SaxRules.com: con Carla Obach

Hoy vamos a entrevistar a una saxofonista de Cerdanyola (Barcelona) con un recorrido musical muy interesante e inspirador.

Tras formarse en su tierra hasta el grado superior ha perfeccionado sus estudios en  diferentes ciudades europeas como Colonia (Alemania),  Enschede (Holanda) y en la actualidad lo hace en Aarhus (Dinamarca) lo cual le ha enriquecido a nivel personal y musical.

La recientemente premiada en el concurso música de cámara DR P2 de Copenhague con su  Quartet Vela ha apostado decididamente por esta agrupación y se encuentra ahora mismo en un momento musical dulce que le incita a seguir trabajando por ello y olvidarse momentaneamente del frío Danés.

Hoy entrevistamos a Carla Obach:

SaxRules: Carla, tu formación musical ha transcurrido por Cerdanyola , Terrassa, Barcelona, Colonia, Enschede y en la actualidad en Dinamarca. Háblanos un poco de cómo surgió este recorrido musical.

Carla: Empecé a tocar el saxofón con 8 años de la mano de Toni Vidal en la escuela de música AULOS en Cerdanyola del Vallès (mi ciudad).

Por aquel entonces él era el director de la banda y mi objetivo durante ese tiempo era aprender lo suficiente como para poder entrar en ella. Al cabo de unos años llegó el día y durante mucho tiempo las semanas iban de viernes en viernes (de ensayo en ensayo). Eran mi motivación. Sin duda, fue el hecho de tocar en una agrupación así lo que me hizo sentir pasión por la música.

Después de siete años de aprendizaje con Toni, estuve un año con Jose Antonio Guillem, quien me ayudó a preparar las pruebas para entrar en el conservatorio de Terrassa. Eran mis primeras pruebas de acceso y supusieron una sensación de responsabilidad que nunca había tenido.

Entonces empecé mis estudios con Albert Julià en Terrassa. Me encantó desde el primer día y fue el comienzo de una nueva etapa. Conservatorio nuevo, compañeros nuevos y profesor nuevo.

Albert me transmitió la importancia de la disciplina en un músico, y creo que gracias a eso he podido superar muchas de las metas posteriores. Además, me hizo conocer una cantidad de repertorio y estilos infinitos. Él fue también quien me convenció de que estudiase saxofón profesionalmente. Hasta entonces me había fascinado el instrumento, pero nunca había tenido la necesidad de dominarlo ni de llegar lejos. Siempre lo he ido combinando con otras disciplinas (componer, arreglar, “tocar” el piano) y hasta ese momento no me planteé seriamente que si de verdad quería hacer algo bien, tendría que priorizar un poco.

14192570_1040133576106578_2065407142495592656_nAún sigo con los arreglos, especialmente para mi cuarteto, Quartet Vela y mi dúo Absit Duo, con la cellista Elisabet Iserte, pero lo hago de manera complementaria.

Continué mis estudios con Albert en el Conservatori Superior de Música del Liceu y, como él sugería, dediqué gran parte de mi tiempo a la música de cámara.

1488332_271356513021623_932003043_n.jpg
Aula de Saxofón del Conservatori Liceu

En el tercer año del Grado Superior me fui de ERASMUS a Enschede (Holanda) a estudiar con Johan van der Linden. Me apetecía vivir una temporada en el extranjero y pensé que la experiencia me ayudaría para el día en que estudiase un máster fuera. Fue una buena oportunidad para conocer otros puntos de vista y afrontar con más perspectiva el último año de carrera en el Liceu.

Tras finalizar mis estudios de Grado Superior, inicié el Master con el Profesor Daniel Gauthier en la Hochschule für Musik und Tank Köln. ¿Por qué decidí ir allí? Había oído maravillas de Daniel y de su quinteto, y mis amigos que habían estudiado con él habían evolucionado mucho musicalmente. Fue una decisión de la que nunca me arrepentiré; dos años magníficos tanto a nivel personal como de aprendizaje.

Al margen del profesor, me atraía el hecho de vivir en una ciudad grande de un país tan potente culturalmente como Alemania.

Siempre pensé que tras mi tiempo en Alemania viviría en un país cálido (para compensar) pero cada vez estoy más al norte…

SaxRules: ¿Por qué Claus Olesen y Johannes Thorell?

Carla: La idea de venir a Aarhus fue a raíz de mi cuarteto. Como contamos en la anterior entrevista de SaxRules a Quartet Vela, nosotras nos instalamos en Dinamarca con la idea de llevar a cabo este proyecto. Al principio de mi segundo curso en Colonia empecé a plantearme posibilidades laborales para el año siguiente. No había determinado nada aún, cuando surgió la idea de sacar adelante el cuarteto con tres de mis antiguas compañeras de Barcelona. Pensamos en hacer un máster de cámara y en ofrecer nuestro propio producto en un país efervescente de posibilidades culturales y económicas, así que de inmediato se nos ocurrió ir al norte de Europa. Tras informarnos debidamente, parecía que el sitio que más se adaptaba a nuestra idea era la ciudad de Aarhus, pese a que no había la opción de este máster. Aún así, cumplía el resto de condiciones que para nosotras eran indispensables; conservatorio con buenas instalaciones, disponibilidad horaria del 100%, actividad cultural intensa, mercado por explotar y mentalidad emprendedora.

_MG_3110Como no había la opción de máster de cámara, decidí prolongar mis estudios musicales  haciendo el Soloist Diplom in Classical Music y de esta manera seguir formándome. Una vez al mes tengo clase con Johannes y, ocasionalmente, recibimos clases de Claus para que nos ayude con el cuarteto. A veces olvidamos a los músicos escandinavos pero la verdad es que tienen mucho que ofrecer y su método pedagógico es muy distinto al que yo había visto en otros lugares. Es un sistema relativamente libre en el que el profesor deja un notable margen al alumno, y quizás por eso, cada estudiante tiene su propio estilo. No digo que sea mejor, pero favorece a que el alumno encuentre el camino por sí mismo.

SaxRules: Ventajas e inconvenientes de estudiar en Colonia, Enschede y Dinamarca.

Carla:

Enschede (Holanda) – Es una ciudad con alrededor de 160.000 habitantes. Esta cifra puede que no parezca pequeña, pero la sensación que yo tuve durante esa época era la de estar en un pueblo. El centro es pequeñito y todo está cerca. El conservatorio es pequeño también, y el departamento más importante cuando yo estudiaba allí era el de Pop y música moderna. De hecho creo que el departamento de clásico ya está cerrado y ahora es principalmente Pop Academy. Lo que más me aportó estudiar allí fue el hecho de que, como estudiante del conservatorio, podía asistir de manera gratuita a muchos conciertos en el auditorio de la ciudad. La programación era muy buena, y cada semana por lo menos veía un concierto de calidad. No sólo conciertos, sino danza y espectáculos combinados. Por otra parte, había dos locales de jazz, los cuales hacían jam session una vez por semana, donde yo siempre asistía (como oyente). Normalmente tocaban alumnos del conservatorio, y ocasionalmente venían grupos de fuera, algunos de ellos deslumbrantes.

Inconvenientes: el clima y el idioma.

Colonia (Alemania) – Colonia como ciudad me enamoró. Tuve la inmensa suerte de vivir en el centro. Es una ciudad llena de vida y hay además, muchos extranjeros. El conservatorio es grande y el nivel clásico es alto en general. Ir a escuchar conciertos de los propios compañeros era una buena opción para aprender, y aún mejoraban si luego te ibas a tomar un par de Kölsch con ellos jeje.

En Colonia también hay descuentos para los estudiantes de música en la Kölner Philharmonie y realmente merecen la pena. El edificio en sí es curioso y por sus escenarios han pasado muchos músicos de gran reconocimiento internacional.

A parte de la Philharmonie hay numerosos locales y espacios donde ir a ver conciertos de todo tipo.

El ímpetu que Daniel mostraba en las clases, también me ayudó a estar motivada y a ver la vida con buenos ojos.

Inconvenientes: el clima y el idioma.

Aarhus – Hace frío.

Aarhus es la segunda ciudad más grande de Dinamarca, con unos 240.000 habitantes. Por ello tiene todas las prestaciones necesarias. Me recuerda a Enschede en el hecho de que, pese a ser una ciudad grande, la densidad de población es relativamente baja y en varios núcleos de la ciudad me siento como en una pequeña aldea. Los alrededores son rurales y vivo con mis compañeras de cuarteto en una de estas zonas, en un pueblo llamado Solbjerg.

IMG_1009
“y nuestra casa”

Es una combinación contrastante, ya que en el centro de Aarhus se puede encontrar la arquitectura más refinada, moderna y tecnológica, y a 10 km hay granjas, campos y bosques (y nuestra casa).

 

 

La relación que tengo con esta ciudad es distinta a las otras: a diferencia de mis experiencias anteriores, he venido aquí con cierta perspectiva laboral, y estoy muy centrada en aprender a gestionar el cuarteto y ofrecer propuestas interesantes para la audiencia.

Las instalaciones del conservatorio son nuevas y las aulas están bien equipadas. El conservatorio está abierto 24 horas, 365 días al año, y siempre hay aulas libres.

El máster que realizo también ofrece la posibilidad de organizar conciertos aquí mismo, y el centro gestiona la publicidad y la impresión de los carteles y programas. Este conjunto de cosas hace que emprender un nuevo proyecto sea más factible.

Inconvenientes: el clima y el idioma.

Recomiendo mucho aprender el idioma del lugar en el que resides, básicamente por una cuestión práctica; cualquier gestión es más sencilla si conoces la lengua. Una simple factura de la luz puede llegar a ser muy complicada (sobretodo si está en danés!).

En referencia al clima, es un hecho que no hay que menospreciar cuando se está lejos de casa. Creo que todo el mundo se acaba acostumbrando, pero tiene que salir de dentro sacar un poco de energía cuando el sol no te la da.

SaxRules: Momentos musicales más bonitos que has vivido como músico.

Carla: Pues hace unos días ganamos el tercer premio del concurso P2 Kammermusikkonkurrence de la Danish Radio con mi cuarteto. Este ha sido sin duda un momento muy especial para todas nosotras, porque los últimos meses han girado alrededor de la preparación para el concurso. Haber obtenido un premio del P2 Kammermusikkonkurrence abre muchas puertas en Dinamarca, y estamos muy alentadas por las posibilidades que esto nos ofrezca. Al margen de este concurso, como músico he vivido muchos momentos bonitos; una gran parte de los cuales con el cuarteto y el dúo, pero también con otras formaciones.

23031426_815574291935417_4833827773257059338_n.jpg

SaxRules: Nombra a 5 saxofonistas que más te hayan influido y por qué.

Carla:

Albert Julià y Daniel Gauthier han sido los profesores más influentes en mi vida adulta y creo que mi estilo ha quedado bastante definido por ellos. Supongo que soy una especie de mezcla de los dos, aunque espero estar aportando algo de cosecha propia 😉

Iñaki Bermúdez (mi compañero sentimental y saxofonista) también me ha marcado. No ha sido estilístico en este caso, sino actitudinal. Él es un músico talentoso y constante, y siempre me ha metido caña cuando he flojeado. Su ejemplo me ha hecho “quitar excusas” de encima cuando algo no funciona.

Por último, mis compañeras de cuarteto; Marta Bellés, Marina Rosés y Laura Allès. El hecho de no tener cada semana al profesor para decirte lo que estás haciendo mal, ha conllevado que seamos más autocríticas y que nos digamos con sinceridad lo que pensamos, nos aconsejemos y de alguna manera, nos intentemos adaptar para poder tener un sonido grupal más homogéneo. Esto me ha hecho explorar nuevos recursos que sola no hubiese descubierto.

IMG_2746.jpg
Marta, Marina, Carla y Laura

SaxRules: Set up

Carla:

  • Soprano: Yamaha Custom, boquilla Concept.
  • Alto: Yamaha Custom, boquilla LM1.

SaxRules: Próximos proyectos.

Carla: Por ahora mi proyecto principal es hacer conciertos con el cuarteto. Estamos trabajando duro y tenemos mucha ilusión por los conciertos venideros. La música de cámara es lo que realmente me llena como intérprete y en lo que invierto la mayoría de mi tiempo.

Al margen del cuarteto, me gustaría poder seguir evolucionando con el dúo. Hemos hecho conciertos pedagógicos, pero queremos llevarlo más allá y definir una propuesta más atractiva que incluya un público fuera de las escuelas.

A largo plazo no tengo claro lo que haré, pero espero poder seguir con pequeños proyectos en los que pueda participar de forma activa, no solamente en la parte musical.

SaxRules: Muchísimas gracias Carla!