SaxRules.com Carmen Carrasco

Hoy vamos a entrevistar a una saxofonista de Consuegra (Toledo) que aunque no suela comentarlo y como curiosidad te informo de que fue la primera mujer en aprobar las oposiciones a profesor de saxofón de España.

Ella vivió una época en la que no todo era tan sencillo como ahora en cuanto a posibilidades de estudio, ya que muchos de los profesores de saxofón eran titulados en clarinete y los grandes profesores de Francia no venían a España como lo hacen en la actualidad de manera habitual.

Ella forma parte de las primeras generaciones de grandes profesores influenciados por la forma de trabajar de Manuel Miján y J.M. Londeix.

Hoy entrevistaremos a Carmen Carrasco, profesora del CPM de Getafe (Madrid).

SaxRules: Inicios en el saxofón y formación posterior.

Carmen: Desde niña me llamaba mucho la atención escuchar a la banda de música de mi pueblo, según me cuentan pedía una y otra vez que ¨me apuntaran¨ a la banda y un día mi abuelo paterno me llevó y me apuntó. Cada vez que oía la banda, salía corriendo a escucharla.

Ahí empezó mi andadura con la música y con el saxofón porque desde el principio fue el instrumento que el director me asignó; un saxofón tenor, que cuando llegué a casa, mi madre recuerdo que me dijo: ¨hija, ¿no había algo mayor? ¨.

Mis comienzos no fueron fáciles, pruebas, cursos de iniciación al solfeo, a Toledo a exámenes libres y después a Manzanares matriculada por 1º vez en saxofón, con un clarinetista, D. Miguel Lozano de la Banda de la Policía Nacional de Madrid, del que guardo un especial recuerdo, con el que pasado un año les dijo a mis padres que él ya no podía enseñarme más, que iba muy rápida y necesitaba ponerme en manos de un especialista de saxofón. (Hablo de los años 1979/1980).

Así que el director de entonces de la Banda D. José R. Monreal dijo conocer el hermano de un tal ¨Manuel Miján¨,  y mis padres hablaron con él y de esta forma pudieron contactar con él, para a ir cada cierto tiempo a clases particulares desde mi pueblo (Consuegra) 130 km. Un gasto considerable, más luego la clase, etc…etc.. Un gran esfuerzo para la familia.

Así estuve otra larga temporada, hasta que se forma una Academia de Música en Consuegra y vino como profesor de saxofón D. Manuel Miján, lo cual fue una gran noticia y así trabajé todo mi Grado Profesional, presentándome posteriormente a Madrid a todos los exámenes libres de todas las asignaturas, exámenes, por cierto, que hay que decir nada fáciles para los alumnos que nos preparábamos como libres y no oficiales.

Muchas horas de estudio semanales, incluidos los sábados con las clases de las asignaturas teórico-prácticas, como armonía y compatibilizando con mis estudios de la entonces B.U.P. (ahora parece que esto es una novedad para las nuevas generaciones y el agobio antes también lo teníamos, es más, ahora cuentan con muchas más facilidades gracias a las tecnologías y a avances de todo tipo). Eso ya lo vivíamos también los de aquella generación, pero con mucho más esfuerzo y sacrificio, me atrevo humildemente a decir.

Acabé  mi B.U.P.  y mi C.O.U. y mi selectividad. También mi Enseñanza al entonces Grado Medio (Plan 66).

Se iniciaba una nueva etapa para mi vida y mi futuro, tenía que tomar una decisión sobre la continuidad de mis estudios: Estudios Universitarios o Estudios Superiores Musicales.

Los profesores del instituto hablaron con mis padres y le decían la temida frase tan escuchada por aquellos años y aún hoy en día: “No puede hacer sólo Música, tiene que hacer una carrera, es muy valiosa para los estudios”. Y por otro lado, D. Manuel Miján les decía: “Tiene que seguir con la música y hacer los Estudios Superiores”. Eso suponía irme a Murcia que es donde él estaba de Catedrático y donde mis queridísimos compañeros y amigos Vicente Toldos y Jesús Librado se iban a trasladar a realizar el Superior con él.

Pero yo era muy jovencita, menor de edad y marcharme a Murcia me suponía un gran esfuerzo puesto que no es como ahora. Si me iba, me iba a una residencia a vivir, condición de mis padres y en fin … me dolió muchísimo no seguir con mi profesor a nivel oficial en Murcia pero decidí quedarme en Madrid y sacarlo ahí, sin abandonar a mi profesor Miján, como yo lo llamo siempre. Era demasiado jovencita para aquella andadura, tal vez, y como sabía que a él lo iba a mantener en la Academia de Consuegra, decidí marchar a Madrid y a hacer la carrera de música. Esa fue mi decisión.

Mi profesor oficial iba a ser D. Pedro Iturralde y en la Academia D. Manuel Miján, yo creo que finalmente salí ganando. Ambos maestros sabían de mi situación, de que iba a trabajar con ambos semanalmente y jamás tuve ningún problema por parte de ninguno. Por lo tanto, me sentí la personita más feliz del mundo y con una tranquilidad extraordinaria de poder estar con los dos.

Así terminé mi grado superior, frente a un tribunal de lo mejor del momento en diversas asignaturas en el RCSM de Madrid con la calificación de sobresaliente.

En aquellos años tuve la oportunidad también de conocer y dar clase con Daniel Defayet y Serge Bichon, entre otros, como alumna de dicho centro.

Posteriormente, ya un poco más mayor en edad y conocimientos, pensé marchar a Burdeos con D. Jean Marie Londeix para continuar mis estudios, pero surgió un proyecto maravilloso, creado y solicitado por D. Manuel Miján que consiguió traer al MAESTRO  a España una vez al mes durante cinco o seis años, no recuerdo bien, un fin de semana completo para recibir sus clases. Claro, eran seleccionados los alumnos con un perfil específico de grandes alumnos a nivel nacional. Incluso algunos ya eran profesionales, por lo que la selección no era nada fácil. Yo fui invitada como oyente en su primer año y en la primera baja que se realizó de uno de los alumnos activos, fui invitada a participar de forma activa. Así lo hice hasta el final de todas las temporadas que tuvimos la gran suerte de trabajar con el Maestro Londeix. Quisiera nombrar grandes compañeros con los que tuve el placer de compartir todos aquellos años tantos fines de semanas cargados de experiencias, sabiduría, empatía entre todos, respeto, apoyo, ayuda, etc…..empezaré haciéndolo por el propio D. Manuel Miján, que era uno alumno más, Ángel Luís de la Rosa, Rogelio Gil, Vicente Toldos, Jesús Librado, Ricardo Bofill, Roque Baños, Josetxo Silguero, Miguel Garrido Aldomar, Andrés Gomis, José Antonio Santos, Juan José Martín- Tadeo, Bernardo Alcázar, etc. Disculpad a los que no nombre, los años hacen estragos. Entre todos ellos yo era la única chica y muy jovencita. Entre todos me cuidaban, me mimaban con un cariño muy especial, de ahí la gran amistad que me une a todos ellos a día de hoy.

Fue otra etapa muy dura, no fácil, de mucho esfuerzo, muchísimo, muchísima exigencia, muchos conceptos, mucho aprendizaje, pero maravillosa y muy muy enriquecedora. Estaré siempre tremendamente agradecida por haber tenido la oportunidad de formar parte de aquel gran equipo de personas y profesionales.

SaxRules: Fuiste la primera saxofonista mujer en aprobar unas oposiciones a profesor de saxofón en España. ¿Cómo valoras la evolución de la presencia de la mujer en el mundo del saxofón actual desde entonces?

Carmen: Así es, ¿cómo te has enterado?

SaxRules: Tengo muy buenos contactos 😉

Carmen: Pues no suelo decirlo … ahora que me hago  mayor, quizá, empiezo a darle más valor a dicho hecho, que realmente, si es importante, al menos para mí, jiji…

Mientras estudiaba con D. Jean Marie Londeix había que ir pensando también en un futuro laboral y me presenté a unas pruebas en Zaragoza que sacaron dos plazas para un curso académico, una para el Conservatorio Superior y otra para Tarazona, con la gran suerte de superar dicha prueba y me asignaron el primer puesto. Me concedieron la de Profesor Catedrático interino en el Conservatorio Superior de Música de Zaragoza, hoy el Conservatorio Superior de Música de Aragón. Y allí, a mis 20/21 añitos me fui a trabajar, siendo aquel mi primer destino. Llena de ilusión y a la vez de incertidumbre, me embarqué en la docencia todo lo mejor que pude y me encantó. Conservatorio estupendo, compañeros magníficos, experiencia maravillosa.

Y desde ahí di el salto a prepararme oposiciones convocadas por el MEC (Ministerio de Educación y Cultura) y de la Junta de Andalucía.

Después de dos largos años de estudio y preparación tanto de Programa con el Saxofón, como el Temario, que entonces la mayoría era en inglés y francés y no había tantas tecnologías o ninguna, llevaron un grandísimo trabajo, me presenté a ambas comunidades y después del gran sacrificio, esfuerzo y estudio   realizado durante este tiempo, tuve el honor de aprobar en ambos territorios. En territorio MEC la plaza por la que opté era Castilla-León (Salamanca) y en Andalucía, Córdoba solicité porque quedé el número 1 en listas  (de 8 plazas vacantes, aprobamos cuatro aspirantes nada más).

Como ya digo, no le he dado gran relevancia al hecho de ser la primera mujer que aprobara las oposiciones, aunque sí me lo recuerdan muchos compañeros y eso me halaga. ¡Le doy siempre mucho más valor al gran esfuerzo aportado y a la lucha por conseguir mis sueños, y de eso si estoy muy orgullosa, porque luché y seguiré luchando siempre por lo que creo, por lo que quiero y por aquello que amo, que es mi profesión y mi especialidad, el Saxofón!

Creo que la evolución de la mujer en estos años ha sido muy notable y satisfactoria con grandísimas profesionales en todos los ámbitos, concertísticos como pedagógicos, tanto a nivel nacional como internacional.

Ver que cada vez hay más igualdad en todos los ámbitos es muy positivo y enriquecedor, se va equilibrando poco a poco, pero aún así, sigue predominando más el sexo masculino, creo yo. Habría que hacer un estudio muy específico y ver cuál es la razón, porque en las aulas hay de todo, al menos en la mía, a veces han predominado las chicas, jaja…, pero por ejemplo en mi caso particular como profesora de alumnos que han continuado sus estudios superiores, con titulación Superior, Máster y, algunos ya profesionales, etc…, podría hacer un recuento más o menos y diría que habrían llegado a grandes metas , tres/cuatro alumnas frente, al menos,  unos 12/13 chicos.

Aún queda bastante por hacer ¡!

SaxRules: Háblanos de tu experiencia docente en Salamanca, Getafe y la UAX.

Carmen: Sobre mi experiencia docente, tengo que añadir como mi primer destino y bautizo de profesora el Conservatorio Superior de Música de Zaragoza, que no quiero que quede en el olvido, porque para mí fue una experiencia maravillosa.

En Salamanca, terminé de formarme como adulto en todos los ámbitos de la palabra, tanto personales como profesionales, donde además fui vicedirectora del Centro durante varios años.

Primeros alumnos que terminan su formación, prosiguen estudios superiores y hoy son grandes saxofonistas. Primeras recompensas y satisfacciones.

En la UAX mis mejores recuerdos y experiencias han sido en las ediciones donde he participado como profesora de Forum Musikae, en los cursos internacionales de verano.

Y en Getafe, mi actual casa, estoy feliz, contenta, con grandes alumnos que comprenden mi forma de trabajar, acompañada y escoltada por un equipo directivo y de profesores que hacen fácil nuestro trabajo y por supuesto, en mi equipo, esos padres que, junto a mí y con su apoyo y colaboración, intentamos sacar lo mejor de cada alumno a lo largo de su extensa formación elemental y profesional en el Conservatorio de Getafe.

SaxRules: Nombra a las 5 personas que más te han influido como músico/profesor/persona.

  • 1 y 2.- Mis padres
  • 3.- D. Manuel Miján
  • 4.- D. Jean Marie Londeix
  • 5.- D. Pedro Iturralde

Todos y cada uno de ellos, cada uno en su faceta y en su lugar y tiempo, han hecho de mí la persona que soy, como músico/profesora/persona.

Claro está, que a lo largo de mi vida, otras muchas personas han influido también a ello y a todos los niveles, resto de mi familia, amigos, compañeros, mis queridísimos alumnos y por supuesto mi marido y mis hijas a los que adoro.

Cada segundo intento ser, lo primero, mejor persona, y así poder ser mejor profesora y mejor músico. Intento estar abierta al aprendizaje en general de todo lo que la vida nos aporta, porque nunca se acaba de aprender, pero hay que estar abierto a ello, desde la humildad, la honestidad y las ganas por evolucionar.

SaxRules: ¿Cuál ha sido tu momento más dulce en la música?

Carmen: Gracias a Dios, diría que muchos:

De estudiante, desde que entré en la Banda Municipal de mi pueblo ya era dulce cada ensayo, cada concierto, cada “solo”, etc.

Estudiar con los profesores más célebres y de mayor referencia en el mundo saxofonístico de aquella época,  fueron grandes momentos también para mí.

Tocar con orquesta:

Orquesta de Castilla La Mancha, Orquesta de RTVE, Orquesta Sinfónica de Madrid, Orquesta Sinfónica de Sevilla, Orquesta Filarmónica de España…

Tocar en Bandas Sinfónicas, bajo la dirección de mi marido y en grupos de cámara con mi marido y mis hijas.

Anecdóticamente, jiji…otro momento de especial dulzura y cariño es cuando toco el Ave María de Schubert en ceremonias familiares, a petición de mi madre !Soy feliz y la hago feliz! 😉

Y por supuesto, los momentos más dulces como profesora, son los que me aportan mis alumnos, con sus logros, sus avances, su humanidad, su compañerismo, su esfuerzo. Todos y cada uno de ellos. Cada uno a su nivel y con sus expectativas. Mis alumnos son, los que me aportan los mejores recursos para desarrollar mi profesión, me encanta la docencia, amo la educación y a las personas. Eso es lo  que a diario y en cada clase y cada momento vivo con y por la música.

SaxRules: ¿Cómo surge el hecho de ingresar en Emoá Quartet?

Carmen: En el curso académico 2016/2017 en el Conservatorio Profesional de Música de Getafe, como profesora de Saxofón y de Música de Cámara decido formar un cuarteto para esta asignatura, Música de Cámara. En dicho curso académico, formo dos agrupaciones y para una de ellas, planteo la colaboración de una ex-alumna que aceptó encantadísima y con muchísima ilusión.

El cuarteto empezó a funcionar como por arte de magia como si de cuatro compañeros y/o amigos de toda la vida se tratase, con una sintonía y una forma de hacer música extraordinaria.

Al ver los grandes resultados, clase tras clase,  les propuse ir al Concurso de Música de Cámara que cada año organiza el Conservatorio Profesional de Música de Getafe. Al finalizar el concurso obtienen el Primer Premio en su Modalidad.

Igualmente al finalizar el curso académico lo hacen con la calificación máxima de Sobresaliente y Matrícula de honor.

A partir de ahí, deciden continuar su andadura como Cuarteto estable, al que, para el concurso ya bautizaron como EMOÁ QUARTET y así ha seguido trabajando, dando conciertos y evolucionando como grupo hasta el día de hoy.

Al inicio del curso 2018/2019, una de sus componentes, por motivos personales y académicos, les comunica que no puede continuar en la formación y EMOÁ QUARTET me  invitó a incorporarme a dicha agrupación. No dudé en aceptar dicha solicitud, orgullosa de mis alumnos y promovida por una gran ilusión de ser un músico más de los cuatro y, compartir  aquello que tanto amo con grandes músicos, como ya son a día de hoy, mis alumnos/as y ex alumnos/a, miembros de dicho cuarteto.

Con estas nuevas vivencias, nuevos cambios y ganas intensas de trabajar y hacer música, se presenta el actual grupo EMOÁ QUARTET, para disfrutar y hacer disfrutar de la música, que para nuestro cuarteto es sin ninguna duda, LA BELLEZA DEL ALMA.

  • Saxofón Soprano –   Álvaro Rodríguez Cabezas
  • Saxofón Alto –     Mª Carmen Carrasco Dorado
  • Saxofón Tenor –     Esther Fernández Gutiérrez
  • Saxofón Barítono –  Marina Durán Pérez

SaxRules: Próximos proyectos.

Carmen: Como a lo largo de esta entrevista he dicho en alguna ocasión ya, gran proyecto  de cada día, es ser cada vez, mejor ser humano, para poder seguir aportando a mi profesión buenos valores y luchar para que vayan saliendo del mi aula B3, grandes profesionales en el mundo del Saxofón.

Seguir  también con mis cursos de verano, algunas máster class que están en trámite, bastantes conciertos y participación en festivales con EMOÁ QUARTET que iremos anunciando, y, especialmente, a seguir creyendo en la Música como medio de dialogo mundial donde todos hablamos el mismo lenguaje, tanto al interpretar como al escuchar y ahondar en lo más profundo de nuestro individuo para ser capaces de hacer un mundo mejor desde cada uno de nosotros.

Muchísimas gracias Rafa, por interesarte por mí y proponerme la entrevista. Te estoy muy agradecida. Un abrazo inmenso y gracias por la labor de difusión que haces de nuestro instrumento.

SaxRules: Muchísimas gracias a ti Carmen.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.