Hoy vamos a entrevistar a excelente pianista y compositor con vínculos en el mundo del saxofón.

Este cordobés está especializado en la labor de repertorista de saxofón, función que ha desempeñado en los Conservatorios Superiores de Badajoz, Sevilla y Jaén.

Ha colaborado con grandes saxofonistas como Arno Bornkamp, Vincent David, Christian Wirth, Jean Denis Michat, Guilles Tressos, Andrés Gomis, el dúo Zavasax, el cuarteto Berlage y el Ensemble Squillante y suele ser invitado a participar en numerosos cursos por todo el país, como por ejemplo al Curso de Montefrío, al Curso Alcosax en Alcorisa,  etc.

Como compositor, sus obras han sido estrenadas e interpretadas en numerosos festivales internacionales, en gran parte de Europa y otros países como Venezuela, E.E.U.U., Singapur y Japón, teniendo un buen recibimiento por parte de los intérpretes, el público y la crítica especializada.

Recientemente fue invitado a la Bienal de Buñol para tocar con Arno Bornkamp y al V Curso Internacional Villa de Teror como compositor. 

Hoy entrevistamos a Santiago Báez:

SaxRules: Santiago, sé que tu experiencia pianística aunque intensamente ligada al saxofón no se limita a él. De hecho, el saxofón es la punta del iceberg musical que llevas dentro. Te hemos visto con flauta y con saxo. Como pianista has ofrecido innumerables conciertos en calidad de solista, pianista acompañante y en formaciones camerísticas. Quisiera preguntarte cómo comienza tu relación con el saxofón a nivel de pianista acompañante. 

403383_3734693297713_569860589_n.jpg
Santiago Báez y Marcus Weiss.

S.B: Ya desde pequeño tenía inquietud por hacer música con otros instrumentos; hace 20 años conocí a Manuel Ureña, y me enseñó bastantes obras del repertorio de saxofón. Empecé tocando con Antonio Mata y Alfonso Padilla, y por supuesto con el propio Manuel. A raíz de estas colaboraciones surgieron lazos de amistad que venimos manteniendo desde entonces, lo que propició que fuera poniendo en práctica numerosas obras de saxofón. Poco a poco me empezaron a llamar para más exámenes, oposiciones, conciertos, masterclasses, cursos, etc., hecho que junto con mi inquietud por seguir estudiando y conocer nuevas obras me llevó a especializarme en el repertorio para saxofón.

SaxRules: Como compositor has recibido encargos de la Junta de Andalucía, la Fundación Autor, SGAE, la Diputación de Jaén, Ayuntamiento de Córdoba, la Asociación de Flautistas de España, la Orquesta de Plectro de Córdoba, Arno Bornkamp, Vincent David, Juan Jiménez, Manuel Ureña, Luis González, Pacho Flores, José Chafer, Francisco Rodríguez Azorín, Ximo Vicedo, Vicente López, Manuel Jódar, Álvaro Campos, Antonio López Serrano, Granada Brass Quintet, Cuarteto Ziryab, Dúo Zavasax, Ensemble Squillante, entre otros.

Es imposible obviar tu otra faceta musical habiendo estrenado más de setenta obras de diversos géneros: sinfónico, camerístico, lírico y escénico. Quisiera preguntarte por cómo comienza tu relación con el saxofón como compositor.

532568_262844363821456_859966295_n.jpg
Vincent, Arno y Santiago. Congreso de St.Andrews

S.B: Mi primera obra “seria” la escribí en 2002, fue una pequeña suite para corno inglés y piano. Por entonces estaba inmerso en estudiar el repertorio de instrumentos de viento, ya que además tocaba el fagot y la flauta, lo que me supuso un complemento perfecto a la música que también trabajaba con el piano. Después de esa pequeña suite no tardarían en venir más obras para instrumentos de viento, y preparando un concierto junto a Manuel Ureña escribí mi sonata para saxofón alto y piano, obra que le dediqué. La estrenamos en el Conservatorio Superior de Música de Córdoba en noviembre de 2003. Como dato curioso diré que ésta fue la primera de mis obras que interpreté en concierto junto a Arno Bornkamp, y fue así como me conoció como compositor y me encargó que le escribiese una fantasía sobre “La Arlesiana” de Bizet, obra que vio la luz en 2011 bajo el nombre de “L’Arlesienne Fantasy Concert”.

SaxRules: Por favor, háblanos de tus piezas para saxofón.

S.B: Mis primeras piezas surgieron del dúo que hacía con Manuel Ureña, fueron la sonata para saxofón alto y piano (2003) y “Suddenly” (2003), una pequeña pieza para saxofón soprano y piano. La siguiente formación que escogí fue el ensemble de saxofones, y escribí una pequeña pieza llamada “Danza castellana” (2005). Esta formación no la volvería a retomar hasta que empecé a colaborar con el Ensemble Squillante, para el cual escribí “Bulerías en Montefrío” (2015) y “Diálogos en forma de Balada” (2016), ambas obras para piano y ensemble de saxofones. Dentro de las colaboraciones que hice con Alfonso Padilla surgieron las “5 impresiones” para saxofón soprano, marimba y piano (2005), así como las “Miniaturas” (2011) y la versión de mis “Variaciones sobre Mille regretz” (2013), ambas obras para saxofón soprano y guitarra. Asimismo escribí mi cuarteto “Los amantes del Al-Andalus” (2010) para el Cuarteto Ziryab.

Dentro de la música para instrumento solo escribí “Materia Orbital III” (2010) para saxofón soprano, y “Azoth, lumen aeternum” (2015) para saxofón barítono. Para éste instrumento realicé lo que sería mi ópera de cámara: “La trágica historia de la vida y muerte del Doctor Fausto”, drama para dos actores, saxofón barítono y electrónica (2015). No obstante, la música de cámara para saxofón siempre ha sido de especial interés en mi catálogo de obras: “Arkenciel IV” para saxofón soprano, violonchelo y piano (2010); “Huida en trío” para diversas combinaciones de trío de maderas (2011); una versión de mis “Bagatelas” para viola, saxofón tenor y piano (2013). En 2016 revisé una serie de obras de mi autoría ya que su música me pedía el especial y particular sonido del saxofón: a Marcos A. López Vergara dediqué mis “Variaciones sobre Mille regretz” para saxofón soprano y piano, a Víctor M. Martín López  dediqué mi “Canto místico” para saxofón barítono y piano, y a Antonio Mata y María Fernández dediqué mi “Preludio y fuga” para flauta, corno inglés y saxofón alto. Para Arno Bornkamp, Vincent David, el Dúo Zavasax y Tere Gómez escribí “Bagatelas” para cuarteto de saxofones y piano (2013), y “Anemoi Suite” para dúo de saxofones (2014).

Tras el estreno de mis bagatelas en Alcosax, junto al duo Zavasax, Arno y Tere Gomez.JPG
Arno, Javier, Juana, Tere y Santiago.

Y para el final dejo, y no por ello son menos importantes, las dos obras que más satisfacciones me han dado: la primera de ellas, “L’Arlesienne Fantasy Concert” para saxofón alto y piano, escrita por encargo de Arno Bornkamp, con quien tuve el privilegio de estrenarla en versión con piano dentro del Congreso Mundial de Saxófon de 2012, y en versión orquestal junto a la Orquesta Filarmónica de Sczecin en 2014. Y la más reciente, la “Rapsodia Andaluza” para saxofón tenor y orquesta sinfónica, escrita por encargo de Juan M. Jiménez Alba, con quien también tuve el privilegio de estrenarla en el V Festival Internacional de Saxofón y Jazz “Villa de Teror” junto a la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y Rodrigo Tomillo como director.

13615326_10209845319359306_6723681158917947008_n.jpg
Juan Jiménez, Santiago Báez y Rodrigo Tomillo en el Festival de Saxofón Villa de Teror.

SaxRules: Cambiamos de tercio. Dentro del amplísimo repertorio que dominas de saxofón, qué obras te han dado un mayor quebradero de cabeza al montarlas.

S.B: Sin duda alguna: “Arabesque III” de Nodaira, la sonata y la segunda de las dos piezas de Denisov, y “Chant Premier” de Mihalovici, por ese orden. “Arabesque III” es una obra llega de energía, poesía y un microuniverso sonoro en el cual dejarse llevar, pero realmente lo he pasado fatal las veces que la he interpretado en concierto, incluso tras mucho tiempo de estudio, análisis, interiorización y por supuesto ensayo. Las obras de Denisov y Mihalovici tienen una enorme complejidad no solamente técnica, sino tímbrica, textural, rítmica… En definitiva, estos compositores someten los parámetros musicales a sus extremos, pero el resultado de un profundo estudio es gratificante. Ahora es el momento en el que empiezo a disfrutarlas, tras muchas veces de tocarlas en público.

Tras el estreno de L'Arlesienne Fantasy Concert en St. Andrews, con Vincent, Arno y Antonio Canovas.jpg
Vincent David, Arno Bornkamp, Santiago Báez y Antonio Cánovas

SaxRules: Puesto que has acompañado a muchos saxofonistas ¿podrías contarnos algunas anécdotas curiosas que te hayan ocurrido con ellos? 

S.B: La verdad es que siempre que he salido a tocar con saxofonistas nunca me ha pasado nada fuera de la normalidad. Quizás una cosa, cuando presenté “L’Arlesienne Fantasy Concert” con Arno en Córdoba: en mitad de la obra (que dura una media hora ininterrumpida) sonó un móvil que tenía como tono un pasodoble, y ya no solo por lo ruidoso que era, sino porque el móvil estuvo sonando cerca de medio minuto… A pesar de lo cómico que puede resultar que suene un tono de pasodoble en mitad de un concierto y de la agonía que sufrimos en ese lapso de tiempo, no nos fuimos de la atmósfera de la obra y la llevamos a buen puerto.

Concierto de gala en el SaxFest14, junto a Marsalis, Delangle, Niels y Arno.jpg
Marsalis, Delangle, Bornkamp y Santiago Báez en el mítico Festival SAX14 de Amsterdam. Fotografía de Ronald Knapp

SaxRules: ¿Cómo te sentiste al escuchar (“L’Arlesienne Fantasy Concert” para saxofón y piano) por Arno Bornkamp?

S.B: Me sentí realmente emocionado. Arno es mi saxofonista favorito desde siempre: el primer disco que escuché de saxofón me lo enseñó Antonio Mata, era el Cuarteto Aurelia tocando Piazzolla. Quedé impresionado, de cómo podía sonar el saxofón así. A raíz de eso ya tuve oportunidad de escuchar a Arno en otras grabaciones, y me reafirmé en que ese era el sonido que a mí me gustaba en un saxofón. Y que un día, hará unos diez años, llegue Arno a Córdoba a impartir una masterclass y tengas la oportunidad de tocar con él en concierto, pues imagínate lo que supuso para mí. A raíz de ese concierto, ya surgirían otros tantos así como la ocasión de que Arno interpretara obras mías. Es un sueño cumplido, que un ídolo tuyo, y hoy en día gran amigo, comparta escenario contigo y que además haga música con mayúsculas con lo que has escrito.

Concierto con Arno, tocando mi sonata para saxo alto y piano (1).jpg

SaxRules: Háblanos de tus experiencias en los cursos que hemos mencionado anteriormente.

S.B: Mi experiencia con “Alcosax”  del Dúo Zavasax y con el Curso de Montefrío del Ensemble Squillante es magnífica. Además de ser unos saxofonistas de primer nivel artístico son personas maravillosas, hacen que cada verano sus respectivos cursos sean eventos de relevancia para el mundo del saxofón. El ritmo de los cursos es intenso, pues comprenden clases, ensayos con piano, música de cámara, ensemble, conciertos, ponencias, masterclasses con artistas invitados, etc.; estamos todo el día inmersos en actividades, se aprovecha el tiempo al 100%. Es una oferta artística y pedagógica muy enriquecedora y variada, pero sobre todo hay que resaltar el valor humano, pues tanto los profesores como los alumnos disfrutamos de una convivencia genial en dos pueblos con encanto como son Alcorisa y Montefrío.

16508192_886598804776391_6456832756723930208_n.jpgSaxRules: Háblanos de tus futuros proyectos relacionados con nuestro instrumento.

S.B: Hace unas semanas fijamos ya las fechas para el próximo curso del Ensemble Squillante en Montefrío, en el que probablemente estrenemos otra obra mía escrita para ellos. También tengo en mente escribir una obra que me sugirieron Vincent David y Arno Bornkamp hace un tiempo: un trío para saxofón soprano, saxofón barítono y piano para tocarlo con ellos. Posiblemente lo escriba en este año, aunque ahora estoy inmerso en mi sonata para trompa y piano, mi segunda sonata para flauta y piano, y música para danza. Además, en un futuro no muy lejano también tengo proyectado escribir piezas didácticas para diversos saxofones y combinaciones, así como realizar alguna grabación discográfica de mis obras.

SaxRules: Muchísimas gracias Santiago.