Entrevista a Johan van der Linden

johan_500_pix_proef_0299_med

Para el que no lo conozca, Johan es profesor de saxofón en Artez Conservatorium en Zwolle y en “HKU Utrechts Conservatorium” (Holanda).

En el ámbito pedagógico, tiene editados y a la venta una serie de métodos, escalas y estudios (incluso uno de ellos traducido al español). También tiene una gran cantidad de composiciones propias y arreglos editados.

Ha sido cofundador y componente de uno de los más míticos cuartetos de saxofones de la historia, Aurelia Saxophone Quartet desde 1982 hasta 2013, que fue cuando abandonó la formación para poder dedicarse a otros diferentes proyectos.

Johan es de los músicos que apuestan por la música como un espectáculo muy visual y cuida la puesta en escena al detalle.  Como por ejemplo la entrada de los músicos, la disposición, el decorado, el vestuario, etc, etc. Aquí tenéis un espectacular ejemplo (ojo al video que engancha):

Para más info, esta es su webhttp://www.johanvanderlinden.com/

En esta ocasión, un saxofonista malagueño (Javier Luque) que en la actualidad está realizando un master de interpretación en Holanda,  hará la entrevista a su profesor.

Entrevista:

Javier Luque: Háblanos de cómo nació el cuarteto Aurelia y cuál ha sido el balance de tu paso por esa agrupación.

Johan van der Linden: Éramos jóvenes estudiantes de saxofón en el conservatorio de Ámsterdam con Ed Boogaards (profesor de saxofón en el conservatorio de allí y también de Utrecht). Con él organizábamos muchos ensembles, tocando en muchos cuartetos diferentes entre todos los estudiantes. Hubo unas pruebas de la Joven Orquesta Sinfónica de Holanda para tocar ‘Un Americano en París’ de Gershwin en una gira durante un mes en Italia y necesitaban tres saxofones para ello, pero resultaba que esa pieza solo se tocaba en un solo concierto, con lo que un mes de gira para un solo concierto era un poco absurdo. Entonces la organización consideró invitar a otro saxofonista más y poder formar un cuarteto y aprovechar más el tiempo allí. Entonces Boogaards, nuestro profesor, dijo “quizás el cuarteto más ideal sería este, este, este y este, creo que deberíais tocar juntos”, y eso fue lo que hicimos. Fuimos a Roma y allí empezamos tocando juntos por diversión, sólo por diversión y con ninguna expectativa más que eso, y lo hicimos en Vía Aurelia, donde estaba el hotel en el que nos alojábamos, de ahí el nombre del cuarteto.
Uno de aquellos días el director del festival nos escuchó ensayando y le encantó, y nos dijo que teníamos que dar algún concierto, y así fue. Dos o tres días más tarde fuimos invitados a ello, lo que fue nuestro primer concierto como cuarteto Aurelia, tocamos piezas clásicas como Bozza o Pierné.
Durante nuestra estancia en Italia, en el periódico holandés publicaron una foto nuestra y una pequeña noticia sobre ‘un cuarteto de saxofones holandés dando conciertos en Roma’, y cuando volvimos a casa después de cuatro semanas, estábamos ya en todos los periódicos, incluso tuvimos algunas entrevistas en algunos de ellos, ósea, éramos famosos en Holanda, y ese no era nuestro plan, aunque a partir de ahí seguimos en adelante como un cuarteto serio.
Desde el primer momento que tocamos juntos sentimos una conexión especial, de forma automática y natural. Habíamos tocado en otros muchos cuartetos, muy buenos también, pero este era especial. Queríamos aprender de los cuartetos de cuerda, tocar como ellos, y no había mejor manera de entender ese funcionamiento que tocando repertorio de cuerda. Fuimos el primer cuarteto de saxofones que hicimos transcripciones y arreglos de cuartetos de cuerda para cuarteto de saxofones, como Ravel o Debussy, y recuerdo que nuestros compañeros en otros cuartetos se enfadaron por ello, incluso Jean-Marie Londeix nos llamó muy enfadado diciéndonos que el saxofón tenía un buen repertorio para cuarteto ya como para tener que estar tocando piezas de cuerda, pero la verdad que nos dio un poco igual, queríamos aprender de los cuartetos de cuerda y aparte nos gustaba esa música y era también algo novedoso.
En general el balance tras 30 años muy positivo, especialmente los 10 primeros años, pero 30 años tocando en todos los lugares del mundo, en todo tipo de conciertos y shows, todo tipo de música, muchísimas grabaciones no solo en CD, el aprendizaje, millones de experiencias no solo musicales, y un largo etc… Pero bueno, cada cierto tiempo me gusta replantearme mis proyectos, ver que caminos nuevos puedo tomar, y tras 30 años sentía la necesidad de centrarme en otros proyectos y cerrar esta etapa.

Javier Luque: ¿Cuál es tu set up?

Johan van der Linden:

Soprano Selmer serie III. En cuanto a las boquillas cambio muy a menudo, ahora mismo por ejemplo uso la ‘S90 200’ de Selmer, pero también he usado otros modelos Selmer como ‘S80’ o ‘Concept’, y tambien varios modelos de Vandoren. La abrazadera marca Silverstein y las cañas D’addario del número 4.

Alto SelmerAdolphe Sax Limited Edition’. Al igual que en el soprano, cambio a menudo de boquilla dependiendo la acústica, si es una sala pequeña o una sala grande; y de la música: grupos cámara, solista o en la orquesta. Actualmente para música de cámara uso Selmer ‘Concept’, y cuando toco de solista o en la orquesta que necesito más volumen uso Selmer ‘Soloist C**’. Cañas D’addario y abrazadera Silverstein.

Tenor Selmer Serie II. Aquí suelo usar siempre boquilla Vandoren TL3, cañas D’addario y abrazadera Silverstein.

Baritono Serie III. Boquilla Vandoren BL4, cañas D’addario y abrazadera Silverstein.

Mi set up no es fijo, suelo cambiar mucho, experimentar mucho constantemente tanto con boquillas, tudeles, abrazaderas…

Javier Luque: Quería preguntar si tienes facilidades en tu trabajo como profesor para poder dar muchos conciertos. (lo pregunto porque en España es muy difícil por la rigidez en los horarios de trabajo)

Johan van der Linden: Yo tengo que dar clases, es mi trabajo y por ello me pagan. Tengo que impartir un número de horas a cada estudiante durante el año, 26, 27, 30… depende, pero el centro no comprueba cuando cumplo esas horas. Si estoy fuera durante una semana, o durante dos, recupero esas horas en vacaciones, o bien organizo masterclasses para compensar, de modo que cada alumno en el curso ha cumplido con todas las horas de clase a las que tiene derecho. Pero el horario es libre, es flexible de modo que tengo libertad para hacer tours, conciertos o masterclass. Pero dentro de esa libertad y flexibilidad en el horario hay unos límites, por ejemplo no puedo hacer un tour de dos meses, es un tiempo muy largo y en ese caso tengo que buscar un sustituto y pagarle para que cumpla mi trabajo de dar clases. Pero yo no suelo realizar giras muy largas, siempre suelen ser entre tres días a siete, depende también el sitio, pero nunca más de una semana por lo general, eso lo hacía hace muchos años cuando era más joven.
El conservatorio espera de todos los profesores que toquen en muchos conciertos fuera de la escuela, cuantos más mejor, ya que si un profesor tiene fama fuera del conservatorio en su actividad concertistica, eso lleva a captar más alumnos para el conservatorio a estudiar con él, de otro modo, si nadie los ve dando conciertos, nadie los conoce y por lo tanto no están interesados en estudiar con ellos. El conservatorio no es lo importante, los profesores, que son los que enseñan en el conservatorio, son los importantes, ya que la gente quiere estudiar con los profesores, y da igual el sitio. Si no das conciertos no te expulsan de tu trabajo, pero sí que el director te dice “Eh! ¿Por qué no das conciertos?, deberías dar conciertos”. Sé que en España pasa un poco lo contrario por el sistema, pero eso no es lo correcto, de ese modo los profesores se vuelven vagos, se duermen, ya que no tienen la exigencia de estudiar para tocar en conciertos. Es extraño ver alumnos con un alto nivel y en cambio sus profesores tienen un bajo nivel, hay que cambiar ese sistema.

Javier Luque: Nombra 5 saxofonistas que te hayan influido en tu forma de tocar.

Johan van der Linden: Frederick Hemke, Marcel Mule, Jean-Marie Londeix, Charlie Parker y quizás el más importante para mí que es Paul Desmond. El sonido de Paul Desmond me encanta muchísimo, y de Charlie Parker su técnica. Marcel Mule ha sido el creador de nuestro estilo, todo se basa en la manera que él tenía de tocar aunque ahora se ve muy antiguo, pero fue el que abrió el camino por así decirlo. Jean-Marie Londeix, pude estudiar con él y me influenció bastante, ha sido quien ha expandido mucho el nombre del saxofón y eso se lo debemos todos. Por último Frederick Hemke fue muy importante para mí, el cambió mi manera de tocar, me planteó muchas cuestiones sobre cosas que debería cambiar, no solo técnicas, fue un sabio para mí.
Pero no sólo me han influido estos cinco saxofonistas, también por ejemplo Ryo Noda me gusta mucho, pude trabajar con él, y en general instrumentistas que hacen arreglos, que componen, no solo saxofonistas, sino músicos de todo tipo de estilos y dedicación.

Javier Luque: ¿Cómo ves el ambiente saxofonístico en España?

Johan van der Linden: Veo que la educación (en referencia al saxofón) es muy buena. Se empieza desde muy joven y los estudiantes tienen una técnica y una base muy buena. En Holanda la base no es buena, no existen tantos años de conservatorio y los estudiantes estudian por su cuenta o bien en escuelas de música de no muy buena calidad, y por lo general no suelen tener la exigencia de estudiar diariamente, tocar estudios, escalas… y de tomarse enserio el instrumento, y cuando tienen 18 años y deciden entrar al conservatorio a estudiar seriamente ya es demasiado tarde, así que tengo envidia de España en ese aspecto de la educación musical. Pero por otro lado, veo que en España se olvida algunas veces el tema musical, es decir, los alumnos están acostumbrados a ensayar, ensayar y ensayar, sin pensar musicalmente. No consideran la musicalidad en ese entrenamiento, solo técnica, técnica y técnica. Esto es como el fútbol, puedes tener mucha técnica que te permita jugar en cualquier sitio, pero primero necesitas entender el juego, y en la música esto es entender las emociones, tocar con el corazón y no solo con tu cabeza o tus dedos, esto es lo que veo en España. Pero es fantástico ir a España a dar clases y poder enseñar esto, contar historias sobre música, de que va la música, enseñar música, etc… Me gusta mucho la técnica, pero no se puede olvidar la música.

Javier Luque: Háblanos de tus próximos proyectos

Johan van der Linden: Siempre tengo muchos proyectos que compagino a la vez. Ahora por ejemplo estoy realizando una gira de workshops por toda Holanda con Selmer. Próximamente tengo algunos estrenos de obras para saxofón, ahora en las vacaciones de verano en Vilius y en Trakai (Lituania) estrenaré un concierto para saxofón y orquesta sinfónica y también tocaré el ‘Segundo Concierto’ para saxofón alto y orquesta sinfónica de Henri Kelder, el cual tuve ya tuve la oportunidad de estrenar tambien el pasado mes de noviembre en Polonia. En un par de semanas también estrenaré en Bruselas otra nueva pieza para saxofón soprano y electroacústica. Después de vacaciones, a finales de agosto tengo muchos shows extraños (risas) y toco de solista con una banda muy famosa aquí en Holanda. Aparte como estos años atrás la nueva temporada con ‘Nederlands Blazers Ensemble’, seguir colaborando con la orquesta sinfónica de Rotterdam, dúo Linden-Kelder, etc… Muchos muchos proyectos, ¿Cuántos conciertos puedo dar a lo largo de un año? En torno a los 80 más o menos entre una cosa y otra.

Javier Luque: Sueña y pide un deseo para ti como músico.

Johan van der Linden: Como músico sueño siempre con cuál es el siguiente paso que debo dar. Yo siempre sueño dos cosas, en la música más bonita y el sonido más bonito que existen. Esto no tiene nada que ver con el dinero, con el trabajo, con la fama, no, no tiene nada que ver con eso, simplemente es por mí. Por esa razón siempre estoy comprobando mi sonido, mi mente, mis cañas, etc… Buscando caminos nuevos, a veces me llevan a un mejor sitio y a veces no, pero sirven para aprender siempre, para experimentar nuevas sensaciones sonoras. Para ello también contacto con muchos compositores, para compartir ideas y que escriban la música más bonita posible. Siempre estoy soñando con esto. Aquí en Holanda junto con Arno creo que construimos una nueva idea del saxofón, o más bien la cambiamos, que es parte de ese sueño.

SaxRules: Muchas gracias maestro van der Linden y muchas gracias Javier.