SaxRules.com con Alfonso Lozano

Hoy vamos a entrevistar a un saxofonista de Alginet (Valencia) formado en el Conservatorio de Alicante por Israel Mira. Tras conocer a Marie-Bernadette Charrier y Jean-Marie Londeix le invitaron a unirse a la clase internacional del Conservatorio Nacional de Burdeos, donde se graduó con Premio de Honor de la ciudad de Burdeos, en saxofón, música de cámara y contemporánea. Un año más tarde obtuvo el Diploma de Estado en educación artística.

Becado por el gobierno de Valencia y el Ministerio de Cultura y Comunicación del Estado francés, ha sido ganador de muchos concursos internacionales, junto con el círculo de compositores de la región de Aquitania, incluyendo Etienne Rolin y François Rossé que despertaron en él el gusto por la improvisación.

Realiza colaboraciones con diversas formaciones (Lux-Nox-Mix, Proxima Centauri, “lo imprevisible”) y es invitado por la Sinfónica de Navarra y habitualmente en la Orquesta Nacional de Burdeos Aquitania.

En 2004,  produjo su propia grabación de “DoubleFaze” con la violonchelista Julie Läderach. En 2008, trabajó con el compositor Mauricio Kagel y fue el primer saxofonista en trabajar obras con György Kurtag.

Es profesor de educación artística y director asistente del proyecto ejecutivo de la Escuela Municipal de Música Begles y miembro fundador del Sax College Aquitania.

Es miembro de  la Asociación Temp’ora, de la asociación de saxofonistas de Francia (ASAX.Fr) y del Colectivo de Aquitania para la Promoción de saxofón (CApSax).

Hoy entrevistamos a Alfonso Lozano:

SaxRules: Háblanos de tu paso por Bordeaux, ¿fue un paso determinante para quedarte a trabajar en Francia?

Alfonso Lozano: En 1996 se me presentó la posibilidad de explorar nuevos horizontes, al mismo tiempo que realizaba el curso de graduación en el conservatorio “Oscar Esplà” de Alicante. Empecé a asistir al seminario de música contemporánea que impartía Marie-Bernadette Charrier en Elche. En el verano del 97 conocí personalmente a Jean-Marie Londeix en el Escorial y una semanas después  integraba la clase internacional de saxofón de Burdeos (Francia). Aquí tuve la oportunidad de completar mi formación con un post-grado de perfeccionamiento en el repertorio concertante, camerístico y orquestal para saxofón, tanto neoclásico como contemporáneo.

Aquellos tres años de formación fueron intensos y enriquecedores ya que, además de la experiencia que supuso la inmersión social y cultural, se le agregó el privilegio de convivir y trabajar con un magnífico grupo de profesores, compositores, saxofonistas y demás jóvenes instrumentistas.

Becado por la Generalitat Valenciana y por el Ministerio de Cultura y Comunicación del Estado francés, en el año 2000 obtuve el Premio de Honor de saxofón y de música de cámara contemporánea.

Con la intención de prolongar la aventura, empecé a enseñar en algunas escuelas asociativas, lo que resultó crucial un año más tarde cuando me otorgaron el Diploma de Estado de educación artística.

Además, con la pianista Yoshiko Tominaga y otros compañeros creamos Takloy, ensemble de música de vanguardia a geometría variable del que fui director artístico hasta 2012.  Fue una de las principales razones por las que decidí prolongar mi residencia Francia. Luego se fueron sucediendo las colaboraciones, lenguajes, estilos…  Así es como empezó todo y en eso sigo gravitando todavía 20 años después: de proyecto en proyecto.

SaxRules: ¿En qué consiste el Diploma de Estado de educación artística?, ¿En qué se diferencia el sistema de oposición de Francia al de España?

A.L: Es la acreditación que me habilitaba para ejercer oficialmente dentro del territorio francés. Recordar que, en aquellos tiempos, a las puertas de la nueva Europa, la convalidación de diplomas, los masters y demás requisitos administrativos no eran tarea fácil, a veces resultaban una misión imposible. Por suerte para los jóvenes estudiantes, ya llovió…

En Francia no existen las oposiciones tal como se conocen en España.

Para ejercer la docencia en un conservatorio público francés, se ha de estar inscrito en las listas de aptitudes de la función publica, a las que se accede por concurso. Éste es válido únicamente durante tres años, en los que los aspirantes se presentan a las entrevistas de trabajo que se ofertan a nivel nacional. Son los directores de los centros junto con los responsables de los departamento de recursos humanos los que eligen y forman sus equipos de enseñantes.

El Centro Nacional de la Función Publica Territorial (CNFPT) es el organismo encargado de organizar dichos concursos, y para acceder a ellos se ha de tener el correspondiente Diploma de Estado.

El Diploma de Estado, equivalente de una licenciatura y otorgado por concurso, permite ejercer de profesor en los grados elemental y profesional (grado medio) o de asistente especializado de un profesor de superior.

Para pretender a una titulación superior, es necesario acreditar el Certificado de Aptitudes, al cual se opta por concurso y para el que existe otra lista especifica en el CNFPT.

SaxRules: Haz un balance de tu experiencia docente en Francia.

A.L: En 2009, una vez superadas todas estas pesquisas administrativas, la municipalidad de Bègles, en la periferia de Burdeos, abrió un nuevo puesto de trabajo en el conservatorio municipal, cuya misión principal es la coordinación de los proyectos artístico-pedagógicos de la estructura además de la responsabilidad del aula instrumental.

Mi candidatura fue la elegida y asumí la responsabilidad de articular un nuevo proyecto pedagógico, junto con el equipo de profesores, que se inscribe en el panorama cultural local y en el que se valoran tanto el contenido, como la calidad y la cualidad de las proposiciones artísticas, además de las adquisiciones técnicas y musicales, a nivel individual y colectivo.

En una sociedad competitiva en la que prima el individualismo, el egoísmo y el ostracismo, proponer un sistema de enseñanza en el que ponderan la reflexión, la autonomía, la gestión y la socialización resulta un reto francamente interesante. Se trata de un sistema con el que me siento plenamente identificado y los resultados son verdaderamente sorprendentes.

SaxRules: Eres un músico muy activo, por favor háblanos de tus proyectos actuales: CApSax y “Corrientes” con el que has actuado recientemente en España.

A.L:

CApSax (Colectivo de Aquitania para la Promoción del saxofón) lo formamos cuatro profesores de la región: Marjorie Claver, Helen Lajus, Frédéric Laurent y yo mismo.

En el escenario, CApSax se desenvuelve como un cuarteto de saxofones que defiende un repertorio original, que combinado con algunos juegos escénicos, pretende sorprender a los espectadores, embarcándolos en un viaje a la vez esotérico y entretenido. Para ello nos rodeamos de compositores contemporáneos, una gran variedad de estética, escribimos la trama, y trabajamos el escenario con un escenógrafo.

Las proposiciones son sinceras, con grandes pinceladas de humanidad y mucha humildad, pues ninguno nos pretendemos actores ni comediantes. A mi modo de ver, es un formato realmente divertido y enriquecedor. 

La pedagogía es otro denominador común de este colectivo. En 2014 creamos el Sax Collège Aquitain para promocionar a los jóvenes saxofonistas de la región, en torno a nuestras acciones y proyectos. Esta formación cuenta con 32 saxofonistas y 4 percusionistas, y trabaja con intención de difundir lo más ampliamente posible su repertorio, participando a la vez en la dinámica cultural de la región. 

En todos los eventos que organizamos, procuramos que estos jóvenes artistas (de entre 12 y 22 años de edad) descubran las múltiples facetas de su instrumento, se enfrenten a diferentes enfoques artísticos y se abran a otras culturas. Valga como ejemplo el proyecto entre Araucanía (Chile) y Aquitania (Francia) que se concretará el proximo mes de octubre con una gira por Satiago de Chile, Temuco, Puerto Saavedra, Villarrica (Escuela Papageno) y Valparaiso. Además del intercambio cultural en torno a los diferentes sistemas educativos y la educación artística, el programa musical constará de varios arreglos, dos creaciones y una obra encargada para la ocasión a un compositor contemporáneo chileno. Sin duda una hermosa aventura.

En cuanto a Corrientes, lo que empezó en 2012 como un dúo comprometido con la música sudamericana es ya un cuarteto que tiene como denominador común la pasión, la sensibilidad artística y la fineza de sus músicos.

Corrientes es ante todo una historia de encuentros: en primer lugar el de un guitarrista argentino, el maestro D. Miguel Garau (Buenos Aires, 1957) que me brindó, con extrema generosidad y paciencia, todo lo que fui capaz de asimilar sobre el folklore de América del Sur y el arte de la orquestación. Con él descubrí a Atahualpa Yupanqui, Hermeto Pascoal, Antonio Lauro, Hilda Herrera, Violeta Parra, Mercedes Sousa, el tango de Troilo, la chacarera, la zamba…

A los conciertos en dúo pronto se sucedieron las colaboraciones con otros músicos y grupos, tanto de jazz como de la “world music” o del clásico. Así fue como tuvimos el placer de vernos envueltos en un proyecto de Jazz Latino junto a mi gran amigo cubano, y mejor músico, Luis Felipe Fernández (Camaguey, 1973). Saxofonista talentoso donde los haya, que además toca la flauta y el clarinete como los ángeles. De él aprendí, entre otras muchas cosas, el son cubano y el guaguancó. Buen conocedor de la armonía moderna, a él le confiamos la armonización de nuestros temas personales y con él nos aventuramos en el campo de la improvisación.

Para las percusiones contamos con el portugués José Vicente Da Silva (Nazaret, 1973) y con el francés Gregoire Merleau (Burdeos, 1977), amante de la música brasileña que domina con maestría los ritmos de pandero y cajón.

Estos cuatro músicos con acentos bien distinguidos comparten desde hace mucho tiempo una pasión común: la música de América del Sur. Ellos son la esencia de Corrientes, yo únicamente me puedo atribuir el merito de haberlos reunido… Con ellos, esta apuesta atrevida ofrece una interpretación personal e inédita de las obras de remarcables compositores sudamericanos de todos los tiempos y composiciones propias del grupo. Alternando Chôros brasileños, valses venezolanos y danzas cubanas. El grupo revisita toda la amplitud y la diversidad de un repertorio que enlazan el virtuosismo de un guitarrista sin par y el profundo sentimiento de las sonoridades de los diferentes instrumentos de viento junto con percusiones poli-rítmicas y pegadizas.

DSC_0323.jpeg

SaxRules: Nombra a las 5 personas que más te han influido como saxofonista.

A.L: Me pones en un aprieto… Una selección de tal calibre me es imposible de realizar, por lo que, si te parece bien, me ceñiré únicamente a los saxofonistas que marcaron mi formación. Pero de entrada te digo que son mas de cinco…

  • De Alfonso Lozano Espert, mi abuelo, aprendí que la música era el arte de ordenar sonidos y silencios en el tiempo.
  • Jose Carlos Lujan Artero, hoy profesor del conservatorio de Elda (Valencia), fue desde muy joven mi referente mas cercano, mi hermano mayor, a quien seguir los pasos.
  • De D. Rafael Carcer, quien fuera solista de la banda militar del Maestrazgo n° 3 de Valencia, aprendí que a la música como a los seres queridos, hay que atenderlos, mimarlos y dedicarles tiempo sin esperar nada a cambio.
  • D. Francisco Pérez Aranda, solista de la banda municipal de Sevilla y más tarde profesor del conservatorio de Cullera (Valencia). Me dedicó todo la ternura y grandes dosis de paciencia (bendita adolescencia!) mientras me enseñaba los secretos del sonido y de las cañas.
  • D. Pedro Iturralde Ochoa me hizo siempre soñar.
  • Después de su paso por el Conservatorio de Valencia, Israel Mira Chorro supo devolverme la motivación y la confianza (los compañeros del conservatorio de Alicante se encargaron de hacer el resto);
  • Marie-Bernadette Charrier le debo mucho, pero sobre todo el haberme advertido que tenía que prepararme para dormir tranquilo la noche en que dejé de ser estudiante y a la mañana siguiente aterricé en la jungla del mundo profesional… aunque, haciendo honor a la verdad, no conseguí pegar ojo.
  • De Jean-Marie Londeix me quedo con la generosidad, la integridad y la altura de sus convicciones.

SaxRules: Tu momento musical más dulce.

A.L: A lo largo de estos años, he vivido momentos musicales maravillosos con artistas extraordinarios de los que hago mención con nombres propios, salas, concursos, festivales internacionales, incluso obras, en mi pagina web 

Cualquier ocasión de subirme a un escenario es un privilegio. Pero el momento musical mas dulce lo vivo todos los días, en mi estudio, trabajando los saxofones, soñando frente a las partituras. Soy adepto a olvidar rápidamente el pasado y a no pensar en el futuro. Me gusta vivir plenamente el presente; procuro hacer una sola cosa a la vez y no mas de tres por día, trato de identificar lo esencial y de eliminar el resto o posponerlo tanto como me sea posible, aunque raramente lo consigo (risas). En cualquier caso, para mi, y lo digo con toda franqueza, lo verdaderamente importante es simplemente vivir y poder disfrutar de esta pasión.

SaxRules: Set up.

A.L:

  • Saxofón soprano Yanagisawa 992 Bronce, boquilla Vandoren SL3 y/o SL5,  cañas Vandoren  V12 n°3 y/o V12 n° 2 ½
  • Saxofón alto Yanagisawa W020 Bronce, boquilla Vandoren AL5 con cañas Vandoren V21 n°2 1/2 ; boquilla Vandoren A5M con cañas Vandoren n°2
  • Saxofón Tenor Yanagisawa W020 Bronce, boquilla Vandoren T20 con cañas Vandoren n° 3½; boquilla Lebayle 7 metal con cañas Vandoren Java n°2 
  • Saxofón barítono Yanagisawa 992 Bronce, boquilla Vandoren BL4 con cañas Vandoren n° 3 y boquilla Vandoren BL3 con cañas n° 3 ½.

SaxRules: Proyectos futuros. Háblanos de Aliaga Project.

A.L: « Aliaga Project es una verdadera oda a la amistad, un llanto íntimo y fraternal dedicado a aquellos seres queridos a los que se ama porque sí, sin otra motivación que la afinidad, el respeto, la tolerancia, lo vivido y sobre todo, el entendimiento. »

El destino quiso que en el verano de 2012 el periplo de uno de mis seres queridos llegase precipitadamente a su fin a orillas de una hermosa ciudad bañada por el mar Mediterráneo.  La pérdida de este embajador de la libertad que aprendió a viajar ligero y a vivir justo con lo necesario me marcó casi tanto como su forma de vivir.

Allí, sentados en el pequeño muelle de Biblos, cerca de Beirut, mientras escuchábamos el canto de aquellas sirenas libanesas acompañado por acordeones y guitarras en lo que fue un hermoso e inolvidable “hasta pronto”, me prometí  a mí mismo que llegado el momento pondría una piedra en mi camino que llevara escrito su nombre, en conmemoración y agradecimiento.

Ahora ha llegado por fin ese momento… Pero me vas a permitir que no desvele nada más por ahora. Soy también un poco supersticioso… Únicamente diré que cuece a fuego lento un fuerte repertorio de emociones con el que pronto trataremos de complacer a los soñadores adeptos a las mas ricas sonoridades y a los oyentes más exigentes.

SaxRules: Muchísimas gracias Alfonso!!