así que decidí apostar por Ginebra, una ciudad totalmente desconocida para el saxofón, pero con una actividad musical y artística muy notable. Mis impulsos de irme a estudiar a Suiza también provienen del Festival Internacional de Música de Verbier, donde fui academista con Ebonit Saxophone Quartet, y conocí a uno de los grandes maestros que he tenido, Gábor Takács-Nagy. El festival de Verbier representa lo que significa la Música en Suiza, un bien cultural de interés nacional.

Suiza es un país donde puedes soñar. Si trabajas duro y tienes una idea innovadora puedes alcanzar numerosos objetivos, o incluso lo que te propongas. Se invierte una cantidad abismal de dinero en proyectos culturales, hay una gran cantidad de fundaciones que apoyan la carrera de jóvenes artistas, y el ambiente de paz que se respira en este país alpino es envidiable. Como todo comienzo hay que superar barreras y obstáculos, como el idioma, alojamiento, el alto nivel de vida del país, etc… barreras que necesitan algo de tiempo.

Actualmente me encuentro terminando mi master de solista en la Escuela Superior de Música de Ginebra, programa que solo es realizado por 5 alumnos de todo el centro. Mi objetivo al llegar a la escuela fue el de introducir el saxofón en las otras clases, y el de interactuar con otros instrumentistas. Desde mi llegada a Ginebra y en tan solo unos meses, tuve la suerte de tocar con cuarteto de cuerda, con ensemble de música antigua, con órgano, colaborar con los alumnos y profesores de composición, dar clase con profesores de otras especialidades, tocar dos veces de solista con orquesta, o encontrar un pianista para forma un dúo. Estos objetivos no los pude conseguir en Amsterdam debido a mi dedicación plena al saxofón. Al principio no fue fácil, mucha gente no se imaginaba lo que un saxofón puede alcanzar. Cuando hablaba con algún compañero, y le comentaba que iba a tocar una sonata de cello de Brahms con barítono, o una sonata de C.P.E.Bach acompañado de bajo continuo y clave, me trataba de loco, debido a la poco cultura con respecto al saxofón que rodea el centro y la ciudad. Poco a poco pude mostrar lo versátil que puede llegar a ser el saxofón, y la facilidad que tiene para integrarse en otras músicas.

Espero seguir disfrutando de las posibilidades y ventajas que ofrece este país en los próximos años.

SaxRules: El Covid ha truncado multitud de proyectos a los músicos, qué te ha supuesto esta situación tan perjudicial para este colectivo.

Antonio: Vivimos en un periodo difícil y rodeado de incertidumbre, debido a lo que pueda llegar a pasar en el mundo de las artes escénicas, uno de los sectores más afectados por esta desgracia.

En mi caso, 2020 debía de ser un año realmente activo y cargado de actividad, donde he tenido que anular aproximadamente unos 25 eventos. Al principio de todo sentía gran frustración al no poder hacer nada, ya que había muchísimas horas de trabajo para preparar toda la agenda, a la que también se le sumaba una notable pérdida económica. Pero sinceramente, no le doy más importancia a la perdida de conciertos. Todo se arreglará con el paso del tiempo, lo que importa ahora es la salud y el bienestar de las personas.

Gracias al afán por nuestra profesión, estamos intentando llevar estos meses tan difíciles de la forma más apacible. Las redes sociales han estado repletas de actos artísticos, y nos hemos tenido que adaptar de la mejor manera posible a mostramos en la pantalla, ya sea dando conciertos o clases. Aunque creo que es muy difícil llegar al espectador a través del streaming. El arte se debe de mostrar totalmente en vivo y en primera persona, para que el espectador pueda sentir su total plenitud, significado y grandeza.

Actualmente la situación está mejorando y se empieza a ver algo de luz, ya que muchas orquestas, bandas profesionales, y grupos de cámara están empezando a ensayar y preparar su temporada de conciertos. Esperemos que la situación mejore con el paso del tiempo.

SaxRules. Has impartido clases y ofrecido cursos, háblanos de tu faceta docente.

Antonio: He tenido la suerte de pertenecer al grupo de profesorado en numerosos cursos de interpretación, en lugares como el Conservatorio Superior de Música de Granada, Conservatorio Profesional de Música de Jaén, Universidad Alfonso X el Sabio, Conservatorio Profesional de Música de Mota del Cuervo, cursos de perfeccionamiento musical Ciudad de Arjona, seminarios de interpretación musical de Baeza, Conservatorio Elemental de Música Emilio Cebrián y diferentes academias de música.

Generalmente me encanta trabajar con cualquier tipo de alumno, ya sea de nivel avanzado o principiante. Siempre se aprende de todo el mundo, pero con los alumnos que más disfruto actualmente son con los niños pequeños. La imaginación y creatividad de los niños es asombrosa, quizás en nuestra madurez como músicos nos falte ese instinto tan natural que no carece el niño, para poder alcanzar fines mayores, ya que estamos demasiado centrados en la técnica y la manera correcta de tocar nuestro instrumento. Me encanta sentarme junto a ellos en una silla pequeña, para estar a su misma altura y dialogar de cualquier tema. Es sorprendente la personalidad y temple que tienen algunos, comportándose algunas veces como grandes adultos y sacándote temas de conversación muy fructuosos. Cada niño es una historia y mundo, por lo que hay que adaptarse de la forma más natural a ellos.

SaxRules. Has ganado concursos y ofrecido conciertos en muchos países ¿cuál ha sido tu momento musical más dulce?

Antonio: He sido galardonado con numerosos concursos y fundaciones en países como Malta, Italia, Suiza, España, Países Bajos y Rumania. Mi concurso más reciente fue el Premio Internacional de Música de Padua, en el cual gané las 2 categorías del concurso, y fui premiado como el segundo instrumentista más virtuoso. Gracias a los premios de los concursos y a la formación de diferentes grupos de cámara, he podido tocar en grandes salas de numerosos países de Europa.

Es difícil encontrar mi momento musical más dulce, ya que intento dar lo máximo para el público en cada concierto. Para mí es lo mismo tocar en un lugar como Concertgebouw que, en la escuela de música de mi pueblo, los dos lugares van a tener la misma prioridad.

Antes del confinamiento, realicé un pequeño concierto junto a mi pianista en una residencia de ancianos con enfermedades mentales. No tuvo precio observar los rostros de felicidad y alegría de aquellas personas, siendo felices con tan poco, y dándote las gracias una y otra vez. En mi opinión, a esto lo puedo considerar como un momento musical dulce y sentimental, el hecho da ayudar a las personas con lo que mejor se hacer.

Me gustaría destacar también un momento especial en mi carrera, el cual pude realizar en mi pueblo. Soy un amante de mi tierra, de sus tradiciones y su gente. Disfruto muchísimo con cada actividad que realizo allí, y hace unos años Arno aceptó mi invitación para venir a realizar unos conciertos y clases. Arjona es un pequeño pueblo de gente humilde y colaboradora, volcándose con cualquier tipo de evento, por lo que Arno fue recibido con mucho cariño por mis paisanos, el cual está deseando volver pronto. Fueron tres días muy intensos donde realizamos dos conciertos, uno con piano, acompañado del majestuoso Juan Escalera, y el otro con la Asociación Musical Lira Urgavonense. Fue un grato placer el de regresar unos días a casa con mi maestro, para compartir su música y momentos con familiares, amigos y vecinos.

SaxRules: Set up

Antonio:

  • Saxofón soprano: Selmer serie III plata maciza con tudel de oro/Boquilla Selmer Concept/Abrazadera Ishimori chapada en oro /Cañas Vandoren V12 Nº4  –  D´addario Reserve 4´5.
  • Saxofón alto: Selmer serie III con tudel de plata maciza /Boquilla LM1 – LM2 /Abrazadera Ishimori chapada en oro /Cañas Vandoren V12 Nº 3  –  D´addario Reserve +3.
  • Saxofón tenor: Selmer serie III/ Boquilla Vandoren T20/Abrazadera Vandoren Optimun /Cañas Vandoren 3 y 3 1/2 .
  • Saxofón barítono: Selmer serie III/Boquilla Vandoren B35/ Abrazadera Vandoren Optimun/Cañas Vandoren 3 1/2  .

Saxrules: 5 personas que más te han influido en lo musical/personal.

Antonio: Es difícil nombrar solamente a 5 personas que te hayan influido musical o personalmente, ya que son muchas las personas que me han ayudado, teniéndoselo a cada uno muy agradecido. Pero si tengo que señalar algunos nombres mencionaría a:

  • Mis principales profesores de saxofón, Víctor Manuel Martin, Francisco Javier Alberca, Andrés Gomis, Ángel Soria y Arno Bornkamp. Todos ellos me han influido y ayudado de la misma manera, pero en distintas etapas de mi carrera.
  • Mi familia: pilar fundamental de mi vida. Su apoyo y constancia me han hecho seguir siempre hacía delante, sin ellos no tendría nada.
  • Mis compañeros de cuarteto, de dúo, y de las diferentes aulas a las que pertenecí. Les debo dar las gracias por su paciencia y compresión.
  • El maestro Gábor Takács-Nagy. Sin tener ningún conocimiento sobre el saxofón, ha cambiado mi forma de pensar respecto a la música, olvidándome de la complejidad que la rodea para centrarme en su naturalidad. Es una de las personas con más conocimientos musicales que he conocido en mi vida.
  • Un icono musical como Maria Callas. Maria es la definición del arte por esencia, no creo que haya existido en el mundo ningún artista con su capacidad, talento y poderío en el escenario. Era capaz de buscar más sentido y drama en la música que los propios compositores que escribían para ella, pudiendo controlar cualquier tipo de emoción durante la actuación. Llevo unos años estudiando a María, y leyendo sobre sus experiencias en el escenario, filosofía y metodología, las cuales se basan en la naturalidad del ser humano.

SaxRules: Próximos proyectos.

Antonio: Actualmente me encuentro reorganizando la agenda para dar cabida a todos los conciertos cancelados, muchos se han pospuesto para el 2021 y algunos se han cancelado definitivamente.

(Koráns dúo: Bernat Catalá y Antonio Sola)

Por ahora, y después del parón, volveré a los escenarios a finales de Julio con mi pianista Bernat Catalá (Koráns Dúo), y ofreceremos un concierto en el Teatro de l´Orangerie de Ginebra. También tengo cerrado tres conciertos en el mes de septiembre. El 12 de septiembre interpretare el Concierto de H. Tomasi con la orquesta sinfónica de la HEM de Ginebra en la Radio Televisión Suiza, concierto que será retransmitido en vivo. El 24 de septiembre realizaré un concierto con los galardonados del concurso de Ginebra, y el 30 de Septiembre tocaré algunas obras de los compositores de la Escuela Superior de Música.

Respecto al dúo, estamos intentando buscar una fecha adecuada antes del 2021, para realizar una gira de conciertos en el Véneto Italiano, gira que fue cancelada en el mes de abril. Aparte de la actividad artística, a mediados de agosto comenzare mis clases en Ginebra con Pierre Stephane Meugé para terminar mi master en enero o febrero.

En el caso de no volver a un estricto confinamiento, 2021 será un año bastante especial y cargado de actividades.  Si todo sale bien, empezaré a grabar mi primer Cd, dedicado a la música de Paul Hindemith, donde Arno se ofreció a grabar conmigo Konzertstuck para dos saxofones alto.

Esperemos que en el 2021 todo vuelva a una normalidad relativa, para que todo el mundo pueda realizar cualquier tipo de actividad artística, ya que no soy el único afectado por esta situación.

SaxRules: Muchísimas gracias por tu tiempo Antonio.

Tienes más información sobre Antonio en su página web personal. Clic en la imagen para acceder.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.