625523_172557102951970_6619442_n

El ciudad realeño al que entrevistaremos hoy tiene un compromiso evidente con la docencia y la investigación.

Este excelente saxofonista y profesor ha publicado los siguientes libros y métodos:

El siglo XX y el saxofón, escalas arpegios e intervalos, Historia del vibrato. Aplicación práctica en el saxofón, Repertorio de saxofón 1. Análisis y estudio de las obras más representativas y Repertorio de saxofón 2. Análisis y estudio de las obras más representativas y Colección de libros para grado elemental: Mi amigo el saxofón.

En el ámbito musical hay que destacar su participación en uno de los cuartetos de saxofones míticos de España. El cuarteto Itálica. Su pertenencia al mismo coincidió con la mayor etapa de expansión. En ese momento coincidió nada menos que con José Antonio Santos (fundador), Miguel Romero y Antonio Torres.

12694731_10208818817968855_6265470547513292840_o

Foto de archivo cortesía de José Antonio Santos.

Una foto histórica de esa época (octubre de 1994) en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Un evento entorno a la figura de Adolphe Sax en el que participó Itálica interpretando INTER-RELACIONES de Ramón Roldán y la TOCCATA de Enrique Rueda.

Aparecen bebiendo agua 😉 de izquierda a derecha: Andrés Gomis,Miguel Garrido Aldomar, Jean-Marie LondeixManuel Martin Esquivel, Miguel Romero Morán,Guillermo Martínez Arana, Jesus Javier Librado,Manuel Miján, Narciso González Santos, Vicente Toldos y José Antonio Santos.

Además ha colaborado con numerosas orquestas incluyendo la RTVE, Orquesta Filarmónica de Málaga, ROSS, The South London Philarmonic Orchestra, con la Orquesta del III Festival de Saxofón de Palmela (Portugal)….

Es profesor de saxofón del Conservatorio de Cádiz, fundador del ensemble de saxofones de Cádiz y forma parte del magnífico cuarteto de saxofones de Cádiz.

Hoy entrevistamos a Miguel Garrido Aldomar:

SaxRules: Háblanos de tu formación como saxofonista.

Miguel Garrido: Mi formación como saxofonista comenzó por el “empecinamiento” de mi padre, músico aficionado que sentía una inconmesurada pasión por la música. Comenzó a enseñarme solfeo y los rudimentos del saxofón y después continúe con el subdirector de la Banda de Ciudad Real, Carmelo Ortiz. Como la mayoría de los músicos de viento de mi generación, nuestra actividad musical giraba entorno a la banda de música de nuestra localidad (y me sigue gustando tocar con una banda de música, y si son pasodobles, mejor 🙂), por entonces ni siquiera existía conservatorio en Ciudad Real y como también hicimos muchos en los años 80, me fui al ejército para poder estudiar e ir al conservatorio con el objetivo de hacerme suboficial músico y así fue. Posteriormente pues lo que muchos saxofonistas: acabar los estudios en el conservatorio, asistencia a cursos……… etc.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

SaxRulesGran labor por tu parte aumentado la literatura teórica del saxofón en español. ¿Nos puedes hacer una reseña de cada ejemplar?

Miguel Garrido: Gracias por tus palabras Rafa. La colección de Mi Amigo el Saxofón surgió con la entrada de la LOGSE, el alumnado comenzó a llegar al conservatorio con 8 años y a diferencia de la anterior Ley, la del 66 en la que era necesario tener al menos un curso de solfeo superior al de instrumento, con la nueva normativa se matriculaban a la vez con el instrumento y con el Lenguaje musical de forma paralela. Ahora después de 26 años de la entrada en vigor de la LOGSE (aunque en Andalucía se inició algunos años más tarde) esto ya es normal. Con lo cual los materiales didácticos que yo conocía  no me satisfacían plenamente. La mayoría eran métodos franceses pensados para otro sistema de estudios con otras particularidades y otro número de cursos en los respectivos grados. A mi parecer, rápidamente surgían problemas bastantes dificultosos para un niño/a con apenas 8 años, y si aparecía alguna música popular ni siquiera les sonaba. De manera que empecé a elaborar mi propio material didáctico intentando dosificar los contenidos y el grado de dificultad de los mismos con arreglo a la edad. En el primero en cada lección aparece una canción infantil (Dónde están las llaves, Al pasar la barca…) adaptada a la tonalidad que me interesaba, y resultó que funcionaba y a los niños les gustaba eso de reproducir canciones de las que cantaban en el colegio. Posteriormente en una nueva edición, les adjunte un CD con acompañamiento.

El de Escalas, Arpegios e Intervalos para grado medio, un poco de lo mismo, los libros de técnica que conocía eran demasiado densos y solo utilizaba de ellos una pequeña parte, de manera que decidí resumir en uno los aspectos técnicos que consideré necesarios trabajar en el grado medio, ahora grado profesional. Es el único libro de técnica que utilizamos en el conservatorio y bueno, funciona jaja. El de técnica para Grado Superior es una versión crecida en dificultad, con algunos ejercicios más enrevesados.

   El Siglo XX y el saxofón. Protagonistas y evolución del repertorio, surgió su publicación a raíz de algunas conferencias que había preparado y elaborado sobre la música del saxofón en el siglo XX y su lógica relación con las diferentes tendencias y estilos musicales a lo largo del siglo. Se me ocurrió además, añadir un perfil biográfico de los saxofonistas más relevantes internacionalmente que habían contribuido de alguna manera a este desarrollo o evolución del repertorio: Sax, Souallé, Wuille, Lefèbre, Benne Henton, Hall, Wiedoeft, Mule, Rascher, Lesson, Teal,  Sinta, hasta Deffayet, Londeix, Roth, Hemcke, Rousseau, entre otros.

Historia del Vibrato y su aplicación práctica en el saxofón. El vibrato en el saxofón siempre ha sido para mí un tema muy importante para la expresividad con el instrumento, por una parte, mi curiosidad sobre cómo y cuando surgió y comenzó a ser empleado en la interpretación musical a lo largo de la historia, qué instrumentos fueron los primeros en utilizarlo, qué postura tomaron los compositores ante el vibrato, por supuesto, dónde parece más lógico utilizarlo (en esto cada vez tengo más dudas 🙂) y por otra parte la búsqueda de hacer una especie de manual que ayude al saxofonista a dominar el aspecto físico y técnico para realizar el vibrato en el instrumento. Un compendio de lo anterior forma el contenido del libro.

Los dos volúmenes de Repertorio de saxofón. Análisis y estudio de las obras más representativas, hasta el momento suponen el trabajo del que estoy más orgulloso, además de la deferencia que tuvo Jean Marie Londeix de acceder a hacer el prólogo (en el que escapo muy bien parado 🙂). Durante mi vida de saxofonista he ido acumulando una gran información escrita sobre muchas obras de saxofón, siempre me ha llamado mucho la atención investigar sobre los aspectos formales, estéticos y biográficos de las obras, no es que me haga tocarlas mejor , pero sí que se afrontan de forma distinta. El saber por qué el compositor puso esto o aquello, si están basadas en aspectos descriptivos, emocionales, hasta qué punto el dedicatario influyó en la obra, por qué y para qué se compuso, el contexto histórico-social y un largo etc. que hace que nos familiaricemos con aquello que vamos a interpretar. Algo así como los actores de teatro, cuanto más sepan de la obra en general y del personaje a interpretar en particular, mucho mejor será su interpretación. Esto intento inculcárselo a mis alumnos/as, pero no creas que me hacen mucho caso.

SaxRules: ¿Alguna experiencia curiosa que compartir de tu estancia en el cuarteto Itálica?

Miguel Garrido: Podía contar cientos, fueron cerca de 14 años con una intensa actividad, los viajes a los Congresos de Saxofón de Montreal y Miniapolis, a París…, en algunos casos perdiendo algún avión , los cursos “Cuarteto Itálica” en sus trece ediciones, las Jornadas Andaluzas de Saxofón, cientos de conciertos… La verdad que aparte de nuestro compromiso musical con el cuarteto, nos lo pasábamos muy bien. Por contar alguna anécdota, recuerdo que nos salió un concierto en Gijón y al día siguiente uno en Durango. Como solíamos hacer alquilábamos un coche en Cádiz o en Jerez Antonio Torres y yo y en Sevilla recogíamos a Santos y a Miguel Romero. Al llegar a Salteras a recoger en primer lugar a Santos, aparqué en la puerta del garaje de la casa, Antonio bajó, para avisarle. Al cabo de un rato subió Antonio con la cara blanca diciéndome que Santos había resbalado y estaba tirado en la rampa quejándose mucho de un hombro. Salí corriendo del coche y me encuentré con el cuadro. El hombro estaba totalmente fuera de su sitio, le dije que me dejara que yo se lo colocaba en caliente que era mejor, pero no se fió mucho. Total, que lo llevamos a urgencias, avisamos a Miguel, le colocaron el brazo, le pusieron un cabestrillo, un puñado de calmantes, probo a ver se los dedos le daban para coger el soprano y nada, para Gijón. Y a todo esto Miguel Romero con una faringitis enorme y hasta con fiebre. Pues hicimos los dos conciertos, eso sí, Antonio y yo condujimos en dos días lo que en un año.

SaxRules: Háblame del Ensemble y Cuarteto de Saxofones de Cádiz.

Miguel Garrido: El Ensemble de Saxofones de Cádiz fue una idea que tuve al poco de dejar el Cuarteto Itálica. Después de los dos intentos fallidos del Ensemble Andaluz de Saxofones, la idea consistía en formar el grupo con alumnos míos, algunos de ellos ya profesionales en diversos ámbitos y otros realizando estudios superiores. Realizamos varios conciertos incluida nuestra participación en varias ediciones del Festival de Música Española de Cádiz, pero como suele ocurrir con este tipo de formaciones, los diversos derroteros, lugar de residencia y las obligaciones de sus componentes hacen muy difícil su existencia.

El cuarteto lo creo con la misma idea que el ensemble, si bien en su primera “alineación”, no todos eran alumnos directos míos, aunque sí habían tenido alguna relación de formación conmigo. Y logramos un gran éxito como fue conseguir el Tercer Premio en el II Concurso Internacional de Música de Cámara “Antón García Abril” de Baza, gran logro para un cuarteto de saxofones en un ámbito como es un concurso de cámara.

SaxRules: Nombra a 5 saxofonistas que te han influido como músico o persona (al margen de músicos de otros instrumentos).

Miguel Garrido: En cada momento de mi vida de músico han influido de una u otra manera varias personas. Sin lugar a dudas las personas que más han influido en mi como músico y artífices de mi situación actual, fueron mi padre (curiosamente aún sigo guardando en el estuche la boquilla y la caña como me enseño cuando tenía 10 años), el ya citado Carmelo Ortiz, sobre todo por su interés por la teoría, que consideraba importantísima, su obsesión porque conociera ¡las 7 claves por igual! (bien que me ha venido), la primera vista a través de indescifrables manuscritos que no sé de dónde había sacado y un sargento que tuve en el ejército Darío de Pablo González, por su desinteresado tesón y hasta incluso terquedad e inculcarme la perseverancia el estudio.

Y lógicamente con los que estudié en el conservatorio de Madrid, Manuel Miján y Pedro Iturralde (Iturralde en un examen libre, cuando existían, fue el primero que me dijo que el labio de arriba no cubría los dientes, que era mejor poner los dientes en la boquilla, que alivio supuso esto para mí ), y lógicamente también los cinco años que estuve con Jean Marie Londeix cuando venía mensualmente a Madrid y algún curso previo en Niza con él y con Jean Ledieu, del que guardo un grato recuerdo y del que aprendí importantes aspectos técnicos. Pero como decía anteriormente, en cada momento la influencia tiene mayor o menor intensidad, desde considerar un pecado capital no hacer algo de tal o cual manera, porque así lo hace o te lo ha dicho el profesor (aunque me resultase feo) hasta liberarse totalmente, no estar de acuerdo con ciertas cosas, tanto interpretativas como pedagógicas y considerar solo aquello que a vista de años verdaderamente me resulta lógico o de mi propio gusto.

Una gran influencia al mismo nivel que las anteriores en mi formación han sido los alumnos/as. El constante planteamiento de cómo puedo enseñar esto o lo otro, de la “influencia” que pueda ejercer en ellos, tanto a nivel psicológico como a nivel musical, si cambio algo en mis métodos de enseñanza, el intentar cómo sacarles el máximo de ellos mismos. Además todo se complica en el sentido de que todos son diferentes, con su propia personalidad y su propio ritmo de aprendizaje, actitudes, aptitudes, etc. Cuando un alumno/a, viene a mi clase, siento una gran responsabilidad, durante unos años voy a ser el espejo en el que se mire y deposita en mí su confianza para que le enseñe. Y siempre con un principio básico en el que están de acuerdo los diversos tratados psicopedagógicos: “si un alumno no progresa o no consigue asimilar las dificultades que se le presentan, en un tanto por ciento muy elevado, la responsabilidad es del profesor que no ha encontrado o no ha sabido encontrar las estrategias de enseñanza adecuadas para lograr el progreso” (Difficile est tenere quae acceperis nis exerceas – “Es difícil retener lo que has aprendido a menos que debas practicarlo”).

De todas formas, si me permites la reflexión, para mí, tienen mucho más mérito las tres personas que he citado al principio de este apartado que no esperaban nada a cambio, ni tenían obligación alguna para dedicarme ni cinco minutos de su tiempo. Sin menosprecio en absoluto de Miján, Iturralde y Londeix, a los que tengo gran consideración y respeto, pero el inscribirse en un curso, pagar la cuota de inscripción, pagar la mensualidad que corresponda, recibir clases particulares, asistir a una “master-class” pagar un dineral y recibir media hora de clase y unos golpecitos en la espalda con un: “bravo chaval” sin saber en absoluto si el “nivel del chaval” corresponde al curso en el que está matriculado en el conservatorio,  está al alcance de cualquiera. Como si se es alumno/a oficial en un conservatorio, obviamente el profesor te va a dar clases, es su obligación, y bien es cierto que se espera de él su máxima profesionalidad, pero su mayor o menor implicación y compromiso con su profesión es lo verdaderamente valorable. Como en miles de campos profesionales.

SaxRules: Proyectos futuros.

Miguel Garrido: Pues el principal y más importante mis clases en el conservatorio, empezar con algunos nuevos alumnos es siempre un reto a largo o a medio plazo, y si mi trabajo me lo permite: impartir algunos cursos, el curso del Taller Provincial de Baeza, reactivar el cuarteto, el dúo que tengo de saxo y piano, algún concierto como solista en Santa Cecilia de Saxo y banda y lo mismo intentaré participar, si me admiten, en el II Congreso Europeo del Saxofón de Oporto, no tengo aún clara la propuesta. Tengo también en mente organizar y editar el material que he preparado para varias conferencias sobre la importancia, a mi entender, de la memoria en a la interpretación musical, reglas mnemotécnicas, cómo memorizar una partitura, las diversas memorias, etc.

SaxRules: Sueña y piensa un deseo como músico profesional.

Miguel Garrido: Sencillo, como dice el refrán: que me quede como estoy.

SaxRules: Muchas gracias Miguel.