SaxRules.com David Delgado

Hoy vamos a entrevistar a un saxofonista de Ponferrada que tras finalizar sus estudios de grado continuó perfeccionándose en Bordeaux y Viena. Unos destinos muy interesantes para estudiar por los que le vamos a preguntar a este fantástico saxofonista miembro del Spectre Saxophone Quartet.

Hoy, SaxRules.com David Delgado.

SaxRules: Háblanos de tus inicios en la música.

David: Siguiendo los pasos de mi hermano mayor y debido a mi interés por lo que él hacía, mis padres me matricularon en el “Conservatorio Profesional de Música Cristóbal Halffter” de Ponferrada para aprender a tocar un instrumento. Que haya escogido el saxofón, fue un poco por casualidad, ya que mis conocimientos de música a los 7 años eran casi nulos y el saxofón era una de los pocos instrumentos que conocía, había escuchado y me gustaba. Al principio, todo esto de la música era una actividad más a la que asistíamos después del colegio, pero poco a poco fuimos descubriendo y cogiéndole el gusto.

Dentro del conservatorio aprendí a tocar el saxofón con el que por aquel entonces fue mi primer profesor, Román Rodríguez. Tras él vinieron MUCHOS, uno por año, hasta que en 3º de Grado Profesional Pablo Pardo nos dio a mi y a mis compañeros un poco de estabilidad y con él empezamos a aprender de su profesionalidad y disciplina. Dos años más tarde le siguió Fco Javier Rodríguez, a quien considero la persona más importante en mi formación musical, acompañándome durante la que creo que fue la etapa más decisiva de mi formación.

Lo que ocurría fuera del conservatorio en Ponferrada fue muy importante para mí en esa etapa.  Tocaba desde muy pequeño con todos los grupos que podía y todos los tipos de música. Me divertía tocando e improvisando con amigos y gente nueva y eso fue lo que hizo que me “enganchase” a la música en una edad en la que el sistema educativo musical me enseñó mucho, pero me motivaba (por lo general) bastante poco. Entendí lo que era disfrutar con la música, sensación que intento nunca olvidar.

A los 17 años acabé mis estudios de grado profesional y comencé mis estudios superiores en el CONSMUPA de Oviedo.

SaxRules: Haz balance de tu paso por el CONSMUPA de Oviedo.

David: Mis años en Oviedo fueron muy intensos y satisfactorios. Llegué con 17, siendo bastante joven, con muchas ganas de aprender y mucha energía. Guardo muy buenos y divertidos recuerdos de mi paso por Asturias.

Mi profesores fueron Antonio Cánovas (durante mis primeros años), quien se implicó mucho y me hizo mejorar enormemente y Fco Javier Rodríguez, que ha sido mi profesor ininterrumpidamente desde 2008, con quien trabajamos incansablemente y con un nivel de exigencia altísimo. Todas las mañanas teníamos clases conjuntas de técnica, más clase de cámara y clases individual tantas veces como fuesen necesarias.

El año que yo entré, mis compañeros eran mayores y mucho más maduros que yo, lo cual me hacía esforzarme muchísimo más aún. Tras mi primer año entró una promoción muy numerosa, joven y con muchísimo nivel, los cuales se convirtieron en mis compañeros de estudio durante los tres siguientes años.  Juntos hacíamos sesiones interminables de técnica, nos escuchábamos constantemente, nos motivábamos. Estudiábamos muchísimo… Se creó un ambiente buenísimo para aprender y mejorar.

Al mismo tiempo y aparte del trabajo de saxofón me rodeé y aproveché para aprender lo más posible de los buenos profesionales y compañeros de otras especialidades que había aquel entonces  en Asturias, como Miguel Ángel Fernández quien me enseñó tanto en clase como fuera temas que me interesaban de acústica y electroacústica, Edson Zampronha y Alberto Bernal, profesores de análisis y composición con los que pude realizar algún proyecto junto con otros compañeros o Jose Miguel Martínez Carrobles con la improvisación…

SaxRules: ¿Cómo surge la idea de irte a estudiar a Burdeos y Viena?

David: La idea de irme a Burdeos surgió en el verano de 2011, tras asistir al Encontro Galego de Saxofón. Allí fue donde encontré por primera vez a Marie-Bernadette y fue ella la que, en una clase me sugirió irme a estudiar a Burdeos cuando acabase mis estudios en Oviedo.

Desde bastante joven sentía una atracción por los nuevos sonidos y eso unido a que, el carácter, la forma de entender la música y la enseñanza de Marie-Bernadette encajaban con lo que creía necesario en mi formación, no lo dudé. En abril de 2014 y tras asistir regularmente durante esos tres años a clases y cursos con Maribé, realicé las pruebas de acceso al PSMD Bordeaux/Aquitaine y tuve la suerte de ser aceptado.

Antes incluso de comenzar en Burdeos, tenía claro que, según estaba el panorama nacional, era necesario contar con una titulación de máster, y ya de tener que pasar dos años más  dentro del sistema educativo, por lo menos hacer lo que me interesaba y disfrutar la experiencia. Me planteé varios destinos, ya que buscaba un centro y unos profesores de los que pudiese aprender lo máximo posible. Barajé París, Ámsterdam, Viena, Basilea y Laussanne como posibles destinos y, finalmente por una cuestión de afinidad de estilo, carestía de vida, riqueza cultural de la ciudad y por todos los proyectos y reputación de la que gozaba la clase de Lars Mlekush en aquel momento me acabé decidiendo por Viena. Aunque cuando llegué allí acabé encontrándome con muchísimo más.

En febrero de 2016 realicé el examen de acceso a la “Musik und Kunst Privatuniversität der Stadt Wien” y fui admitido como estudiante, aunque no me decidí a aceptar la plaza hasta unos meses más tarde, ya que por aquel entonces valoraba quedarme en Burdeos un año más y realizar la formación pedagógica que allí ofertaban, pero decidí seguir alimentando mis inquietudes, y seguir explorando y descubriendo.

SaxRules: Háblanos de tu experiencia personal estudiando en estos dos países y lo que te han aportado como músico.

David: Vivir en diferentes países ha sido fundamental en mi desarrollo personal y por tanto mi manera de entender la música. No estoy hablando solo del hecho de estudiar en diferentes conservatorios o con diferentes profesores, ya que el enfoque del sistema de enseñanzas, aunque con grandes diferencias en la manera de ejecutarlo, es muy parecido en los tres centros en los que me he formado.

Tener la experiencia de comenzar de nuevo en un país diferente, con un idioma diferente, una nueva cultura, nuevos retos a los que enfrentarte y la necesidad de construir de nuevo un círculo de amistades y gente con la que trabajar, a mí personalmente, me ha hecho madurar y sobre todo me ha mantenido “despierto”, haciendo que siga descubriendo y aprendiendo, lo cual creo que es fundamental en cualquier joven músico con inquietudes experimentales.

En Burdeos fue mi primera toma de contacto con una clase internacional de alto nivel, lo que me hizo aprender muchísimo de mis compañeros, conocer a gente de todas las nacionalidades me hizo abrir la mente y entender diferentes perspectivas.  Se trabajaba a un ritmo muy alto y el nivel de exigencia era grandísimo. También aprendí mucho de mis compañeros escuchándoles tocar y en cuanto a relaciones personales dentro del trabajo.

En cuanto a Marie-Bernadette Charrier e Hilomi Sakaguchi, poco puedo decir que no se sepa ya… Fue un verdadero regalo y estaré eternamente agradecido de todo lo que ellas me enseñaron. Era, aunque algunas veces no fácil, un verdadero privilegio poder aprender de Maribé e Hilomi. Durante esos años trabajamos mucho técnicamente, la forma de concebir el sonido, entender el respeto por el texto y los diferentes estilos… A día de hoy sigo trabajando sobre los consejos que recibí de ellas dos y muchos de los ejercicios que trabajábamos allí siguen formando parte de mi rutina de estudio.

Además de Maribé e Hilomi, en Burdeos se puede contar con el maestro Jean-Marie Londeix, con quien pude dar varias clases, tanto en el conservatorio como en su propia casa y con muchos compositores con los que constantemente se realizan actividades y se trabajan sus obras.

En Viena, mi primer año con Lars Mlekush me sorprendió la organización de la clase y la profesionalidad de todos los estudiantes. El nivel de todos ellos era altísimo y la implicación con la clase era absoluta. Trabajamos en muchos proyectos con el ensemble y música de cámara. Los contactos de los que Lars disponía y todas las actividades de las que nos hacía participes y responsables motivaban mucho el trabajo y creación de proyectos artísticos. Nos ayudaba mucho a descubrir todas los aspectos necesarios para sacar adelante nuestros proyectos personales.

Mi segundo año en Viena fue muy diferente, Lars Mlekush se trasladó definitivamente a Zurich y Michael Krenn pasó a ser único profesor de saxofón, excelente saxofonista que pudo manejar la complicada situación perfectamente. La clase quedó muy reducida y las actividades de ensemble o música de cámara dentro del aula prácticamente desaparecieron. Este cambio me hizo descubrir todas las posibilidades que la universidad ofrecía, trabajar con compañeros de otros instrumentos, compositores y sobre todo volver a disfrutar de la improvisación con los talleres de Martin Siewert.

Además, pude aprender y trabajar, durante los dos años, un repertorio más clásico y romántico con profesores especialistas en este repertorio como Elena Nemtsov, Evgeny Sinaiski, Denise Benda…

Algo que destacaría de mi experiencia en Viena, fue poder vivir en una de las ciudades con más tradición y oferta musical de Europa. En Viena se respira música clásica por todos los lados, y realmente se puede sentir que la música es un pilar principal en la sociedad austriaca. Ves constantemente por la calle monumentos y referencias a compositores, museos, grandes salas de conciertos… es una pasada, es como vivir en una exposición o un congreso de música clásica. Todos los días hay una gran oferta de conciertos de grandes intérpretes, orquestas y grupos de música de cámara de primer nivel y claro, eso hace que los estudiantes podamos aprender de todos estos conciertos y tener las mejores referencias posibles. Al final esa dedicación y profesionalidad, hace que los estudiantes lo acaben normalizando y tengan metas y un grado de exigencia altísimos.

Todo esto hace que la música en Viena sea algo especial, hasta el punto de que toda esa tradición ha desembocado en una forma de interpretar la música clásica y romántica muy particular, que ellos están muy orgullosos de defender. Podríamos decir que tienen su propia identidad, con un estilo y un sonido único, incluso llegando a utilizar instrumentos con instrumentos propios, como el oboe vienés o la trompa vienesa.

Aunque esta gran tradición hace que la concepción de la música clásica sea muy conservadora, y que el interés por la nueva música o instrumentos más modernos como el saxofón no esté ni mucho menos equilibrado con la música más clásica incluso entre profesionales. A pesar de este hecho, hay festivales muy interesantes como el Wien Modern o ensembles de música contemporánea como Phace o KlangForum y muchos compositores interesados en el trabajo con intérpretes.

SaxRules: Sueles impartir clases magistrales en el Curso Internacional de León y en Consmupa. Háblanos de tu experiencia docente.

David: Mi experiencia docente es escasísima, estoy empezando en este campo. Lo único que intento es transmitir todas aquellas conclusiones a las que yo he podido llegar a través de mi propia experiencia y todo aquello que he podido aprender durante mis años de formación.

Le doy mucha importancia al método de estudio e intento transmitir todos aquellos ejercicios que considero beneficiosos para los estudiantes según sus necesidades e intento transmitirles ciertas nociones estéticas para que puedan ir creando un propio en función del estilo.

He de decir que hasta el momento todas mis experiencias tanto en cursos como en encuentros más cortos han sido muy gratificantes. Las ganas de aprender y la motivación por mejorar es algo que me anima mucho a seguir explorando el mundo de la docencia, aunque me consta que ser profesor “a tiempo completo” tiene también momentos más complicados.

Actualmente estoy realizando un periodo de prácticas de profesor de saxofón en el Conservatorio Superior de Música de Aragón, con Mariano García como tutor, y la verdad es que estoy muy contento de esta experiencia, y de ver lo bien que trabaja y poder aprender de él.

SaxRules: Nombra a las 5 personas que más te han influido a nivel musical/personal.

David: Pues la verdad es que sería bastante difícil nombrar solo a 5 personas ya que mi transcurso por la música no hubiese sido posible de no haber estado acompañado.  Así que, Rafa, voy a hacerme el sueco, hacer que no entiendo muy bien y contestar la pregunta a mi manera. Voy a nombrar 5 grupos de personas que me han influido enormemente a nivel musical/personal.

En primer lugar, mi familia: mis padres y mi hermano. Mis padres que siempre me han apoyado a hacer lo que me ha gustado y han hecho muchísimos sacrificios personales económicos para que tanto mi hermano Raúl como yo pudiésemos realizar nuestros estudios. Y mi hermano, porque gracias a él yo me empecé a interesar por la música y porque me ha acompañado siempre en lo que a música se refiere, desde que empecé con 7 añitos hasta que me fui a Burdeos.

Spectre Saxophone Quartet

Siempre he pasado mucho tiempo con mis compañeros de estudio, tanto de saxofón como de otros instrumentos y todos ellos han tenido algo que enseñarme. En Oviedo, recuerdo las horas de estudio junto con Ricardo Martínez o Enrique Otero, los ensayos con el percusionista Marco Díaz y el tubista Isaac Rodríguez o las sesiones de improvisación con Saúl Crespo. En Burdeos los ensayos de cuarteto o ensemble con Ding Zhang, Pablo González, Miguel Antonio Puertas, Kay Zhang, Adrián Piñeiro, Alberto Chaves, Justin Massey, Enric Martí… o todo lo que me enseño de la vida en Burdeos Amaro Sampedro y en Viena mis compañeros de Spectre Quartet.

Fco Javier Rodríguez. Es un referente como músico y persona. Ha sido, sin duda, la persona que más me ha hecho crecer como músico y me ha acompañado y guiado en todas las etapas desde que nos conocimos. Estaré siempre agradecido por el esfuerzo e implicación que ha demostrado conmigo, faltan las palabras. También me gustaría mencionar a otro profesor que tuve en grado medio, que, aunque lo fuese durante mucho menos tiempo, también dejó huella en mí; Pablo Pardo.

Marie Bernadette Charrier e Hilomi Sakaguchi. Nunca olvidaré mis años en Burdeos y todo lo que allí aprendí. Son un ejemplo de profesionalidad por su energía, conocimientos y valores. ¡Maestras!

Carmen Ferrando. Afortunadamente, es la persona que más he compartido tanto dentro como fuera de la música. Su apoyo y motivación han sido fundamentales durante todo este tiempo. Además, su gran criterio musical y talento me han sido de gran ayuda en todos mis momentos de dudas; seguir cualquier consejo suyo es sinónimo de éxito.

SaxRules: ¿Tu momento musical más dulce?

David: No sabría escoger un solo momento… Afortunadamente y sobre todo en los últimos años he vivido experiencias que nunca olvidaré.

Podría destacar la gira que realicé junto con la VSO en verano de 2018. Fue la primera vez que viajaba Asia y ver la reacción en los conciertos y poder descubrir algunas ciudades del país y su cultura, fue algo maravilloso. Además de la calidad musical y personal de todos los compañeros hizo que disfrutase muchísimo más la experiencia.

Otra experiencia inolvidable fue, cuando en 2016 y junto a mi actual cuarteto “Spectre Quartet” realizamos el estreno de la nueva versión del “Saxophonquartett” de G.F. Haas.

Haciendo memoria, recuerdo con mucha ilusión una gira por Castilla y León parte del “festival de Jazz de Castilla y León” cuando tenía 15 o 16 años junto con una Big Band que habían formado profesores y compañeros ya profesionales y por alguna razón que yo aún desconozco decidieron incluirme.

SaxRules: Set up

  • Soprano:     Selmer Serie III Jubilée con tudel de plata maciza. Boquilla Selmer Concept. Cañas Vandoren V12 dureza
  • Alto:              Selmer Serie II con tudel de plata maciza o lacado dorado.Boquilla Selmer Concept. Cañas Vandoren traditional dureza 3 o  o Vandoren V12 dureza 3
  • Tenor:         Selmer Serie III Jubilée. Boquilla Vandoren T20. Cañas Vandoren traditional dureza 3 o  o Vandoren V12 dureza 3
  • Barítono:    Boquilla Selmer D. Cañas Vandoren traditional dureza 3

 SaxRules: Próximos proyectos.

David: Mis dos proyectos más importantes son:

Mi querido cuarteto Spectre Quartet, que formo junto con Greorg Palmanshofer, Patricia Coronel y Álvaro Collao. Este cuarteto se creó en Viena en 2016 con motivo del estreno de una segunda versión del “Saxophonquartett” de Georg Friedrich Haas. A partir de ahí empezamos a trabajar en diferentes repertorios, tanto de música contemporánea, buscando un repertorio propio o un trabajo directo con compositores que nos daría revisiones de obras ya existentes (como es el caso de “Ondate”, de la compositora austríaca Olga Newirth o “Fragments of green” de Vladimir Korac), como música del repertorio tradicional o transcripciones.

Actualmente estamos planeando la grabación de un CD, y una posible gira por Chile para este verano.

http://spectre-quartet.com/

Recientemente presentamos la música del espectáculo “Elementos heterogéneos”. Éste es el nombre del proyecto de música contemporánea en el que Fco Javier y yo estamos trabajando, me gustaría aclarar que no es nombre del dúo, ya que no es una formación cerrada y que, según las necesidades e intereses de otros artistas, podrá tener cabida más gente, en función de las necesidades del espectáculo, que al fin y al cabo es lo más importante.  La música está basada en nuestras inquietudes actuales, que son el desarrollo y experimentos sobre instrumentos ampliados, improvisación y música mixta con electroacústica.

Javi y yo nos conocemos desde 2008 cuando fue mi profesor en el conservatorio de Ponferrada y desde entonces ha tenido la generosidad de incluirme en innumerables proyectos. En este caso la idea surgió en verano del año pasado, cuando me propuso organizar algo un poco más ambicioso y duradero en el tiempo. Y a partir de ahí fuimos añadiendo todas aquellas cosas que sobre las que cada uno de nosotros estaba ilusionado y de algún modo todo iba encajando. De ahí el nombre de “elementos heterogéneos”, ya que el resultado final ha sido “elaborado” por la mezcla de nuestros dispares intereses, pero que de alguna manera se coordinan para formar un producto único.

Actualmente estamos trabajando para ampliar el espectáculo y añadir algún otro elemento a parte de la música, que lo haga mucho más completo.

A parte de estos dos proyectos más estables, estoy muy contento, porque para ser mi primer año fuera de una universidad estoy teniendo mucha actividad, algo que me daba mucho miedo (acabar los estudios y de algún modo estancarme). Entre recitales, conciertos y cursos no he tenido mucho tiempo para aburrirme jaja. Además, estoy sacando tiempo para desarrollar y buscar nuevo repertorio y profundizar en algo que siempre me ha apasionado y creo fundamental en cualquier músico, la improvisación.

En un futuro, puedo anunciar un concierto junto con la “Banda de Música Ciudad de Ponferrada” en el que interpretaré como solista la “Fantasía de Claude T. Smith”, un curso a finales de mayo en Ceuta, el “ XI Curso Internacional de música de  León” que impartiré otro año más junto con Fco Javier Rodríguez en León entre el 19 y el 26 de julio y un recital en el teatro “Juan del Enzina” en Salamanca el día 27 de septiembre.

No quiero acabar esta entrevista sin agradecer a Rafa por su dedicación, paciencia y la oportunidad de ofrecer una plataforma en la que poder expresar nuestras vivencias e inquietudes y estar conectados con todo lo que está pasando.

SaxRules: Muchísimas gracias David!

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.