Hoy vamos a entrevistar a un músico valenciano perteneciente a la fabulosa hornada de saxofonistas que estudiaron en el Conservatori Superior de les Illes Balears cuando estaban los profesores: Andrés Gomis, Rodrigo Vila, José Miguel Cantero y Ana Lencina.

Tras esa etapa en Mallorca, completó sus estudios con Marcus Weiss en la Hochschule für Musik Basel y en la Pädagogische Hochschule FHNW, donde obtuvo la titulación de Master of Arts Musikalische Performance (2012) y Master of Arts Musikpädagogik (2014). Finalizó todos sus estudios con honores y en el año 2014, cerró su etapa como estudiante con el segundo premio en la cuarta edición de la “Jean-Marie Londeix Competition” en Bangkok, en la que destacó por la profundidad de su interpretación del repertorio tradicional para saxofón.

Nuestro entrevistado de hoy destaca como solista internacional y como miembro  del renombrado cuarteto de saxofones SIGMA Project.

Su carrera concertística le ha llevado a numerosos países de todo el mundo, participando en la programación de auditorios como el Teatro Colón de Buenos Aires, el Stadtcasino de Basilea, el Auditorio Nacional de Música de Madrid, el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México o el Concert Hall of Mahidol University de Bangkok.

Ha colaborado en grabaciones con los sellos Deutsche Grammophon, Sigma Records, Verso, Orpheus y Col-legno, con agrupaciones como SIGMA Project, Orquesta y Coro de Radio y Televisión Española y Orquesta Nacional de España.

Desde 2014, es profesor de Saxofón en el Conservatorio Superior de Castilla y León donde además dirige además el magnífico Ensemble 2.13 SAX.

Además participa como docente en los Campus Sax organizados por SIGMA Project en la Universidad Alfonso X el Sabio de Madrid.

Hoy entrevistamos a Ángel Soria:

SaxRules: Ángel, haz un balance de tu formación en Mallorca y Suiza.

Ángel: Cuando recuerdo mi etapa como estudiante en Mallorca, no puedo evitar que se dibuje una sonrisa en mi boca. Fueron años muy intensos, de dedicación musical plena y que me ayudaron a crecer tanto en el plano musical como en el personal.

Al tratarse de una isla y no ser mi lugar de origen, volver a casa era algo bastante esporádico, por lo que tus compañeros de aula se convertían en tu familia. Se generó un ambiente de estudio, de “competencia sana”, en el que aprendimos de lo mejor que tenían nuestros compañeros. El equipo de profesores de entonces lo integraban Andrés Gomis, Rodrigo Vila, Jose Miguel Cantero y Ana Lencina. Nos inculcaron la importancia de conocer muy bien el pasado, con el objetivo de trabajar para construir el futuro, y ofrecer al saxofón el mejor regalo que nosotros, saxofonistas, podemos ofrecerle: repertorio de calidad.

En Mallorca, el contacto musical con la península era más difícil pero había mucha voluntad de mostrar el trabajo fuera de la isla, por lo que surgieron actividades como los SAXOPHONE TOUR o los Mallorca Saxophone Festival; invitaciones constantes a profesorado y a compositores, y la asistencia por parte del alumnado a cualquier concurso o festival que se desarrollara a nivel nacional.

Todo esto supuso una actividad que, por inercia, generó a su vez ilusión, motivación y pasión. Y estas palabras son, a mi modo de ver, atributos esenciales del artista. Siempre estaré agradecido tanto a mis compañeros de generación (Adrián Pais, Óscar Solis, Xavier Larsson, Lois Allén, Javier Comesaña, Pedro Pablo Cámara, Juan Antonio García Illanas -Chasko-...) como al profesorado mencionado anteriormente, por el derroche de energía que volcaron en aquellos años. Me gustaría hacer un agradecimiento especial a los que entonces integrábamos el primer FUKIO: Jose Manuel Banyuls, Joaquín Sáez, Manuel García y yo. Aún recuerdo aquellas sesiones donde dedicábamos horas y horas de ensayo para sacarle el máximo provecho a la música.

Con Suiza, años más tarde, llegó el sosiego personal. A nivel musical, Marcus Weiss ofrecía un estilo de educación muy diferente, que me ayudó a tomar conciencia del papel del saxofón dentro del panorama musical general, siempre huyendo del “guetto endogámico del saxofonista”. Al no tener la influencia del saxofón francés, Marcus ofrecía un discurso diferente aún sin perder la perspectiva de la importancia de nuestro repertorio “clásico” en relación a otros instrumentos. Nuestra mirada se orientaba así hacia el futuro, hacia la generación de nuevo repertorio de calidad, para consolidar la presencia del saxofón en los grandes festivales de música y no únicamente en el mundo del saxofón.

A nivel de gestión, aprendí a aprovechar las oportunidades que me brindaba el país para poder empezar mi independencia: concursos de becas, ayudas para estudiantes, concursos de solistas, ayudas para compra de instrumentos, elaboración de dossiers… todo ese mundo que forma parte esencial del trabajo de un músico.

Mi llegada a Suiza se dio simultáneamente a mi entrada a SIGMA Project. Y si hablamos de centros de aprendizaje, en SIGMA el aprendizaje es constante. No hay mejor escuela que el escenario, y el tener un grupo de cámara estable hace que el nivel de comunicación y de sensibilidad a cualquier gesto sea muy alto. La exigencia del repertorio, así como la investigación del mismo, es la mejor escuela que un intérprete puede tener. Compartir proyecto con tres personalidades como Andrés Gomis, Josetxo Silguero y Alberto Chaves (en anteriores etapas Miguel Romero y Miguel Ángel Lorenteme ha enseñado que el nivel de compromiso con la música y con el saxofón, empapa cada segundo de tu vida.

SaxRules: Háblanos de tu trabajo en el Conservatorio Superior de Castilla y León.

Ángel: Compagino, ya desde mi tiempo en Suiza y principalmente a mi regreso a España, mi actividad interpretativa con la pedagógica. Tanto en las diversas escuelas y conservatorios suizos en los que impartí clases, como en mi presente actividad como docente en el Conservatorio Superior de Castilla y León, que desarrollo desde 2014, mi principal objetivo es ofrecer las herramientas para que en el futuro, a la hora de dejar el centro, el alumnado sea capaz de ser autónomo, no sólo desde un punto de vista musical y artístico, sino también personal.

Esta autonomía debe ser afianzada en el escenario, puesto que nuestra disciplina es escénica, y no teórica. La relación del artista con el escenario debe ser de absoluta necesidad recíproca. Por ello, mi pedagogía se basa en mi experiencia y en mi actividad fuera del centro. Considero que transmitir enseñanzas prácticas de interpretación es posible cuando alguien lo ha vivido empíricamente. De otro modo, se puede caer en la teorización vacía de contenido práctico.

Tocar en directo es la razón de ser del intérprete. El intérprete necesita el escenario y viceversa.

SaxRules: He oído que en el Conservatorio Superior de Castilla y León es ahora un centro autorizado para impartir el master interpretación (Saxofón) y música de Cámara de manera oficial. Háblanos de este nuevo reto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ángel: Efectivamente. A partir del curso académico 2017-2018 formaré parte del cuadro de profesores que impartirá estudios de máster. El enfoque de estos estudios es la búsqueda de la realidad del músico dentro de la escena musical.

Me gustaría que los estudiantes tuvieran la oportunidad de vivir en primera persona la realidad del músico: búsqueda de conciertos, búsqueda de ayudas y becas, elaboración de dossieres, trabajo conjunto con compositores para crear nuevo repertorio, formación de ensembles con los compañeros de promoción del máster… en definitiva, se trata de abarcar, además del estudio del instrumento y de la profundización en las diferentes estéticas, aspectos de la vida del músico que normalmente se aprenden cuando uno abandona el amparo de los centros de estudios.

SaxRules: ¿ Nos puedes contar tus experiencias musicales en tu reciente visita a Jamaica?

Ángel: Mis dos viajes a Jamaica han tenido lugar en 2015 y en 2016, y han sido posibles gracias a la colaboración de la Embajada de España en Kingston y a la Spanish-Jamaican Foundation.

Una de las funciones de las embajadas es estrechar lazos culturales entre países. En mis dos viajes, me he sentido como embajador de la cultura musical europea, y han sido experiencias realmente enriquecedoras y emocionantes.

Se ha dado una simbiosis muy especial: por un lado, el Caribe en general y Jamaica en particular, tiene una riqueza musical muy personal y marcada. Durante décadas, los pueblos herederos de la esclavitud importada por los países coloniales han visto la música como un símbolo de unión frente a la represión; por otro lado, mi formación como músico es eminentemente  clásica, y el repertorio que he tocado en mis viajes ha cubierto un abanico temporal que iba desde el siglo XVIII con J.S.Bach, hasta la música contemporánea de autores españoles como Javier Quislant.

Desarrollé las actividades principalmente en tres instituciones: Edna Manley College of Music, National Youth Orchestra of Jamaica y Alpha Boys Institute. Mis actividades fueron desde dirigir bandas de música, impartir conferencias acerca de la música occidental (¡les mostré por primera vez músicas de compositores de la talla de Mozart, Haydn o Beethoven!), workshops de técnica base del saxofón y de instrumentos de viento en general, charlas acerca del papel del saxofón clásico en la historia de la música, entrevistas en la radio, entrevistas en la televisión…

En mi segundo viaje en diciembre del 2016, la actividad principal fue un concierto que tuvo lugar el día 4 de diciembre en la Saints Peter and Paul Church, donde toqué como solista de la Samuel Felsted Chamber Orchestra, y donde ofrecí un concierto con las siguientes obras:

  • Oboe Concerto in D minor de Alessandro Marcello
  • Sobre la expresión del movimiento de Javier Quislant
  • Xaymaca de Peter Ashbourne

Hay dos datos a destacar en el programa. La obra de Alessandro Marcello, compuesta en 1716, ¡era estreno jamaicano! Esto nos da una idea de que la isla es aún bastante virgen musicalmente hablando (por supuesto desde nuestra perspectiva occidental). La obra de Peter Ashbourne era un encargo de la Embajada de España en Kingston, y la intención fue aunar en una obra características musicales de ambos países. Fue una experiencia realmente emocionante que difícilmente se va a borrar de mi corazón.

15267931_10209230903022059_5970309325362028107_n

La experiencia jamaicana aún no ha visto su fin. En esta ocasión estamos organizando un viaje junto a SIGMA Project. Así que seguiremos atendiendo la difusión de nuestra idiosincrasia en otras latitudes del planeta.

SaxRules: Set-up.

  • Soprano: Selmer SIII  lacado con tudel de plata. Boquilla Selmer Concept y cañas Vandoren 3 ½ V12, cañas Vandoren 4 ó cañas d’Addario 3 ½ .
  • Alto: Selmer SIII lacado en oro. Boquilla LM2 ó Boquilla Selmer Concept y cañas Vandoren 3, 3 ½, 3 V12 y d’Addario 3 plus y 3.
  • Tenor: Selmer SIII lacado. Boquilla Vandoren T20 y cañas Vandoren 3 ó 3 1/2
  • Barítono: Selmer SII lacado con tudel de oro. Boquilla Selmer D y cañas Vandoren 3 1/2

SaxRules: ¿Tu momento más dulce en música?

Los momentos más dulces vienen dados por la calidad de la música. Ésta es una condición indispensable para que haya esa “alineación de astros” y surja la magia.

Comparto tres momentos:

  • El concierto que tuvo lugar en Febrero del 2014 en la Grosser Saal de la Hochschule für Musik Basel, donde tuve la oportunidad de interpretar Scaramouche de Darius Milhaud junto a la Chamber Academy Orchestra de Basilea. La experiencia de tocar como solista de orquesta sin director fue algo muy emocionante. La gestión del movimiento del solista es lo que hace unificar a la orquesta, y que todos los músicos tengan el mismo criterio. En especial guardo un recuerdo muy íntimo del segundo movimiento Moderé.
  • El concierto que tuvo lugar en Octubre del 2014 en la sala de cámara del Auditorio Nacional de Música, donde, junto a SIGMA Project y un coro de 100 saxofonistas, interpretamos La Bocca I Piedi Il Suono de Salvatore Sciarrino. Esta obra de dimensiones colosales también la guardo muy bien en la memoria. Más que un concierto, aquello fue un ritual, un homenaje al saxofón en uno de los lugares más emblemáticos de España. La profundidad que ofrece el coro de 100 saxofones, junto con el desarrollo ascendente de la parte de cuarteto de saxofones solista, consiguió elevar tanto al público como a los intérpretes a más de un centímetro del suelo.
  • El concierto que tuvo lugar el pasado 29 de mayo de 2017 en el Colegio Nacional de México DF. En cada viaje que hemos hecho con SIGMA Project a México hemos sido muy bien acogidos y el público ha mostrado un gran interés hacia nuestro trabajo. En esta ocasión, presentamos el ciclo completo Poética del laberinto formado por tres cuartetos Knossos, Klimmen en dalen y Senderos que se bifurcan compuestos por el compositor Alberto Posadas, gracias a la colaboración de la Ernst von Siemens Musikstiftung, la Sociedad Filarmónica de Badajoz. Desde la convicción personal de que el mejor legado que un intérprete puede dejarle a su instrumento es repertorio de calidad, la cristalización de los proyectos desarrollados por SIGMA Project con diversos compositores nacionales e internacionales está abriendo un nuevo horizonte para el saxofón y para la música en general que me resulta no sólo de gran interés, sino apasionante.

SaxRules: Próximos proyectos.

Ahora mismo he acabado la temporada 16/17, que ha sido muy intensa y ahora estoy preparando la temporada próxima.

Después de tomarme unas semanas de descanso, en agosto colaboro como profesor en el curso Alcosax 2017, y acto seguido tengo un concierto con SIGMA Project, en el que vamos a hacer el estreno europeo del nuevo ciclo para cuarteto de saxofones de Alberto Posadas “Poética del laberinto” el 27 de Agosto en el marco de la 78º Quincena Musical Donostia-San Sebastián

En septiembre saldrá el disco que he estado grabando durante el último año: Truths, the saxophone in the 21st Century. El disco saldrá con el sello IBS Classical e incluye obras de Joan Magrané, Jesús Torres, Javier Quislant, Juan José Eslava, Alberto Posadas y Alberto Bernal.. Durante el otoño tengo previstas varias presentaciones del disco en diversos espacios y medios.

Y en otoño, empieza la vorágine de la temporada con conciertos con SIGMA en Motril, Valencia, Bilbao, San Sebastián, Santiago de Compostela, Badajoz, Santiago de Chile… además de master clases en Austria (Voralberg Landeskonservatorium) en la clase de Fabian Pablo Müller y Bélgica (The Royal Conservatoire of Antwerp) en la clase de Hans de Jong y la dirección artística del Ensemble 2.13 Sax del COSCYL.

17835053_882506108577297_1932809434495727196_o.jpg
Ensemble 2.13 SAX

SaxRules: Sueña y pide un deseo como músico.

Ángel: Como músico y como saxofonista deseo que nuestro instrumento se erija como parte imprescindible de nuestra cultura musical occidental. Para ello, la interpretación y el repertorio deben alcanzar una calidad suficiente como para estar presente en los festivales más importantes del mundo, huyendo de la imitación y siendo fiel a sus atributos.

SaxRules: Muchísimas gracias Ángel!