10295484_765023146851261_7023260313505325987_o

Photo by Eric van Nieuwland

El entrevistado de hoy conoce de primera mano la problemática de los músicos al viajar en avión con el instrumento.

Es un referente como especialista en saxofón barítono, habiendo estrenado más de una treintena de obras para dicho instrumento.

Pertenece a la Association Bar&Co, colabora con el Baritone Institute holandés y ha sacado un discazo en solitario llamado Believer.

Este saxofonista catalán se define como un músico implicado con la música de su tiempo y siempre abierto a nuevas experiencias artísticas. (Esta es su web)

Es uno de los 11 artistas españoles de la Casa Selmer (París) y también de D’Addario Woodwinds.

Hoy tenemos la suerte de poder contar con Joan Martí Frasquier:

SaxRules:  Elegiste el barítono o el barítono te eligió a ti. Cuéntanos tu historia con tu instrumento.

Joan Martí-Frasquier: Creo que tendría unos 16 años la primera vez que lo vi y lo escuché: me fascinó su forma y me cautivó su sonido. Yo era el alto 1º de la banda de l’Agrupació Musical Rapitenca (La Ràpita, Tarragona, donde empecé mis estudios musicales) y no dudé en pedir al director que me dejara estudiarlo y, cuando hubiera la ocasión, tocarlo en la banda. Más adelante, esto me llevaría a ir “de bolos” con muchas bandas de música.

Al poco tiempo, formamos un quinteto de viento con mis compañeros de la banda (yo tocaba el papel de fagot con el barítono) y esto me permitió tocar mucha música de cámara original de compositores como Hindemith, Arnold, Reicha, Lees, etc.

También tuve mi época de música moderna tocando el barítono en algunas big-bands  y sobretodo en un trío con clarinete y batería, haciendo versiones de todo tipo.

Después de colaborar con diversos cuartetos, donde descubrí el repertorio camerístico original para este instrumento, durante mis estudios en el conservatorio superior de Barcelona fundamos SAX 3+1 y, desde 1994 hasta prácticamente nuestros días, fue cuando disfruté al máximo del barítono tocando las grandes obras del repertorio: Pierné, Desenclos, Gotkowsky, Ventas, etc.

También lo utilicé frecuentemente en Sigma Trio (flautas, clarinetes y saxofones) y en diferentes ensembles de música contemporánea, alternándolo con otros saxofones.

El momento clave en mi evolución como baritonista fue la participación en todas las ediciones de los Rencontres Internationales autour du Saxophone Baryton en Ambazac (Francia) donde tuve la suerte de compartir conocimientos y muy buenos momentos con muchos compositores y baritonistas europeos, especialmente con Eric Devallon (Q.E.P.D.) y Damien Royannais. Esto me motivó a emprender mi carrera en solitario como especialista de barítono hasta ahora.

SaxRules: Cuéntanos tu experiencia de estudios en Francia.

Joan Martí-Frasquier: Conocer a Christophe Bois, alto del cuarteto Diastema, en los cursos de verano de La Unió Filharmònica de Amposta (Tarragona) durante el final de mis estudios en Barcelona fue mi salvación musical. Enseguida le pedí ir a estudiar con él a Bourges y así inicié una etapa de tres años en Francia muy enriquecedora, no sólo musicalmente.

Estuve dos años en la Ecole Nationale de Musique de Bourges, donde obtuve una Mention Très Bien à l’Unanimité en superior de saxofón y un Premier Prix Régional à l’Unanimité en ciclo de perfecccionamiento, viviendo muchas experiencias dentro y fuera del conservatorio (Orchestre d’Harmonie Jeneuse Régional, etc). Con Christophe trabajé principalmente el saxofón alto y la interpretación de repertorio “clásico” del instrumento y transcripciones, incidiendo siempre en la belleza y la proyección del sonido y en la naturalidad del fraseo. Él me ayudó muchísimo a integrarme en el ambiente musical de la región y de allí surgió una gran amistad que aún perdura.

El tercer año lo pasé estudiando en el Conservatoire National de Région de Montpellier con Philippe Braquart, tenor de Diastema. Aquel año participé en numerosos proyectos de música de cámara (obtuve una MTB à l’Unanimité avec les Félicitations du Jury con un trío de viento) y moderna (big band del CNR, dirigida por el mismo Philippe). Con Philippe afiancé la técnica del instrumento, trabajé mucho repertorio del siglo XX (junto a los “inevitables” Paganinis), el tenor (sus indicaciones fueron muy útiles para el barítono) y el bajo en el ensemble. De él guardaré siempre su clarividencia, su mentalidad abierta y agradeceré siempre su confianza en mi.
Posteriormente, a propósito de los rencontres de Ambazac, tuve la suerte de cursar durante un año el Cycle Perfectionnement de saxofón barítono en el Conservatoire à Rayonnement Régional de Limoges con Damien Royannais, mi primer y único profesor especialista de este instrumento. Damien consolidó mi técnica y compartimos largas y profundas charlas sobre el valor de la interpretación musical. Con él tuve la oportunidad de trabajar mucho en cuarteto de barítonos, una agrupación camerística sorprendente.

SaxRules: ¿Qué compañía nos recomiendas para volar con nuestro barítono en cabina?

Joan Martí-Frasquier: Volar con el barítono no es fácil ni barato. Hasta no hace mucho tiempo, las compañías aéreas solían ser tolerantes y te dejaban llevar y recoger el barítono en mano hasta el mismo avión (evitando así que pasara por las cintas y operarios) o llevarlo en cabina en una zona especial, los compartimentos sobre los asientos o incluso en los asientos si el avión no iba lleno. En la actualidad, la única opción que conozco es pagar un extra-seat: sale un poco más barato que un asiento normal pero al menos el instrumento viaja a tu lado. ¿Compañía aérea para viajar? Cualquiera menos Ryanair: el trato que dan a los viajeros y a los instrumentos es denigrante.

SaxRules: ¿Cuál es tu set up?

Joan Martí-Frasquier:

Como decías en la introducción, toco con instrumentos Selmer y cañas D’Addario. Me gusta la personalidad, calidad y confort de estos instrumentos y accesorios.

Mi set-up fijo es un barítono Selmer SIII Goldmessing con tudel plaqué-or y arnés BG estandard.
Dependiendo del repertorio, toco con diferentes prototipos de abrazaderas Chono-Sax (Sax-On, Barcelona), con una boquilla Vandoren B27 y cañas Reserve de D’Addario Woodwinds (anteriormente Rico) del 3.5 o con boquilla Vandoren B75 y cañas Rico Select Jazz 2H y 3S.

SaxRules: Háblanos de tu reciente colaboración con el Baritone Institute holandés y de la Association Bar&Co.

Joan Martí-Frasquier: El Baritone Institute es un encuentro periódico e itinerante (normalmente asociado a algún festival de saxofón) especializado en el barítono en el que se dan masteclasses y workshops tanto individuales como de música de cámara y en los que se organizan conciertos de diferentes estilos musicales y en diferentes agrupaciones con todos los participantes. La idea de este proyecto la tuvieron hace unos años dos saxofonistas holandeses: Jan Menu, baritonista de jazz reconocido internacionalmente, y Niels Bijl, alto del cuarteto Aurelia y co-fundador de The Four Baritones.

Aprovechando el 17º Congreso Mundial del Saxofón de Estrasburgo (SaxOpen), me invitaron a participar como profesor y pasé unos días fantásticos trabajando ellos, el australiano Jay Byrnes y la baritonista funk holandesa Tini Thomsen, con alumnos de diferentes edades y procedencia.

La Association Bar&Co se creó en 2008 y yo entré a formar parte de ella en 2010. Esta asociación, creada for Eric Devallon y Damien Royannais para desarrollar y difundir la presencia del saxofón barítono en la música clásica/contemporánea, con dos líneas de acción:

  • Rencontres Internationales autour du Saxophone Baryton en Ambazac (Francia): celebrados entre 2008 y 2011, se estrenaron más de 20 obras y participaron grandes intérpretes del instrumento como Willem van Merwijk (cuarteto Aurelia), Gilles Tressos (cuarteto Habanera), Hugo Schmidt y Thomas Barthélemy (ensemble Squillante) y compositores como Christian Lauba, Sixto Herrero, Sergio Fidemraizer, Dominique Soulat, etc.
  •  Editions Bar&Co: la única editorial musical del mundo especializada en repertorio para saxofón barítono y que, a pesar de las vicisitudes de los últimos años, continúa ampliando su catálogo de obras desde solo a grupos de barítonos.

SaxRules: Saxofonistas que te han marcado como músico o como persona.

Joan Martí-Frasquier: Es una pregunta muy difícil de responder porque no ha habido sólo saxofonistas entre la gente que me ha marcado como músico.

Además de lo que he aprendido con mis profesores principales y con mis amigos de grupo (especialmente SAX 3+1 ), también he valorado mucho las observaciones que me han dado y las experiencias que he tenido con intérpretes de otros instrumentos, incluso fuera del ámbito de la música clásica/contemporánea. El instrumento es un medio, no un fin.

Otra parte muy importante de mi formación la he tenido escuchando todo tipo de música (he sido siempre un gran devorador de cassettes, discos, CDs, booklets, prensa, libros…) y asistiendo a conciertos y a manifestaciones artísticas de todo tipo. La curiosidad por las cosas y la capacidad para relacionarlas entre sí es lo que me ha hecho aprender y avanzar.

Como persona, me han marcado mi familia, mis amigos (músicos y no-músicos), mis profesores (de música y también en el instituto y universidad). Lo importante es tener una actitid positiva en la vida y tratar de mejorar cada día.

SaxRules: Háblanos de tus futuros proyectos.

Joan Martí-Frasquier: La temporada 2016-17 se presenta muy interesante, aunque no suelo hablar de mis proyectos hasta que no están consolidados (y menos aún, con la actual crisis económica y de valores que provoca la caída de tantos proyectos artísticos antes de que salgan a la luz). Aunque ya lo anunciaré en mis redes sociales y página web pero, por ahora, “hasta aquí puedo leer”:

– Grabación de un nuevo disco en solitario. Siguiendo la idea de BELIEVER  voy a grabar obras a solo y con electrónicas de diferentes estilos de música contemporánea.

-Diversos estrenos de obras para saxofón barítono solo y electrónica de varios compositores de diferentes países.

-Organización de un Baritone Institute en 2017 en algún lugar no muy lejano…
-Publicación de varios posts relacionados con el repertorio para saxofón barítono en el blog de mi página web. También tengo previsto colgar nuevos audios y posiblemente algún vídeo.

SaxRules: Sueña y piensa un deseo para ti como profesional de la música.

Joan Martí-Frasquier: En un mundo laboral que tiende cada vez más a la especialización, lo propio sería que en las enseñanzas superiores de saxofón hubiera paridad en los especialistas del instrumento. Si no, al menos, entre saxofones agudos (sopranino, soprano y alto) y graves (tenor, barítono y bajo). En mi opinión, el alto y el soprano están excesivamente mediatizados y parece que no hay lugar para los otros dos saxofones del cuarteto.

Otro sueño. Los centros de enseñanza musical deberían ser más flexibles con aquellos profesores que llevan una vida artística activa. En muchos casos, se producen muchos beneficios en dos direcciones: por un lado, los profesores transmiten mejor sus conocimientos y experiencias en las aulas y, por otro, los centros también ganan cualitativamente con la proyección externa que generan sus profesores.

El último. Los programadores de festivales y ciclos de música tendrían que ser más valientes y apostar decididamente por formatos más de acuerdo con las estéticas de nuestros días. Los “conciertos” de “música clásica” atraerían a nuevo público, muchos de ellos cansados de los mismos estereotipos, y quizás permitiría que los saxofonistas pudiéramos tocar nuestro repertorio original sin complejos.

Para acabar, quiero agradecerte esta entrevista y felicitarte por la labor a favor del saxofón que estás llevando en la web de Sax Rules.

SaxRules: Muchas gracias Joan.