El uso de las redes sociales por parte de los saxofonistas españoles que ofrecen conciertos

Imagen de portada by: Gerd Altmann

En pleno siglo XXI los saxofonistas clásicos españoles que ofrecen conciertos hacen bastante uso de internet en general y de las redes sociales en particular. Internet se ha convertido en un escaparate a nivel planetario que permite publicitar cualquier producto o actividad profesional con muy poca inversión.

Pero al margen del uso básico que podría consistir en la simple publicación de la agenda de conciertos, existe una tendencia cada vez más extendida a intentar mostrar en redes sociales una imagen más cercana a sus seguidores. Y ¿cómo se hace? compartiendo fotos, videos y todo tipo de información que relatan el día a día de su actividad como músicos o grupo, permitiendo la interacción con sus seguidores en redes.

Pero, ¿son realmente efectivas estas prácticas para los saxofonistas de música clásica? ¿Ofrecen más conciertos los saxofonistas más «populares» en las redes? ¿Hay más público en los conciertos anunciados por los saxofonistas en redes sociales? ¿Reciben patrocinios dignos de mención gracias a su popularidad en las redes? ¿Cuántas horas dedican a las redes sociales? ¿Cuántos conciertos suele ofrecer un concertista al año?

En esta entrada vamos a intentar intentar responder a estas y otras preguntas tras haber realizado un estudio con 100 saxofonistas españoles que ofrecen conciertos de música clásica, gracias a los cuales este estudio ha sido posible. Como no puede ser de otra forma sus datos permanecerán en el anonimato. El único requisito que tenían en común es que ofreciesen conciertos asiduamente y usaran las redes sociales.

Como siempre, espero que esta publicación te haga reflexionar.

Cuando se les preguntó a los saxofonistas: «¿para qué utilizas las redes sociales a nivel musical?»

Los resultados tras ofrecerle seis respuestas diferentes y poder votar libremente varias de ellas fueron:

  • Para dar a conocer mi trabajo a mi público: 89%
  • Para atraer público a mis conciertos: 73%
  • Para conocer el trabajo de los demás músicos: 72%
  • Para dar a conocer mi trabajo a otros saxofonistas: 57%
  • Para conseguir contactos que me puedan interesar profesionalmente: 54%
  • Para que me conozcan personalmente: 14%

Progresivamente iremos viendo si el buen uso de las redes sociales permite cumplir estas expectativas, pero de entrada te puedo confirmar que si eres de los que utilizan las redes sociales a nivel musical para que te conozcan personalmente tendrás éxito seguro en mayor o menor medida dependiendo del interés que generes y el tipo y cantidad de información personal que compartas. No debemos olvidar que uno de los pilares fundamentales que da vida a las redes sociales es el cotilleo.

Aquí tienes el enlace a una web con consejos de marketing para músicos. Cuando termines de leerlo te darás cuenta de que necesitarías dedicar tal cantidad de horas al día para prosperar en redes que deberías pararte a sopesar qué te interesa más: si el número de seguidores o likes de tu cuenta o el número de horas de dedicación a tu preparación y estudio.

El 96% de los saxofonistas utiliza las redes sociales para anunciar sus conciertos y ante la pregunta: «¿De todos tus seguidores en redes sociales, ¿cuántos de ellos estimas que asisten a tus conciertos

Agárrate: Un 85,3% afirmaba que asistían pocos y un 4 % que ninguno. Cifras alucinantes teniendo en cuenta que muchísimos de los encuestados tienen miles de seguidores en redes sociales. Esta respuesta evidencia que las redes sociales no parecen ser muy eficientes para atraer público a los conciertos.

Otro dato interesante es que el 74% afirmó que seguía en redes sociales a bastantes saxofonistas y el 15% que seguía mayoritariamente a saxofonistas.

Sin embargo, al preguntarles por el número de conciertos a los que asistían de los saxofonistas a los que seguían en redes la respuesta fue una media de 4,5 conciertos al año.

Todo esto implica tres cosas:

  • En primer lugar, que los saxofonistas españoles se siguen en redes sociales masivamente y que por ello éstas son las herramientas perfectas para conocer los trabajos de los demás y viceversa.
  • En segundo lugar, que si únicamente asisten a 4,5 conciertos de media al año de los muchos saxofonistas a los que siguen, se confirma que el uso de las redes no es determinante para la atracción de público especialista a los conciertos.
  • Y en tercer lugar, que los saxofonistas van a muy pocos conciertos en general. Este es un tema interesante para hablar en otra publicación. Recuerdo que cada vez que iba a un concierto de saxofón en Málaga había muy pocos saxofonistas y lo achacaba a que Málaga es pequeña. Pero desde que estoy en Madrid ocurre exactamente lo mismo. Los conciertos, y especialmente los gratuitos, se llenan de público no músico gracias a la buena gestión publicitaria de las entidades que los ofrecen que suelen tener un nicho de incondicionales. Un tema interesante para investigar y debatir. Este fue uno de los motivos por los que SaxRules.com dejó de publicar los conciertos de toda España. Demasiado esfuerzo para tan poca productividad. En fin.

Ante la pregunta: ¿Crees que las redes sociales podrían ayudarte a obtener otro tipo de beneficios al margen de atraer público a los conciertos?

Un 89% opinó que sí. Pero cuando se les preguntó: » ¿Se ha fijado en ti una empresa gracias a las redes sociales?». La respuesta fue afirmativa en un 56% del 89% que opinaba que sí.

Querría destacar un aspecto. A este 56% de saxofonistas no se le preguntó por si resultó beneficioso o de interés el contacto mantenido con las empresas pero habría que aclarar que por lo general, las grandes empresas de nuestro mundillo (Vandoren, Selmer, D’Addario, etc) no eligen a sus representantes dependiendo del número de seguidores en redes sus sociales. Otra cosa es que el hecho de ser quienes son, provoque que tengan muchos seguidores. Esto evidencia que el uso de las mismas no es eficiente en este sentido tampoco.

Y ojo, porque lo que te van a aportar las grandes empresas son pequeñas ayudas. Tampoco pienses que te van a regalar todos tus instrumentos o todo el material que utilizas.

LAS REDES SOCIALES MÁS UTILIZADAS

  • La más utilizada por nuestros saxofonistas es Facebook con un 93%
  • En segundo lugar Instagram con un 75%
  • Y en tercer lugar Youtube con un 61%
  • Twitter acapararía un 30%
  • Y Linkedin un 15%.

Resultó llamativo en el estudio que la red con más potencial para los músicos, Youtube, sea únicamente utilizada por el 62,1% de los saxofonistas. Esto es un error, ya que esta red es el mejor escaparate para presentar un trabajo en video a cualquier empresario, promotor de conciertos, concurso o público en potencia.

Además, los usuarios por norma general no suben muchos videos.

En cuanto a la calidad de los trabajos grabados, de la imagen y el audio y la presentación de los videos se podría afirmar que son bastante buenos aunque hay casos que marcan la diferencia al estar realizados de manera profesional.

Continuando con las redes poco aprovechadas, cabe destacar que sólo un 15 % tiene cuenta en LinkedIn, la red profesional por excelencia.

Según los participantes de este estudio, las tres redes más eficientes para sus fines profesionales son:

  • Facebook 76%
  • Youtube 38%
  • Instagram 33%

DATOS DE USO DE LAS REDES

Aspectos como el que el 64,2% comparta su información profesional en un perfil de redes personal y únicamente el 35,8% tenga una cuenta profesional evidencia la falta de visión empresarial en su uso.

En cuanto al tiempo de dedicación a las redes, la media es de 65 minutos al día, es decir 32,5 horas al mes. Se ha podido observar que el tiempo que se dedique no es lo importante, la clave está en gestionarlo bien. En la estadística se vio que hay muchos músicos que dedican un tiempo similar a las redes y sin embargo obtenían resultados muy dispares en cuanto a número de conciertos ofrecidos y seguidores. Tras este estudio no se puede afirmar que el número de horas de dedicación a las redes sociales implique un beneficio reseñable.

Otro dato destacable viene dado por un 69,5 % de los encuestados, que invierte recursos económicos en redes sociales y el 30,5% no. Existen muchas formas de invertir en promoción pero sin duda se ha podido constatar que la menos interesante es pagar por promocionar una publicación en las redes sociales, siendo preferible hacerse unas fotos profesionales o realizar videos profesionales para compartir en las redes.

El 76,8 % comparte videos e imágenes de ensayos, viajes, del material que utilizan en sus conciertos, con otros músicos, etc. Esta información compartida puede ser beneficiosa o perjudicial dependiendo de qué y en qué cantidad se comparta ese tipo de contenido porque puede llegar a saturar a los seguidores.

Un 74,3% de los saxofonistas cuidan la estética de lo que comparten – calidad de sonido e imagen – pero esto debería extenderse al 100%

SOBRE LA ACTIVIDAD CONCERTÍSTICA

El 17% de nuestros concertistas tienen un agente profesional que se ocupa de representarles para buscar conciertos.

Nuestros saxofonistas ofrecen una media de 22,57 conciertos al año y se ha podido constatar que los que más conciertos ofrecen no son exclusivamente los que más seguidores en redes sociales tienen y tienen representantes profesionales.

En este sentido no se puede afirmar que no sea productivo tener un representante puesto que no se dispone de información sobre el caché y el lugar en el que se han ofrecido los conciertos. Pero no me cabe duda que contratar a un representante es más productivo que un uso eficiente de las redes sociales.

CONCLUSIONES

Los participantes en este estudio otorgan de media un cinco con tres en una escala del uno al diez a la importancia del número de sus seguidores en redes. Una nota razonable puesto que se ha podido constatar al cruzar los datos que los que más seguidores poseen no obtienen más beneficios profesionales tampoco.

Sin embargo, una utilidad muy positiva de las redes sociales es que permiten estar en contacto con cualquiera que tenga interés sin tener que facilitar tu teléfono, email o dirección física personal a través de su servicio de mensajería. Y es que hoy en día no necesitas pagar por tener tener página web si tienes un perfil de Facebook ya que puedes crear eventos para compartir tus conciertos y cursos, subir tu currículum y compartir lo que quieras en la red más utilizada del mundo.

OJO CON LO QUE COMPARTIMOS

Para el público en potencia puede ser interesante obtener la información que comparten los músicos para estar informados de los lugares donde ofrecen sus conciertos, estar al día de los proyectos que llevan a cabo, de los concursos y los festivales en los participan, etc.

Pero ojo, porque aunque te parezca increíble hay determinada información que quizás no se debería compartir. No debes olvidar que en redes sociales la información no llega únicamente a tu público potencial sino que llega a todo el mundo, incluyendo a tus competidores.

Por ejemplo:

Si yo tuviese un cuarteto de saxofones y quisiese buscar sitios donde poder ofrecer conciertos sin moverme de casa miraría en los perfiles de otros músicos y podría sacar una lista enorme de sitios donde poder ofrecerlos. Es decir, me ahorraría el duro trabajo de enviar currículums de manera masiva y lo haría de una manera más selectiva.

Si quisiese buscar por ejemplo concursos de música de cámara por toda España con premios interesantes, lo mismo. Mirando en los perfiles lo tendría más fácil.

No sería la primera vez que otros músicos clonan proyectos que se han visto en redes sociales y que funcionaban bien. Y esto, te podría no interesar.

Si quisiese buscar contactos para buscar conciertos, participar en festivales, grabar en estudios, buscar mecenas o becas también sería muy fácil encontrarlo en tu perfil de redes.

En realidad, compartir todo esto no es malo. Al contrario, contribuye a que todos conozcamos por dentro el mundillo. El problema está cuando dicha información se utiliza de forma que te pueda perjudicar.

Por ejemplo, y sin dar nombres, te puedo contar que, aunque te parezca increíble, hay bastantes profesores de conservatorio que han sido denunciados por ofrecer conciertos en horario lectivo. Desconozco qué mal puede hacer un profesor que ofrezca conciertos y que después recupere sus clases otro día. En fin. Sin comentarios.

Por otro lado, te sugeriría que subieses únicamente videos de los que te sientas orgulloso. No debería tratarse de compartir videos por deporte. Exponerte en un video de redes debería ser un reto para dar el máximo de ti, buscando que el resultado sea algo que identifique a tu marca personal. Y ojo, que aunque tus videos sean de primera también hay haters que ocultándose en el anonimato de Youtube podrán dar dislike a tus videos dependiendo del grado de envidia que te tengan o de insatisfacción con su vida en ese momento, pero no dejes que esto te pare.

EN RESUMEN

Te recomiendo que en Facebook no crees tu perfil en redes como página (Facebook las limita para que pagues por promocionar tus publicaciones), sino como cuenta personal, llegarás a más personas. Además, si quieres mayor promoción comparte la información también en los grupos de facebook llamados «saxofonistas» que aunque tengan un perfil de miembros variado llegan a muchas más personas. Y además de subir tus videos a Youtube, usa una cuenta de instagram pero eso sí, sin volverte loco por tener seguidores. Céntrate en lo importante.

Las redes sociales en línea son una herramienta de promoción a la que no merece la pena dedicarle demasiadas horas. Resultan más útiles como medio para obtener información sobre qué es lo que hacen los compañeros saxofonistas, poder conocer las noticias de actualidad, que sepan tus compañeros que sigues vivo musicalmente y atraer (aunque sea en poca cantidad) a público a tus conciertos y cursos.

Por lo tanto, por poner un ejemplo, y vista la utilidad de las redes para atraer público a los conciertos, las páginas de las aulas de saxofón no tienen otra función que promocionar el trabajo de los profesores de los diferentes centros superiores de nuestra geografía. Aparentemente estas páginas no benefician a los alumnos ya que estos tienen sus propias cuentas en redes. Recuerda que los alumnos finalizarán sus estudios pero la cuenta seguirá funcionando. Aún así me parece una manera interesante de captar nuevos alumnos.

No te obsesiones con tus resultados en redes porque, seas músico o no, el hecho de tener más o menos seguidores o likes en las publicaciones casi siempre irán ligados a factores como: la dedicación eficiente que tengas en redes, a tus amigos y familiares en el mundo real que te sigan en ellas, a la curiosidad que despiertes, al número de amigos «importantes» que tengas, a lo famoso que seas en el mundillo por lo que hayas conseguido ( incluso en un pasado muy lejano), al peloteo que te quieran hacer por algún motivo jjjj, a nuestro carisma, belleza y encanto personal y un tanto por ciento al borreguismo imperante, ya sabes, por ejemplo si todos los que conocemos dan like a una publicación de alguien «importante» pues nosotros también.

A pesar de que hay muchos perfiles de uso de redes, el más extendido es el conocido como voyeur, es decir, personas que miran en los perfiles de los demás para saciar su curiosidad pero casi sin participar. De hecho, verás como sólo un 10% de tus seguidores aproximadamente interactuará en tus publicaciones, y no solo por la limitación que pone Facebook a las páginas para que pagues por promocionar.

Tras conocer cómo los saxofonistas españoles utilizan en general las redes sociales se han evidenciado los limitados efectos que producen su uso en España. Sin embargo, existe un dato que invita a la reflexión, y es que coincide que los saxofonistas que ofrecen un mayor número de conciertos (con una gran diferencia respecto al resto) según este estudio están afincados en otros países como Holanda y Estados Unidos. Uno de ellos ofrece 65 conciertos al año cuando la media en España es de 19,8 al año.

Por lo tanto, surgen cuestiones que darían lugar a posibles futuros estudios tras analizar los resultados de este:

  • ¿Se utilizan las redes sociales de manera más eficiente o surten mayor efecto en Holanda o Estados Unidos de cara a poder ofrecer conciertos? O existen más oportunidades en estos países para ofrecer conciertos con saxofón que en España.

Creo que la respuesta ya la sabemos todos.

Un consejo: Tu éxito musical no va a depender de la maestría con la que uses las redes o del número de personas que captes para que te sigan. Son necesarias en ocasiones, pero como las redes no te van a dar de comer, te sugiero que dediques el mínimo tiempo necesario ello y te animo a que te pongas a estudiar a tope supervisado por grandes maestros e inviertas en tu formación para que merezca la pena eso que quieres vender en ellas. No olvides que el simple hecho de tener el grado superior y un master no te hace saberlo todo. Debes seguir creciendo y aprendiendo siempre.

Hoy en día, hay jóvenes músicos que lo hacen todo al revés. Sin haber ofrecido un concierto e incluso sin haber ensayado se compran sus trajes, hacen unos magníficos reportajes fotográficos en los que tod@s salen guapísimos, se crean sus cuentas en redes sociales con su nombre (o nombre del grupo) y se dedican a buscar seguidores de manera compulsiva. Parece que se olvidan de lo principal: la música.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.