Entrevista a Sergio Jerez

DSC08821

Hoy no voy a entrevistar a un saxofonista aunque conoce el funcionamiento acústico de nuestro instrumento a la perfección.

Nuestro invitado imparte la asignatura de fundamentos mecánicos y mantenimiento de instrumentos de viento madera en los conservatorios superiores de Málaga y Jaén.

Realizó los estudios de construcción y reparación de instrumentos musicales en Newark & Sherwood College (Reino Unido) bajo la tutela de Geoff Else y Andy Wheldon, complementando esta titulación con el curso de Performing Engineering Operations, cubriendo así todos los aspectos relacionados con la ingeniería mecánica en instrumentos musicales.

Es “Conseiller Artistique Vandoren” en sus productos de cañas y boquillas para clarinetes y saxofones.

También es experto formativo, de la familia profesional de Artes y Artesanías, del Instituto Nacional de las Cualificaciones (INCUAL).

Algunos ya lo conocéis por sus tutoriales de “¿Cómo cambiar  las zapatillas del saxofón?” , “¿Cómo medir las zapatillas del saxofón para cambiarlas?” y el de “¿Cómo cambiar el corcho el tudel del saxofón?“.

En la actualidad se encuentra concentrado en el diseño y fabricación de boquillas de clarinete y muy pronto en boquillas de saxofón.

Hoy entrevistamos a Sergio Jerez:

SaxRules: Sergio, en qué momento decidiste ir a estudiar “construcción y reparación de instrumentos“. Ni siquiera sabía que existía esa especialidad.

Sergio: Bueno Rafa, como tu sabes, para lo bueno y lo malo, soy oboísta. Cuando estaba finalizando mis estudios en el Conservatorio de Málaga, y debido a mi afición a la lectura sobre mi instrumento, llegó a mis manos un libro (en inglés) donde venían referenciadas diferentes escuelas repartidas por el mundo donde se dedicaban a impartir formación sobre la materia.  Por curiosidad escribí cartas a varias de ellas y recibí una contestación de la que sería mi escuela en Reino Unido.

Sólo la motivación de visitar y descubrir qué era un centro dedicado a la enseñanza en la formación de Técnicos de Instrumentos de Música me indujo a desplazarme para realizar las pruebas de acceso, aunque tuviese muchas dificultades (de idioma y económicas) para ello.  Cuando disfruté un día con ellos, viendo las instalaciones y las personas que estaban allí, decidí hacer un paréntesis en mis estudios en España y descubrir más a fondo el mundo de la construcción y reparación de los instrumentos de música. Todo comenzó a finales de los años 90 y hasta hoy, que  intento realizar el trabajo diario con la misma filosofía de calidad y servicio que me inculcaron muchos profesores.

SaxRules: Háblanos de tu relación con el saxofón. Cuáles son las dificultades específicas  de este instrumento cuando entra en el taller.

Sergio: El saxofón es un instrumento “joven”. Adolphe  Sax aplicó técnicas constructivas que hasta ese momento no se habían utilizado en la construcción de otros. El material de construcción usado principalmente es el latón y éste tiene cierto grado de maleabilidad. Cuando se repara un saxofón he llegado a la conclusión de que tenemos que realizarlo con el ritmo que marque el propio instrumento. No se puede correr más de lo que el propio instrumento te deja. Intentar colocar más zapatillas por hora de las que se deben nos retrasa el trabajo más que esperar a comprobar que todo trabajo realizado está asentado de forma precisa.

Todo esta conclusión es justificada por tantos y tantos saxofones que han pasado por mis manos. Como sabes, durante una etapa en mi vida profesional, he sido Director del Servicio Técnico y Control de Calidad  para España de la Casa Selmer París.  Una media de entre 700/1000 instrumentos por año podían pasar para realizar un control o una reparación profunda. Como todo Técnico, la experiencia es algo que se adquiere con el tiempo y por ello, hoy en día, en mi propio Taller, cuando viene un instrumento puedo disfrutar  de la reparación sin ninguna presión (¡salvo la de la responsabilidad ante el cliente!).

SaxRules: ¿Cómo surgió la idea de hacer los tutoriales para sustituir las zapatillas, el corcho del tudel, etc.?

Sergio: Hay que admitirlo, a toda nuestra generación nos gusta la tecnología y hacer visible un taller y un procedimiento es una herramienta fantástica para la formación de los estudiantes y profesionales. En mi filosofía de trabajo no se encuentra “esconder” la mesa de trabajo. Todo cliente que me visita se sienta a mi lado y puede observar cómo se repara su instrumento. ¡No hay trampa ni cartón!. ¿Por qué no hacer lo mismo con los posibles clientes o los clientes que no pueden visitarme?

SaxRules: Háblanos de las dificultades para fabricar boquillas.

Sergio: Aún no he dado grandes pasos en la fabricación de boquillas para saxofón. Algo he experimentado con las de clarinete, pero decirte que la dificultad es extrema.  Cuando estudiaba los efectos que tenía el diseño de un tudel sobre el propio saxofón, pensaba a veces que era mucha la teoría y menos la realidad. Pero la experiencia (otra vez) me rectifica y tengo que admitir que sí. He llegado a la conclusión que una pequeña diferencia en el diseño en una parte cercana a la embocadura realiza un “efecto mariposa” tremendo en el funcionamiento del instrumento. Por tanto, cualquier mínima modificación  en el bafle, paredes, techo, etc. de una boquilla hace un gran cambio.  La gran dificultad está ahí, tienes que adelantarte a los acontecimientos para no pasarte y decidir cuándo y cómo realizar los cambios en el interior de la boquilla.

Rafa, como profesional del saxofón que eres, sabes que  una misma boquilla puede ser muy diferente para dos músicos. Imagina hacer una boquilla que guste a más de uno. Hacer una boquilla es fácil; hacer dos iguales no.

SaxRules: Anécdotas que te hayan ocurrido con el saxofón o saxofonistas que puedas contar.

Sergio: Todos los días son un reto en la reparación de saxofones. Y por ello siempre comento a los clientes que sé cuando comienzo pero no sé en cuánto tiempo podré terminar la reparación del instrumento, porque incidencias o anécdotas técnicas hay  todos los días. Desde ver zapatillas hechas de materiales extraños (papel aluminio, neopreno, etc.) hasta accesorios postizos (corchos que mejoran la afinación, latón resonante, etc. ….). Quizás la más sorprendente fue una vez que me llamaron porque un saxofón dejó de sonar de un día a otro y por más que el cliente miraba no se explicaba la razón de esa avería. Explicándome el problema vimos que la única solución era que me visitase para chequearlo en mi taller. Viajó el cliente desde más de 500 kms de distancia y cuando llegó, él mismo se percató  que se había colado foam que tenía suelto por el estuche, dentro del tubo del tudel.  Nos miramos, nos tomamos un café y allí quedó todo.

SaxRules: Consejos para los saxofonistas.

Sergio: Fundamentalmente recordarles que un saxofón no deja de funcionar  de golpe. El saxofón va perdiendo precisión en cada sesión de ensayo, concierto, etc. El uso continuado comprime las zapatillas y los elementos de regulación. Por ello, es importante realizar mantenimientos periódicos al instrumento. No esperar a que éste deje de funcionar repentinamente, porque cuando pasa eso, la reparación suele ser más profunda y se necesita más tiempo para llevarla a cabo. Además, nunca sabemos cuándo nos puede ocurrir una rotura imprevista y … puedo decirte, que por estadística, cuando pasa y me llaman, siempre es antes de un concierto, examen o prueba importante. Cuando desprenderse del instrumento es un drama.

Y otro consejo importante es…. ¡Cerrar bien el estuche al desplazarlo! . No nos gusta recibir en nuestro taller “saxofones voladores” ; ) .

SaxRules: Sueña y pide un deseo como profesional.

Sergio: Que se apoye seriamente al estudio y formación musical en todos los niveles educativos por parte del Estado y dejen de pensar que nuestra formación no es necesaria, dándole la importancia que se merece.

SaxRules: Muchas gracias vecino!!! (Vivimos puerta con puerta 😉 )