SaxRules.com Judith Montero

Hoy vamos a entrevistar a una saxofonista de Hernani (Guipúzcoa) que forma parte de las primeras generaciones de saxofonistas que estudiaron en Bordeaux con Marie Bernardette Charrier. 

Una músico amante de la música de cámara, con experiencia docente, con experiencia como músico de proyectos y de orquesta sinfónica pero sobre todo de banda de música.

Hoy entrevistamos a la saxofonista de la Banda Municipal del Bilbao Judith Montero.

SaxRules: Háblanos de tus inicios en la música. 

Attachment-1Judith: Realmente mis inicios en la música fueron a través del movimiento, del ballet clásico. Mi profesora de la ikastola llamó a mi madre cuando tenía 3 años y le sugirió que me apuntara a bailar, le dijo que siempre estaba bailando y que me apuntara a danza. Ponía discos de música clásica en el tocadiscos y me inventaba coreografías. Estuve cada vez más vinculada al mundo de la danza hasta los 15 años. De hecho, creo que sigo escuchando la música a través del movimiento, imaginando el gesto musical.

Yo misma me matriculé en la Escuela de Música de Hernani a los 8 años. Elegí tocar el Saxofón por casualidad, porque mi profesor de Solfeo, Erramun Oiartzabal era saxofonista y tocaba en clase para que viéramos lo bonito que era.  Creo que podía haber elegido cualquier otro instrumento, me gusta la Música en sí pero las personas con las que te cruzas y te influyen, por lo menos en mi caso, hacen que tires para un lado o para otro.

Erramun Oiartzabal se marchó a Barcelona al Taller de Músics a estudiar jazz así que, comencé con Cipri Otxandorena, el cual iba al seminario que se estaba haciendo con Manuel Miján, así que, aplicaba los libros de Jean-Marie Londeix y el propio Manuel Miján. Y tocaba en la Banda de Hernani.

Recuerdo intensamente la sensación del primer ensayo con la Banda, a los 12 años. Salí flotando, recuerdo decir a mis padres “tú tocas tu parte pero formas parte de un Todo enorme y de repente, tu parte cobra un sentido que tú sola en casa no puedes tener”.

Con 15 años dejé la danza de manera abrupta, me quería dedicar a ello profesionalmente y no pudo ser, en casa no querían, así que dije “o profesional o nada” y lo dejé. Como tenía más tiempo empecé a estudiar más saxofón , con Erramun Oiartzabal que volvió de Barcelona y empezó a aplicar lo que había aprendido allí. En una sustitución por una baja, vino Luis Maria Moreno Urretavizcaya, “Pirata”, saxofonista de la Banda de Late Motiv actualmente y fue quien me animó a estudiar Grado Medio en Rentería con Josetxo Silguero, que acababa de venir de Burdeos.

SaxRules: ¿Cómo surge la idea de irte a estudiar a Bordeaux?

Judith: Yo empecé muy tarde Grado Medio así que, cuando terminé COU, no veía claro el dedicarme a la Música y, en casa, la verdad es que tampoco me dejaban.

Hice Magisterio Musical en la Universidad del País Vasco, al año siguiente terminé Superior en San Sebastián y al siguiente trabajé en el Conservatorio de San Sebastián. Tuve la oportunidad de tocar con la Orquesta de Euskadi y me fue muy bien; me visualicé como profesional. Pensé que podía subir un peldaño y que tenía que darme la oportunidad de poder dedicarme a estudiar, sin tener que hacer dos cosas a la vez siempre. Gané una beca y me marché a Burdeos con Marie-Bernardette CHARRIER. Tampoco lo entendieron en casa pero me fui.

SaxRules: Haz balance de tu paso por el CNR de Bordeaux para trabajar con Marie Bernardette Charrier.

Judith: Burdeos supuso para mí poder centrarme en el saxofón, poder estudiar sin tener que compaginarlo. Poder escuchar a gente que toca muy bien, poder trabajar con una pianista como Hilomi Sakaguchi…tengo la sensación de que ahora la gente hace unos Superiores super completos que, además de saxo, tienen buenos profesores de complementarias, buenos centros…pero yo hice casi todas las complementarias por libre, tanto en Grado Medio como en Superior, era el final del Plan 66 y estaba todo medio desmantelado. Poder trabajar Cámara Contemporánea con Marie-Bernardette Charrier, cuartetos, ensemble…muy enriquecedor, sin duda.

Vivir en  Burdeos fue una experiencia muy interesante. Echar de menos  mi tierra, fue un reencuentro con el País Vasco desde la distancia, una redefinición del lugar desde el cual yo miraba al mundo. Había una mezcla muy interesante en la Clase de Saxo; había un brasileño (Pedro Bittencourt), una de Estonia, coincidí con un par de China, una de Canadá, varios franceses, varios valencianos, varios murcianos, una amiga violinista catalana…toda esta mezcla, todas estas maneras de ver el mundo, ver que los valores “inamovibles” con los que has crecido,  carecen de toda importancia para otros…esto es muy enriquecedor, más allá de tocar éstas u otras obras.

El segundo curso de Burdeos, un compañero me comentó que salía plaza de Tenor en la Banda de Bilbao. Me gusta mucho el tenor, se hacía Bolsa de Trabajo y me presenté. Y como no me conocían, era una manera de que lo hicieran. La saqué y no sabía muy bien qué hacer;  las condiciones de trabajo eran buenísimas y yo me veía en el País  Vasco, no en ningún otro lugar pero tenía intención de estar más tiempo en Burdeos… me dejaron aplazar la toma de la plaza y terminar el curso.Pero me quise quedar un curso más en Burdeos y el último año iba y venía semanalmente, fue durísimo. Estuve por dejarlo a final de curso, pero Marie-Bernardette CHARRIER me animó y terminé con buenísimas sensaciones.

SaxRules: Háblanos de tu experiencia en la Banda Municipal de Bilbao

Judith: Hoy por hoy, una Banda como la de Bilbao es una de las mínimas opciones, si no la única, de dedicarse a tocar como intérprete de manera profesional.

La Banda de Bilbao es una institución centenaria y bien asentada en una gran ciudad como Bilbao. Tenemos una Temporada en el Auditorio Euskalduna y es un grandísimo placer tocar en él, con Directores y/o Solistas invitados, después hacemos un ciclo en el Auditorio del Conservatorio de Bilbao, otoño en el Azkuna Centroa y en verano en el kiosko del Arenal. Y, en algunas ocasiones, salimos fuera; hemos estado tocando en Madrid, Utrecht (Holanda), Tenerife…La Banda tiene un público asiduo y fiel.

Pero también hay que tener en cuenta que Bilbao es una ciudad con una oferta cultural enorme; tiene su Orquesta propia, más la Orquesta de Euskadi, más una temporada de ópera, más todos los grupos que vienen de fuera… y definir qué lugar ocupa la Banda dentro del panorama cultural de la ciudad y adecuarse a los retos de hoy día, hacerse un hueco no es sencillo.

Para mí la llegada de José Rafael Pascual Vilaplana ha supuesto un giro radical en el interés hacia la Banda como formación.

Con él está habiendo una evolución del papel un tanto estereotipado que parecía asignado históricamente a la Banda con un mayor compromiso artístico, generando nuevas composiciones, atrayendo nuevo público…

He descubierto un enfoque que yo intuía pero que carecía del conocimiento histórico para formularlo: me ha aportado una reflexión sobre el pasado, presente y futuro de las bandas. Y una visión, en mi opinión, muy acertada sobre las diferentes funciones de una Banda: la función Social, la función Educativa y la función Artística. Y cómo articularla tanto en una Banda Profesional como en una Banda Amateur o en una Banda del Conservatorio, por ejemplo. Curiosamente, a pesar de haberme pasado la vida tocando en Banda, me he dado cuenta de que carezco de una base teórica sobre las Bandas, sobre cuál es su repertorio a nivel internacional, etc…

Pero sí que era consciente de varias cosas; de cómo, por ejemplo, se ha mirado mucho a las orquestas, tocando transcripciones más o menos acertadas… en vez de plantear la Banda como traducción de la Orquesta, me parece mucho más interesante el concepto de Banda como Wind Ensemble. Bandas no muy grandes donde cada uno es solista y tiene su color. Es decir, que la Banda reflexione sobre su potencial sonoro y plantee un lugar desde el que ofrecer algo que una orquesta no va a ofrecer, por ejemplo.

Compositores como Prokofiev, Barber, Holst, Shostakovich, Hindemith, Schoenberg, Russel Bennet, K. Husa, I. Gotkovsky, F. Schmitt o D. Milhaud tienen música escrita para Banda y mucha de ella la desconocía hasta hace poco…o todo el movimiento de música japonesa para Banda, que bebe de la música tradicional y que crea colores muy bonitos, por poner un ejemplo.

También he pensado siempre que se ha mirado mucho hacia fuera y tocado música bastante endeble, dejando en el archivo verdaderas obras de arte de la Música Vasca. Me parece muy interesante recuperar nuestra música y darla a conocer y que la Banda de Bilbao sea un referente en este sentido. Hay que tener en cuenta que muchas obras son manuscritos, copias a pluma… creo que en muchos archivos de pueblos habrá auténticos tesoros desconocidos todavía. Hay música de Guridi que se ha adaptado, obras de Franco Rivate que son verdaderas joyitas…Se trabaja también con Eresbil, el archivo de Música Vasca…También hemos hecho discos y proyectos con grupos míticos vascos actuales como Oskorri, Kepa Junkera… la Banda ha de estar vinculada a la sociedad que la rodea. En un mundo tan globalizado se hace cada vez más difícil mantener la identidad propia pero a su vez se convierte en muy necesario.

También estamos tocando música de hoy día, hemos estrenado música de F. Cesarini, por ejemplo. Y tocado otros que utilizan un lenguaje más contemporáneo como Fayos Jordan, G. Lauzurika, Valero-Castells…

SaxRules: Háblanos de tu etapa docente. (Con cual te quedarías: enseñar o banda)

Attachment-1 2Judith: De mi etapa docente guardo muy buenos recuerdos. Estuve durante 6 años en el Conservatorio de Bilbao, compaginándolo con la Banda y cuando nació mi hija, me quedé con la Banda. Empecé a vivir de continuo en Hernani y con los trayectos en autobús y todo lo demás… Sobre si prefiero enseñar o tocar, te diré que para compaginar la vida familiar y poder tocar, me quedo con la Banda, pues me brinda la oportunidad de tocar continuamente en conciertos pero el lado negativo es que es fácil diluirte. No buscas tú los conciertos, no decides tú qué tocar… si no lo compaginas con proyectos más personales, creo que te puedes diluir en el grupo, sí.

Lo que más me gusta de la docencia es que me hace reflexionar y poner palabras a lo que hago al tocar. Y hacer reflexionar a quien está delante. Intentar dar unas pautas de escucha y de trabajo. Me encanta intentar captar dónde está cada alumn@ y ver qué necesita para progresar. Intentar acompañar en la búsqueda de un camino propio, diferente para cada cual.

En el Conservatorio también me topé con varias dificultades de un sistema demasiado cerrado que, para mí, no funciona en absoluto; está todo enfocado hacia lo individual a la hora de organizar los horarios, etc… y creo que debería ser al contrario. Ya en Burdeos trabajábamos mucho en grupo, mucha Cámara, Cuartetos, Ensembles… en lo grupal, además de lo tuyo, vas aprendiendo de los demás. Cuando hay  grupo, hay vivencias. Y cuando hay vivencias, se empieza a dar el famoso “aprendizaje significativo”. 

Y otro gran problema es la compartimentación de la educación; lo que hacen en Análisis, lo que hacen en Banda, si es que se puede hacer clase de Banda (porque hay 60 alumnos de piano pero no hay clarinetes como para hacer una Banda, por ejemplo) ¡no tiene nada que ver con lo que están haciendo en Saxo! si partiéramos de los grupos y los profesores estuviéramos trabajando conjuntamente con los profesores de grupos, se lograrían resultados mucho mejores.

Y vivo un claro ejemplo de ello todos los días; en la Banda, por ejemplo, hay veces que puedes pasar de tocar una transcripción de Rossini a tocar Glenn Miller en el mismo concierto, ¿qué haces? No puedes cambiar de material cada vez. Lo de buscar “una manera de tocar adecuada a la obra” no es un snobismo, ¡es una realidad indiscutible!… Trabajar la versatilidad para lo que después es el mundo real de lo que se toca con el Saxofón me parece totalmente necesario.

Porque…¿Para qué preparamos a nuestros alumnos? A los que van a hacer Superior, está claro; a que puedan entrar en un Centro Superior. Y, ¿a los que no? ¿para qué los preparamos? ¿Para que sean unos frustrados que no han llegado por ese camino angosto y estrecho o pueden hacer música a nivel amateur, bien hecha, con una base sólida y una visión propia?

Hay un detalle que vi continuadamente mientras estudié Magisterio Musical que me quedó muy grabado y define lo que ha creado el Conservatorio en bastantes casos. En Magisterio Musical había alumnos que estaban estudiando Superior en los Conservatorios y había alumnos que apenas tocaban cuatro acordes con la guitarra y que, como les gustaba la música, habían escogido estudiar Magisterio Musical (no se pedían conocimientos previos de música). Era muy difícil para las profesoras plantear una clase de música para perfiles tan dispares pero cuando pedían voluntarios para tocar en alguna actividad musical de clase; ¿quién estaba siempre dispuesto a tocar? Y ¿quién no? Pues eso.

Creo que hay otra manera de hacer las cosas, sin duda. Algún día me gustaría retomar la docencia, creo que tocar y enseñar se enriquecen mutuamente.

SaxRules: Háblanos del proyecto Ornitorrinkus.

txostena eibar 01 2.jpg
Judith Montero y Maialen Lujanbio

Judith: Ornitorrinkus fue un proyecto que trataba de aunar de forma compacta el Bertso (improvisación oral vasca tradicional), con el Saxo Contemporáneo y la Electrónica,  tomando como referencia la imagen del Ornitorrinco, ése animal tan difícil de clasificar, que parecía hecho de retales de diferentes especies y que, sin embargo, era. Con la bertsolari Maialen Lujanbio, que es toda una institución en la materia y que tiene una gran visión artística,  fuimos buscando un lugar común, tratando de explorar la palabra desde el punto de vista sonoro y la sonoridad de las técnicas de ejecución contemporáneas del saxo (subtone, multifónicos, slaps, diferentes saxos, growls, aire, etc…) desde un punto de vista expresivo. Actuábamos en sitios especiales; por ejemplo, el estreno fue el en antiguo lavadero de Hernani, un sitio precioso en desuso en el que ya él mismo daba el tema; lo que está fuera del centro, lo periférico, el discurso que no se oye, lo que no se escucha, cómo situarte en la escena, qué lenguaje no verbal hay en la manera de estar … junto con el tratamiento de las luces, la puesta en escena, jugando con la performance en ocasiones, recitados…poniendo en duda tradición vs. Vanguardia, importante/fuerte vs. Secundario/suave, jugando con la espacialización sonora con la ayuda de la electrónica, etc. Hicimos actuaciones en situaciones diversas como en la Biennale de Arte Contemporáneo de Venecia, Euskal Etxea de Roma, Inauguración de la Quincena Musical de San Sebastián, Festival “Periferiak/Periferias” de Bilbao…buscábamos adecuar el espectáculo a la temática que nos brindaba cada espacio en cada actuación y encargábamos a diferentes artistas un programa de mano. Fue muy bonito ver ante una idea todo lo que iba surgiendo con diferentes artistas. También hicimos pequeñas colaboraciones sonoras para otros grupos, de poesía sonora, charlas, artículos, etc…

Hicimos un disco libro con todo ello, también con un ilustrador y después en vez de conciertos, hicimos una especie de conciertos-comentados sobre cómo habíamos hecho cada tema. Fue muy interesante; en la sede de Euskaltzaindia de Bilbao, Centro de Cultura Oral Vasca “Mintzola”, Radio Euskadi, Arteleku….

Hace poco sacaron una infografía sobre la “Evolución del Bertsolarismo desde la visión de género”, desde las primeras bertsolaris a hoy en día y aparecía Ornitorrinkus y un saxo tenor en él y me hizo ilusión ver el saxo como un elemento más en la gran evolución social y artística que se está dando en el Bertsolarismo.

SaxRules: Nombra a las 5 personas que más te han influido a nivel musical/personal.

Judith: Las personas que han influido van en binomios, je, je

Mis primeros profesores de Hernani, Zipri Otxandorena y Erramun Oiartzabal, que aunaron los libros de J.M. Londeix, con cuartetos de jazz como “St Louis Blues”, la Banda de Música de Hernani con Sorozábal, con las bases de la Improvisación del Taller de Músics de Barcelona…y 30 años después veo a gente discutir si clásico o jazz…. Saxofón en su amplitud, quizás?

Josetxo Silguero  por su gran profesionalidad, la manera de trabajar que traía de Burdeos , el compromiso artístico con la música de hoy, una curiosidad incansable por el saxofón… me engancharon totalmente. Organizaba en Rentería master-class con Marie-Bernardette Charrier, íbamos con él a ver las master-class que organizaba Londeix en Burdeos….

Marie-Bernardette Charrier, un referente total para mí. Con una manera muy eficaz de trabajar, una pasión y un conocimiento por las músicas de hoy y la música de cámara absolutos y una honestidad con todo lo que hace y con una generosidad inmensa. Y con Hilomi Sakaguchi forman un tándem que es todo un lujo!

José Rafael Pascual Vilaplana, estoy aprendiendo muchísimo con él. En lo concreto y en lo general, tiene un zoom increíble para poder trabajar el detalle más sutil y a la vez ver más allá y plantear una Banda con un repertorio interesante, abierta al mundo y también a lo propio del lugar, a la vida cultural de una ciudad, de un país, vinculada a la educación…una visión humanista que nutre y que te hace querer ser mejor músico y mejor persona. Muy recomendables sus artículos (en su web). Y una entrevista que le hice para el semanario vasco Argia y que más tarde se publicó en Nuestras Bandas de Música.

Roberto Pacheco, desde un punto de vista personal, como compañero, marido, padre de nuestros hijos…pero también desde el punto de vista profesional ya que hemos compartido infinitas vivencias de atril, infinitas conversaciones sobre la docencia, sobre saxofonistas… porque ha hecho cosas increíbles allá donde ha trabajado, con una capacidad enorme de producir desde arreglos, tocar, hacer videos, crear un grupo de alumnos como Hernasax…

SaxRules: ¿Tu momento musical más dulce?

IMG_1615
Roberto Pacheco, Ramón Encinar y Judith Montero

Judith: Recuerdo una vez en la Orquesta de Euskadi que empecé a tocar y estaba ahí, como sin pensar en nada, como fluyendo…un fusión total con la música. Terminé  y pensé “después de haber vivido esto, ya me puedo morir tranquila!” ja, ja… pero no consigo esto muchas veces.

En un plano más del día a día, me encanta cuando estas  tocando y algún compañero va a hacer algo y hay una comunicación tal que, sin haber hablado nada, tú también contribuyes a ello y se crea una fusión y un momento precioso. Me encanta “hacer Cámara”, es lo que más me gusta.

SaxRules: Set up

  • Para tenor, utilizo una boquilla Vandoren T20 y una abrazadera Bg o Wislow (según para qué) con un saxofón Selmer Serie III.
  • Para Alto, una boquilla Selmer Concept y abrazadera Bg con un SerieIII
  • Soprano, Serie III de Selmer con boquilla Selmer D y abrazadera Vandoren. Probaré las Concept en breve.
  • Para Barítono, Selmer Serie III con una boquilla E y abrazadera Selmer.

SaxRules: Próximos proyectos

Judith: Durante éstos últimos años, la maternidad ha ocupado casi todo mi tiempo que no estaba dedicado al trabajo de la Banda y a todos los viajes entre Hernani y Bilbao. Ya hago muchos conciertos y valoro mucho el dejar tiempo para estar con ellos, la verdad. También tuvo un problema de salud mi hijo pequeño y he pasado mucho tiempo leyendo sobre eso, buscando alternativas, etc…. Ahora él está fenomenal y estoy retomando todo este mundo musical otra vez y me gustaría hacer un proyecto que aunara todo lo que he aprendido durante éste tiempo y darle una forma artística. Y algún día retomar de alguna manera la docencia, que me encanta.

SaxRules: Muchísimas gracias Judith.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.