Luís Garvía

SaxRules.com Luís Garvía

En esta ocasión voy entrevistar a un saxofonista de Illescas (Toledo) que se ha formado musicalmente en su ciudad natal, Getafe y Madrid y que en la actualidad realiza estudios de perfeccionamiento en un centro de referencia como es el CRR de Lyon con Jean Denis Michat.

Lo conocí en el recientemente celebrado ANDORRA SAX FEST tras tocar en la segunda ronda del concurso y la verdad es que lo hace muy bien.

Le esperan unos meses muy intensos con proyectos muy interesantes,  pero es mejor que nos lo cuente él.

Hoy, SaxRules.com Luís Garvía Cabañas.

SaxRules: Háblanos de tus inicios en el saxofón. 

image3Luís: El inicio de mi relación con el saxofón se produjo de una manera casual. Mis padres tenían un grupo de música folk (Mudejar), y como puedes imaginar la música ha estado siempre muy presente en mi casa. Con 4 años, mis padres nos apuntaron a mi hermano y a mí a clases de iniciación musical en la Escuela de Música de la Asociación Musical “Manuel de Falla” de Illescas. No tengo muchos recuerdos de aquellos años, pero los pocos que quedan en mi memoria los atesoro con un cariño muy especial. En esos años conocí a algunos de los que hoy son mis mejores amigos, y poco a poco el gusto por la música fue calando más en mí. Pasados un par de años comencé las clases de solfeo, hasta que a los 8 años llegó el momento de “elegir” instrumento. Hasta hace algunos años, en mi banda no podías elegir el instrumento que tú quisieras, sino que te asignaban el que hubiera disponible. El azar hizo que en ese momento hubiera un saxofón libre, y desde entonces no puedo imaginar mi vida sin él. 

Mi primer profesor fue José Chiner. Las clases con el fueron un poco duras, sobre todo al principio, y había días en que lo pasaba un regular antes de ir a clase. Sin embargo pronto congeniamos muy bien y le recuerdo con una gran simpatía. Él me enseño a montar el saxo, a soplar por primera vez, las diferentes posiciones… siempre le estaré agradecido por todo esto. Además, él me decía que tocara lo que tocase no podía hacerlo de cualquier manera, tenía que tocar bien, con “escuela”. 

Con 14 años comencé mis estudios de grado profesional en el Conservatorio de Getafe con Carmen Carrasco. Fueron cuatro años muy bonitos e intensos en los que descubrí la escuela francesa del saxofón. Con Carmen aprendí la importancia de la técnica como una base sólida sobre la que construir la música, también aprendí la importancia de la organización en el estudio y en la vida. Ella siempre fue muy exigente conmigo y buscó sacar lo mejor de mí, personal y musicalmente, por lo que le estoy muy agradecido. Así mismo, tuve la suerte de conocer a Alejandro Algarra, el pianista de la clase de saxo en esos años, y un pianista excepcional con el que era un lujo tocar. A él debo agradecerle que, además de aprender un montón de música, creyera en mí y me diera confianza en mí mismo. 

SaxRules: Cuéntanos tu experiencia en el Conservatorio Superior de Madrid. 

Luís: Cuando estaba en quinto de Grado Profesional probé a hacer las pruebas al Grado Superior. Fue una época difícil, en la que comencé a darme cuenta de lo importante que son las decisiones que tomamos en nuestra vida y como marcan nuestro camino de una manera u otra. Afortunadamente, gracias al apoyo de mis padres y de Miguel Sanz (el director de mi banda) hice las pruebas y entré en el Conservatorio de Atocha. Viéndolo con perspectiva creo que tomé la mejor decisión. Ese mismo año también hice la selectividad y me matriculé al mismo tiempo en el Grado en Derecho de la Universidad Carlos III. Durante los tres primeros años compaginé el Superior con la Universidad, hasta que el último año decidí apostar por mi pasión, la música y dejé la universidad. Aunque hay veces que pienso que hubiera sido mejor decantarme solo por la música desde el principio, no me arrepiento de los años que pasé en la universidad, puesto que cambiaron mi manera de ver y entender muchas cosas. 

image4

Luís en la sala Manuel de Falla del RCSM de Madrid.

En Madrid estudié con Joaquín Franco. Joaquín es un gran músico y una gran persona. Fue alumno en París de Daniel Deffayet y ambos tuvieron una gran amistad durante muchos años. Fue una gran experiencia poder conocer muchas de las vivencias y experiencias que él tuvo con el maestro francés. Con Joaquín aprendí muchas cosas, tanto técnicas como musicales. Además de aprender mucha música, gracias a él comencé a abrir mis horizontes técnicos. Para él, la técnica no era solo escalas, dedos y velocidad. En sus clases hacía mucho hincapié en la columna de aire como base de toda la técnica. Clave para una conseguir un buen sonido, una buena afinación, conseguir ataques limpios, y como consecuencia una mayor seguridad a la hora de tocar. Nunca se cansaba de recordarnos las palabras de Deffayet: Je suis saxophoniste, je souffle (yo soy saxofonista, yo soplo).

Además de las clases con Joaquín, también tuve la suerte hacer una hora de clase a la semana con Isabel Puente, nuestra pianista. Las clases con piano siempre son especiales pues es el momento de la semana donde puedes hacer música de verdad. Además de las cuestiones musicales, Isabel siempre estuvo dispuesta a ayudarme y a aconsejarme en mis proyectos y a acompañarnos para lo que hiciera falta, incluso ahora después de haber terminado.  

image1

Iris, Luís, Rubén, Sole y Raúl

De los cuatros años en Atocha me quedo con las cosas buenas. Las experiencias que tuve la oportunidad de vivir (como poder tocar con la orquesta del Conservatorio, los conciertos del Grupo de saxofones…) y con la gente que allí conocí. Creo que el tiempo es un buen filtro y al final lo bueno es lo que queda, lo que nos marca y nos emociona al mirar atrás, mientras que lo malo lo olvidamos y desaparece, aunque nos haga aprender y crecer. 

Lo mejor de aquellos años fueron sin duda mis compañeros de saxo, especialmente mis compañeros de curso: Rubén, Iris, Sole y Raúl

En esos cuatro años, fuera del conservatorio, tuve la suerte de poder estudiar al mismo tiempo en mi banda con Eloy Gracia, solista de la Banda Municipal de Madrid. Eloy ha sido una de las personas que más me ha influido musicalmente. Es un saxofonista salvaje, diferente, y de una musicalidad y sensibilidad especial. En sus clases siempre nos instaba a buscar la excelencia y la energía que daba en cada clase siempre era enorme. 

Además, el último año comencé a dar clase con Miguel Ángel Lorente. Miguel es una de esas personas únicas que consiguen engancharte, y a pesar de haber compartido solo un año con él, llegó a marcarme mucho. No solo a nivel musical, sino también en muchas otras facetas de la vida. En sus clases la música se alternaba con el teatro, la poesía, sentimientos, improvisación, eternas reflexiones… para mí sus clases eran inspiradoras. Él me animó siempre a salir de mi zona de confort, a no conformarme. Miguel me hablaba de la importancia del camino. Lo importante no es conseguir algo de manera inmediata (aunque vivamos en una sociedad en la que prima la consecución rápida del éxito), lo que debemos cuidar y aprender a disfrutar son todos los pasos que hay antes de la consecución, pues ahí es donde encontramos cosas, donde crecemos. 

SaxRules: ¿Cómo surge la idea de estudiar con Jean Denis Michat?

Luís: Según iba acercándose el final del Grado Superior, en mi cabeza cada vez tomaba más fuerza la pregunta ¿y después qué? Tenía claro que tenía que seguir estudiando. Tenía veintidós años y aún tenía muchísimo que aprender (hoy han pasado dos años y creo que aún me queda mucho más por aprender que entonces). El gran problema era dónde. Por un lado tenía la posibilidad de quedarme en Madrid haciendo el Máster con Pedro Pablo Cámara (dentro de mi zona de confort), y por otro tenía la opción de hacer pruebas para estudiar fuera de España. Fuera de España me interesaban Lyon y Bruselas. Al final, después de darle muchas vueltas y en gran medida gracias a muchas charlas con Miguel y con mis padres decidí apostar por Lyon. Yo no conocía a Michat de nada, pero todo el mundo me había hablado genial de él, sobre todo Miguel, además estaba alucinado con su versión de la Chaconne de Vitali. Así que finalmente hice las pruebas y tuve la gran suerte de entrar. 

En Lyon he pasado a formar parte de una clase internacional. En la B18 hay estudiantes de todo el mundo. Eso es muy enriquecedor a nivel musical, pero sobre todo a nivel personal. Sin duda alguna, de lo que más contento estoy es de poder tener la suerte de haber conocido y dar clases con Jean Denis. Michat es único. Aunque pueda sonar repetitivo y lo hayan dicho ya mil veces, Jean Denis es un músico espectacular. No me refiero a que sea un gran saxofonista (que también), me refiero a que es MÚSICO con mayúsculas. Su amor por la música, su pasión, su energía son enormes, y lo mejor es que se contagian de una manera asombrosa. Ver o recibir cualquiera de sus clases sigue siendo, dos años después, un regalo increíble. Él sabe ver lo mejor que hay en cada uno de nosotros y potenciarlo. Como docente sabe exprimirnos al máximo y motivarnos. No busca que seamos una imitación suya, sino dotarnos de ideas y de consejos para que seamos nosotros mismos, para que al tocar pueda intuirse en nuestra música nuestra personalidad. Nos insiste siempre en ser generosos, en darlo todo y poner la máxima energía en todo lo que hacemos. Siempre nos anima a movernos, a buscar nuevos proyectos, concursos, sitios donde tocar… además con él entiendo mejor muchos conceptos de los que me hablaban Joaquín o Miguel. 

34593410_10156502411054766_3431682563175874560_o.jpg

Ensemble Internacional de Saxofones del CRR de Lyon

Apostar por Lyon y por Michat creo que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado nunca. Mi experiencia en Lyon me ha cambiado la vida en todos los sentidos. Aún siendo el mismo soy una persona distinta. No solo he cambiado musicalmente, sino también en lo personal. Vivir solo en un país extranjero, aprender una nueva lengua, comenzar de cero sin conocer casi a nadie… Todo esto ha hecho que haya aprendido a valorar más las cosas que importan y a tomar distancia de las menos importantes, a disfrutar de los pequeños momentos de la vida, a estar solo, a querer más a las personas que me importan, a poner en práctica y mantener los valores que he aprendido desde pequeño, pero a la vez a integrar en mi todo lo nuevo que he descubierto. Siendo un poco distinto he pasado a ser más yo. 

SaxRules: Dificultades que has encontrado en tu vida en Lyon.

image5Luís: Es verdad que los primeros meses en Lyon fueron un poco duros. Pasé de vivir con mi familia que somos cinco y de estar siempre rodeado de gente a vivir solo. No tenía ni idea de Francés, para hacer cualquier cosa necesitabas hacer mil papeles, llegué a Lyon sin alojamiento… pero aún así no puedo quejarme. Tenía la grandísima suerte de poder estar aquí, otros habían comenzado peor que yo, y además todo se fue solucionando rápidamente. 

Creo que nunca podré agradecer a Helena Otero todo lo que hizo por mi el año pasado. Ella decía que le habían ayudado un montón cuando llego a Lyon y que ella sentía que ahora le tocaba hacer lo mismo que hicieron por ella. En definitiva, “se trata de dejar el mundo mejor que como lo encontramos”. Ella no se acordará que me dijo esa frase, pero se me quedó grabada a fuego. 

En cuanto al francés, aunque hice dos meses de clase en una academia, descubrí que la mejor manera de aprenderlo era en el día a día. Los días que Michat daba clase, yo estaba allí a las nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde que terminaban. También comíamos todos juntos todos los días y hablar con los compañeros ayudaba mucho. Una vez controlas un poco el idioma vivir aquí es muy fácil. Además Lyon es una ciudad impresionante y he tenido la suerte de hacer grandes amigos y tener compañeros fantásticos. La clase es nuestra familia en Lyon y a pesar de venir de diferentes puntos del planeta tenemos una piña increíble, sobre todo este año. 

Me siento muy afortunado de poder estar aquí y vivir esta experiencia, el día que se acabe lo echaré mucho de menos. 

SaxRules: Nombra a las 5 personas que más te han influido a nivel/personal musical.

 Luís: Es muy difícil escoger sólo cinco personas que me hayan influido más, pues al final somos una consecuencia de todas las personas que pasan por nuestras vidas. Creo que todas aportan su granito de arena y nos hacen ser como somos. Seguramente las personas que más hayan influido en mi vida personal y musical son: 

  • Mi familia, mis padres y mis hermanos. Por todo su amor, apoyo, consejo y comprensión.  
  • Mis amigos: Edu, Jaime, Josema, Alberto, David, Borja y Rubén. Por tantos momentos inolvidables. 
  • Lydia: ¡por todo! 
  • Carlos López y Miguel Sanz, por ser dos de las mechas que hicieron nacer mi amor por la música. 
  • Mis profesores, porque dentro de mí llevo una pequeña parte de cada uno de ellos. 
  • Mis compañeros de Lyon: por enseñarme tanto cada día. 

SaxRules: Elige tus mejores momentos musicales relacionados con el saxofón.

Luís: Muchas veces, mi mejor momento con el saxofón es cuando después de un día de estudio o unas semanas buscando algo, se produce un “clic”… y sale. A lo mejor es algo técnico, o como hacer musical una frase, o como sentirme a gusto con una obra. Después de recorrer un camino que pasa por echar horas, enfadarme o desesperarme muchas veces, de no dormir bien… ves que vale la pena todo el trabajo que has hecho, y creo que no hay nada más satisfactorio que eso. 

A parte de esto, musicalmente hay tres momentos que guardo con mucha emoción.

image2

Luís en el Auditorio Nacional

En primer lugar, cuando toqué hace dos años el Concierto de Glazunov con la Orquesta de Cuerdas del Conservatorio en el Auditorio Nacional. Fue una experiencia genial. Por el lado musical, el trabajo con la orquesta fue fantástico. Lo hicimos sin director (una de las profesoras de Violín que llevaban la orquesta tocaba de concertino director) e hicimos un trabajo de música de cámara de diez. Por otro lado, fue muy emocionante poder tocar en la sala de Cámara del Auditorio Nacional como solista para mi familia, mi novia y mis amigos. Tenía ganas de dar lo mejor de mi a cada uno de ellos y creo que nunca he disfrutado tanto tocando yo solo como aquel día. 

En segundo lugar, durante Noviembre y Diciembre del año pasado, tuve la oportunidad de hacer una sustitución en el Conservatorio de Alcorcón. Para mi fue una gran suerte poder disfrutar de esa experiencia. No solo conocí como funciona un conservatorio desde el punto de vista de un profesor, sino que además cogí experiencia dando clases u organizándolas en un centro de este tipo. También tuve la oportunidad de descubrir una de mis pasiones, la enseñanza. Transmitir todo aquello que he aprendido, que otros me han enseñado, en lo que creo y que me hace feliz, me llena. Me gustaría poder ayudar a otras personas en un futuro a encontrar su lugar como otros lo han hecho conmigo. 

image7

Banda de la Fundación Musical “Manuel de Falla” de Illescas en Kerkrade

Por último, el tercer y más importante momento musical que he vivido fue ganar con mi banda el Primer Premio en el Mundial de bandas de Kerkrade. No fue especial por el premio, sino porque fue el resultado de cuatro años de intenso trabajo, de noches de ensayos, de sueños imposibles y charlas hasta las tantas… Recuerdo las lágrimas de todos nada más terminar de tocar, la piel erizada por la emoción mientras tocábamos, los aplausos del público, de nuestros familiares, amigos y vecinos que fueros hasta Holanda para apoyarnos, y el sentimiento que tantas veces he tenido de sentirme parte de una gran familia.

SaxRules: Set-up.

Luís:

  • Soprano: Yanahisawa S-9930, boquilla Yani SC130, cañas D’Addario Reserve 3.
  • Alto: Yanahisawa WO32, boquilla Vandoren Al3, cañas D’Addario Reserve 3,5.
  • Tenor: Boquilla Vandoren T20, cañas D’Addario Reserve 3,5.
  • Barítono: Boquilla Vandoren B35, cañas Vandoren tradition 3,5. 

SaxRules: Próximos proyectos.

Luís: Mi principal proyecto ahora mismo es seguir aprendiendo y mejorando, crecer como músico, como saxofonista, pero también como persona. 

Concretando un poco más, en lo musical me queda un mes largo para acabar mi segundo curso en Lyon, que pasa por hacer el examen de mi D.E.M. (Diploma de estudios musicales), el concurso de Nova Gorica, y la participación en el Congreso Mundial de Zagreb junto con mi amiga Cristina Sánchez (sax’Oduo), donde estrenaremos un dúo para dos saxos sopranos del compositor valenciano Jose Carlos Villena, titulado “… volvía una y otra vez en busca de su nombre…”. Por otro lado, el año que viene cursaré mi último año en Lyon con Jean-Denis Michat, con la vista puesta en Dinant, y la grabación de un Cd. También voy a cursar a distancia  el Master de Formación del profesorado en la especialidad de Música. 

Fuera de la música, me gustaría poder sacarme un título de Francés y aprovechar en todos los sentidos mi último año como estudiante en Francia. 

SaxRules: Muchísimas gracias Luís!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.