Entrevista a Richard Ducros.

 

image1.JPG

Nuestro entrevistado de hoy ha estrenado obras como: Tadj, Stan, Massäi, Mist y el triple concierto “New-York Concerto” para violonchelo, piano, saxofón y orquesta. Todas son piezas del compositor Christian Lauba, con el que guarda una estrecha amistad.

El New-York Concerto no es la única obra que ha tocado como solista con orquesta. También ha tocado el concierto de Glazounov (con la nueva cadencia editada) y la Rapsodia de Debussy y ha colaborado con las orquestas “Colonnes” de París, Cannes, Bordeaux y  Mulhouse.

Ha participado en la grabación de 5 discos. En uno de ellos comparte autoría junto al cuarteto de cuerdas Casal y  los pianistas Boris Berezovski, Brigitte Engerer e Ivo Janssen. Recientemente ha grabado dos sencillos con las piezas Banjo y Salsa de Christian Lauba.

Estudió saxofón en el Conservatorio de Bordeaux con Marie-Bernardette Charrier y Londeix y a partir de ahí comenzó su labor concertística y esta es su profesión.

Aunque este saxofonista es más conocido por interpretar música contemporánea, ha estudiado jazz y le encanta la música ligera de los años 20. Con esta temática grabó el disco “Au bonheur des dames” con piezas de Rudy Wiedoeft y Jean Matitia.

Hoy entrevistamos a Richard Ducros.

SaxRules: ¿Cómo es la vida de un músico dedicado exclusivamente a dar conciertos?

Richard: No enseñar me permite ser totalmente libre y organizar mi vida sin las limitaciones impuestas por la vida de profesor. Así que tengo la opción de aceptar o rechazar las actuaciones que me proponen teniendo en cuenta únicamente el punto de vista del interés artístico que representan. Pero cuando se es concertista, el hecho de tocar bien y tener conciertos regulares no es suficiente. Debemos estar muy atentos a los cambios en el mundo de la música, la elección del repertorio, conocer a grandes músicos de cualquier estilo y, sobre todo, seguir siendo un artista, no un artesano que repite un repertorio sin interés. No entiendo bien a los artistas que viven de la “creación”. Especialmente cuando estrenos de obras sistemáticos justifican el gasto de dinero de las subvenciones sin tener en cuenta que se debe elegir obras buenas que deben entrar en el repertorio. Es un asunto muy rentable que debilita el repertorio cuando los intérpretes no hacen más elecciones estéticas  y se convierten en los servidores de esta empresa para ganar dinero fácilmente y sin riesgos. Estoy igualmente sorprendido por todos los jóvenes pianistas, violinistas y saxofonistas que dedican su vida a la edad de veinte años, a tocar únicamente el mismo directorio de hace 50 o 250 años ….  y que artísticamente no aportan nada a su siglo.

Hacer conciertos, es tomar decisiones estéticas como lo hacían Clara Schumann y Franz Liszt que sabían elegir a los buenos compositores, y eso sin la ayuda de las subvenciones. Tenían cultura y buen gusto, lo que  es beneficioso para el mantenimiento o la evolución estética de nuestra cultura. El objetivo es preparar al público para aportarle estas emociones, sin demagogia, pero con mayor claridad y sinceridad posible.

En la elección de mi repertorio, yo pienso mucho en el público,  sea culto o no (pero no sólo, por supuesto), pienso en el concierto como un espectáculo completo, pero siempre intentando elevar lo más posible la estética concerniente. Creo que es necesario tener la deferencia con muchas cosas: muchos saxofonistas y  músicos en general piensan que la solución está sólo en la “sinceridad”, “autenticidad” y su placer, y resultados estilísticos o técnicos son insuficientes.
Como muchos saben, yo he trabajado con regularidad durante 20 años con Christian Lauba, quien compuso muchas piezas para mí. Esta colaboración nos permite evitar trabajar solo de nuestro lado (trabajando solo es difícil para mí), pero también para tener un punto de vista externo sobre la pieza que trabajo, sobre una forma de trabajar y muchas otras cosas. Tenemos los mismos gustos artísticos, y por ello se ahorra tiempo.

13653306_1122984374415099_7986724960713042400_o.jpg

Fotografía de Clément Rousseau. http://clementrousseau.wixsite.com/photographe

SaxRules: He oído acerca de tu sala de estudio, ¿ nos puedes contar cómo son tus sesiones de estudio?

Richard: He trabajado duro y definitivamente demasiado hasta la edad de 35 años. Mis días eran todos iguales y se resumían en una cosa: unas cuatro horas al día saxofón, además de otras actividades musicales: producción de los discos, búsqueda de contratos, organización de conciertos … era demasiado!

Afortunadamente, me encontré con un kinesiólogo/terapeuta increíble que me trató. Hoy en día dedico 2h30 a practicar con el saxofón. Yo trabajo con el pianista unos 45 minutos y el resto solo. No hago prácticamente escalas,  las reemplazo por ejercicios y un trabajo de afinación directamente en las piezas. Por supuesto que necesito tomar descansos. Me encontré con muchos concertistas que han vencido casi lo mismo que yo y nuestro tiempo de trabajo es más o menos el mismo, un poco más para los pianistas, pero lo permite el instrumento. La reducción del tiempo de trabajo me permite ser más polivalente, asimilar y retener más rápido, etc … Sólo tengo beneficios.

SaxRules: Cuéntanos acerca de su participación en el musical La Chouette.

12308646_991419437583727_1962513788148099166_n

 

Richard: “El búho” es una comedia de música escrita por Naho y C.Lauba y producida por mí. El proyecto partió de nuestro encuentro con Naho, una actriz y autora absolutamente genial, que nos motivó a trabajar juntos. En la pieza yo soy músico en el escenario junto a dos actores.

Ya hemos hecho cuarenta representaciones  y me divierte enormemente hacer jazz para la ocasión! Puedes escuchar extractos de la música aquí!

Soy productor en el proyecto porque hace muchos años que produzco mis propios discos. Al principio estábamos en Universal Music, pero  decidí crear mi propio sello “Adria” para tener más libertad. Ahora con Christian, también somos productores de espectáculos como nuestra comedia musical “El búho”.

SaxRules: ¿Cuál es tu Set-up?

Richard:

Yanagisawa Soprano boquilla Selmer D

Alto Selmer Mark VII boquilla de metal Selmer C * (para toda la música clásica como de 1920) Vandoren Java cañas verdes

Yamaha Alto boquilla Vandoren al 4 (para la música contemporánea)

Yanagisawa Tenor boquilla Selmer C ** Vandoren Java cañas verdes

Barítono Selmer Super Action 80 Serie II boquilla Selmer S90/180 y cañas  Vandoren.

Como ya sabes, yo toco un montón de música contemporánea y también repertorio de la década de 1920 (Wiedoeft). Desde el comienzo de mi carrera, he diferenciado la sonoridad del clásico (legato, vibrato …) del timbre contemporáneo utilizado en la música no tonal. Solía instintivamente utilizar un material diferente para cada estética. Sin embargo Wiedoeft tocaba con el mismo material que Debussy, Glazunov, Hindemith, etc ….
El fallo de muchos saxofonistas es pensar “saxofón”, “instrumento”, “bello sonido”. Es un error. En mi opinión, hay que pensar en “estilo”, “la intrínseca de la obra”,” Compositor “, al igual que hacen los pianistas y violinistas.

SaxRules: ¿Cuáles son tus futuros proyectos?

Richard: Un nuevo disco dedicado a los estudios Lauba, con novedades como “Bebop” y “Just a song”con pianistas muy famosos con Jean-Frédéric Neuburger y Nathanaël Gouin.
Tengo también el proyecto de grabar videos de calidad a dúo con Christian al piano y música de Jean Matitia.

SaxRules: Sueña y pide un deseo para ti como músico profesional.

Richard: Confieso que he diversificado tanto mi actividad, en las formas de tocar, y he participado en tantos proyectos que me siento “tocado”.
Nunca he fantaseado o soñado en mi vida, más bien he hecho todo lo posible por cumplir mis deseos
“Just a song” es una de las últimas piezas escritas por Christian y este es el tipo de emoción que yo quiero: tener la oportunidad de descubrir una obra espléndida y contribuir a su escritura es absolutamente increíble y gratificante. Grabar este repertorio es tan importante como enlazar los conciertos! Finalmente, conozco las pesadillas que no me gustaría vivir de nuevo: 100 conciertos al año con sus correspondientes vuelos low cost !!
Tengo lo suficiente para vivir y yo no elegí la música para hacer un montón de dinero, hay otros puestos de trabajo para eso. Yo amo apasionadamente mi repertorio y mi instrumento, ¿qué más puedo pedir?

SaxRules: Muchas gracias Richard!