SaxRules.com Jesús Librado

Hoy vamos a entrevistar a un saxofonista de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) que forma parte de las primeras generaciones de saxofonistas que tras Manuel Miján extendieron la forma de trabajar de Jean Marie Londeix en España.
Con nosotros estará uno de los miembros del mítico cuarteto Morpheus y uno de los creadores de los libros El Saxofón y yo para enseñanzas elementales.
De izquierda a derecha: Vicente Toldos, Manuel Miján, Ángel Luís de la Rosa y Jesús Librado
Hoy tenemos la fortuna de poder entrevistar a Jesús Librado.

SaxRules: Hola Jesús. Háblanos por favor de tus inicios en el saxofón 

Jesús: Comencé mi experiencia musical en la Banda de Música de mi pueblo, Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Algunos años después realicé el servicio militar como voluntario en la Unidad de Música de la Academia de Infantería de Toledo, donde tuve la oportunidad de estudiar saxofón de una forma más especializada con Darío de Pablo, suboficial saxofonista en esa Unidad. Fue en este periodo donde realicé mis primeros exámenes en el Conservatorio Superior de Música de Madrid (en su antigua ubicación de la plaza de Ópera) examinándome como alumno libre.

Finalizado el servicio militar continué estudiando saxofón, pero ahora de la mano de Manuel Miján, en las academias municipales de música de Consuegra y Villacañas (Toledo) para seguir examinándome, todavía como alumno libre, en los Conservatorios madrileños de Ópera y Amaniel, donde concluí las enseñanzas profesionales.

SaxRules: Haz balance de tus estudios con Manuel Miján. ¿Fueron en Madrid?

Jesús: No cuento con la experiencia directa de haber cursado estudios con Manuel Miján en el RCSM de Madrid. Me matriculé y superé mi último curso superior en el Conservatorio de “Atocha”, pero fue examinándome, una vez más, como alumno libre.

Sin embargo, tuve la oportunidad de estudiar con Manuel Miján en el Conservatorio Superior de Música de Murcia. Como anteriormente expliqué, ya había tenido la oportunidad de estudiar con él, aunque en otro ámbito académico, pero el hecho de poder hacerlo dentro del marco una ciudad culturalmente tan variada y rica como Murcia y en un Centro como su Conservatorio Superior de Música me proporcionó una nueva y muy estimulante dimensión.

Manuel Miján fue un modelo que, en aquel momento, además de influirme notablemente, sirvió de estructura base en mi relación con el estudio del saxofón y con todo lo concerniente a su mundo. En sus clases de Murcia pude confirmar lo que ya creía saber de él: su gran capacidad de trabajo y el tesón y la tenacidad que imprimía a su labor docente, a su dedicación al estudio y a la promoción del saxofón en todos los ámbitos de la música clásica, valores estos que, como antes decía, fueron siempre ejemplares para mí.

SaxRules: ¿Qué supuso en tu carrera Jean Marie Londeix?

En la foto: Andrés Gomis, Miguel Garrido, Miguel Romero, J.M. Londeix, Manuel Miján, Jesús Librado, Jose Antonio Santos bebiendo agua mineral con gas.

Jesús: Supuso la oportunidad de estudiar saxofón con una de las figuras más importantes del panorama internacional saxofonístico de los siglos XX y XXI. Con él no solamente trabajamos para consolidar una técnica que, bien depurada, nos ayudase a afrontar la interpretación musical con los mejores recursos técnicos, sino que fuimos conscientes de la importancia de profundizar en las características formales, estilísticas, expresivas de cada obra con el fin de realizar una interpretación consciente y fiel a las intenciones de cada compositor. Su indiscutible calidad sonora e interpretativa fue algo que me fascinó constantemente, siendo una parte fundamental para mí en cada una de sus clases. Este músico que cuenta con una considerable formación cultural, también quiso trasladarnos esta cualidad como indispensable para llevar a cabo nuestra actividad artística y docente, relacionando siempre la interpretación musical con las demás manifestaciones artísticas. Con él trabajamos gran parte del repertorio clásico y conocimos de primera mano el repertorio contemporáneo que iba apareciendo. De su espíritu se desprendía una clara apuesta por la música contemporánea.

Estudié con él desde 1988 hasta 1994, con una periodicidad mensual y teniendo como sede el Conservatorio Profesional de Música de Amaniel en Madrid, en una iniciativa pionera en el ámbito saxofonístico español que partía de Manuel Miján, constituida como aula por alumnos procedentes de distintos puntos de España.

SaxRules: Balance de tu etapa como profesor en enseñanzas profesionales.

Jesús: Tuve mis primeros contactos con la docencia en los conservatorios en 1992, experimentando el “choque” que suponía la transición entre estudiante y docente. Era un contexto hasta entonces desconocido para mí, en el que (sin ser totalmente consciente de ello) tenía por delante la difícil y exigente tarea de enseñar a aprender y, además, seguir formándome como músico y profesor. A lo largo de mi experiencia docente he ido comprobando la magnitud de tal exigencia, constatando que no es posible para cualquiera ser un profesor eficaz a lo largo del tiempo. Siempre me esfuerzo para ser mejor en esta tarea, siendo una de mis metas formar parte de este último grupo de profesores.

Personalmente valoro de forma positiva mi experiencia como docente, ya que supone un continuo aprendizaje para mí trabajar con alumnos que desde los 8 años inician sus estudios instrumentales, dándome la oportunidad de vivir de cerca y aprender del desarrollo evolutivo que ellos experimentan a partir de edades tan tempranas. Considero que este es uno de los muchos retos a los que nos enfrentamos los profesores de enseñanzas elementales y profesionales, lo que nos obliga a desarrollar un importante grado de empatía y flexibilidad, además de las estrategias necesarias para adaptarnos a estos incesantes cambios.

 

SaxRules: En tu faceta pedagógica has editado dos libros para enseñanzas elementales junto a Ángel Luís de la Rosa. Valora la experiencia.

Jesús: Sí, algunos años después de entrar en vigor el plan de enseñanza denominado LOGSE, Ángel Luis de la Rosa y yo nos planteamos la posibilidad de reflejar nuestra visión de la enseñanza del saxofón en una serie de métodos que llevan por nombre El Saxofón y Yo.

El hecho de plasmar sobre el papel nuestro enfoque didáctico fue tan difícil como enriquecedor. Escogíamos los fines de semana para reunirnos y elaborar cada una de las lecciones de los libros, debatiendo sobre cada paso que queríamos dar e intentando mantener el mayor cuidado y coherencia posibles en lo referente a la utilidad y progresividad de cada contenido que íbamos incluyendo. Este debate era sumamente valioso, también fructífero, pero en algunas ocasiones nos ocupaba la mayor parte del día, lo que significaba que nos volvíamos a casa sin haber podido plasmar en el folio las conclusiones a que llegábamos. Confiamos en que este riguroso esfuerzo haya servido para aportar un trabajo útil para alumnos y profesores.

SaxRules: Nombra a las 5 personas que más te han influido en tu trayectoria

Jesús: Como es lógico han sido más de cinco personas las que han influido de manera sustancial en mi trayectoria profesional, pero para ceñirme a tu pregunta debo destacar tanto a Manuel Miján como a Jean-Marie Londeix como músicos que tuvieron una importante influencia en mi formación. También músicos de la personalidad de Ángel Luis de la Rosa o Rogelio Gil, entre algunos otros, inspiraron de una manera importante mi camino. Sin embargo, hay alguien que indirectamente y sin tener conciencia de ello fue el origen de mi atracción por el saxofón y su estudio, se trata de Miguel Garrido, al que algunos conocemos como Aldomar.

SaxRules: ¿Tu momento musical más dulce?

Jesús: Tengo pocas dudas de que mi momento musical más dulce es el que estoy viviendo actualmente. Con el paso del tiempo creo saborear y dirigir de una manera mucho más consciente tanto mi labor docente como mi actividad instrumental. Supongo que se debe, entre otras razones de carácter personal, a la suma de muchos otros momentos dulces, sin duda también de los amargos. Todos ellos, sobre todo los momentos más complejos, han contribuido y me han ayudado a crecer como persona y como profesional, también a mantener intacta mi ilusión.

De todas formas y por relatar un hecho concreto, destacaría la experiencia vivida en una de mis colaboraciones con la Orquesta Sinfónica de RTVE. Fue en un concierto

donde se interpretaba Alexander Nevsky, cantata de Sergei Prokofiev, lógicamente con la participación del coro de RTVE. En esta obra Prokofiev otorga al saxofón tenor una participación tan extensa como a cualquier otro instrumento de la orquesta sinfónica, lo que sumado a su fuerza sonora y expresiva y a la posibilidad de interpretar a Prokofiev, supone un “dulce” para cualquier saxofonista.

Te agradezco sinceramente tu interés por mí y aprovecho para felicitarte por tu valiosa labor divulgativa

SaxRules: Muchísimas gracias Jesús.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.